Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/15/2004 12:00:00 AM

Entre aguas

La disminución de tarifas de agua y la nueva convención de trabajo en el acueducto no aliviarán tanto a los usuarios ni afectará a la empresa como se ha criticado.

Entre aguas La semana pasada el alcalde Luis Eduardo Garzón firmó frente a los empleados la nueva convención colectiva en la que ganaron la empresa y los trabajadores. Con el tiempo se sabrá si los usuarios también.
En vez de apagar el creciente fuego que hay entre la administración de Luis Eduardo Garzón y el ex alcalde Enrique Peñalosa, el agua fría y pura de Bogotá sirvió para avivar las llamas. El motivo del nuevo enfrentamiento fue la reducción del cargo básico de las tarifas de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (Eaab), al igual que la nueva convención colectiva que regirá hasta 2007.

Mientras que Garzón firmaba en el Centro de Convenciones de Bogotá la convención y anunciaba en gigantescos avisos de prensa el regalo de su administración para los bogotanos con la rebaja de tarifas, Peñalosa mostraba su disgusto por estas decisiones que según él pueden poner en peligro las inversiones sociales y la estabilidad de la empresa.

Lo que dicen varios expertos es que la decisión de Garzón no es un obsequio a la ciudad, ya que las tarifas no bajarán tanto, ni las advertencias de Peñalosa son tan catastróficas.

Carlos Eduardo Hernández, director de la Comisión de Regulación de Agua Potable (CRA), dijo que la reducción en Bogotá, al igual que las anunciadas en otras ciudades, se da por la aplicación de los cambios en el esquema tarifario que ordenó a todas las empresas del país. "Es probable que en Bogotá la convención colectiva pueda tener efectos sobre la tarifa, pero eso se verá en un tiempo".

La tarifa que paga una persona tiene dos componentes importantes. Por un lado está el cargo fijo y por otro, el consumo. A su vez, el fijo tiene dos componente básicos que fueron cambiados y en los que se incluían los costos y cargos pensionales de la empresa y por otro, aquellos en que la empresa incurre al facturar y recibir los pagos del servicio.

Como el nuevo marco regulatorio de la CRA obliga a las empresas a eliminar varios costos, como los pensionales, el cargo fijo se deberá ajustar en general hacia la baja como ocurrió en Bogotá, donde bajará en un promedio de 9,1 por ciento a partir de septiembre. Los más beneficiados serán los estratos altos, pues tendrán reducción hasta del 20 por ciento en el cargo fijo.

El regalo que el alcalde de Bogotá Luis Eduardo Garzón les dio a los bogotanos fue adelantar para septiembre y no para el año entrante, como lo permitía la CRA, la reducción del cargo fijo. El otro fue aumentar el subsidio del 50 al 70 por ciento para el estrato uno, una medida social que no tiene mayores impactos sobre la empresa, ya que estos consumen el 5,5 por ciento del agua de la capital.

Lo que debe quedar claro, dice el ex ministro de Desarrollo Eduardo Pizano, es que las tarifas no necesariamente van a bajar en la capital, ya que hasta 2005 estas seguirán subiendo por encima de la inflación, tal y como se planeó y ejecutó en las administraciones de Peñalosa y Mockus. Además es probable que el otro año se empiece a cobrar una tasa retributiva para limpiar el río Bogotá.

Sumado a estos cambios, la Eaab llegó a un acuerdo con su sindicato, que según Alberto Merlano Alcocer, gerente de la Eaab, permitirá hacer más efectiva y viable la reducción de las tarifas. Además, Merlano sostiene que se despejó el camino para adecuar la planta de personal, dejar en manos de las EPS el manejo del servicio médico sin detrimento de los derechos de los trabajadores, entre otros.

A cambio, los empleados antiguos mantuvieron sus derechos y al sindicato se le permitió garantizar su supervivencia, ya que serán vinculados a la nómina unos 350 empleados que podrán ir al movimiento sindical, pero no tendrán todas las gabelas de los viejos.

Como está fue una convención gana-gana para la empresa y el sindicato, aseguró Merlano; además de los 45.000 millones de pesos que podría costar, sus efectos se verán en el mediano plazo cuando se pueda ver el efecto que tendrá el aumento de los costos laborales y sindicales en la empresa.

Varios críticos han advertido sobre los peligros de las decisiones que se tomaron, más cuando se había trabajado en quitarle al sindicato el poder de bloquear cambios para mejorar la eficiencia de la empresa.

"Nosotros no tomamos ninguna decisión irresponsable ni vamos a afectar las inversiones y planes de desarrollo de la empresa. Las decisiones de reducción obedecen al cumplimiento de la CRA y se dieron con su autorización, ya que ninguna lo puede hacer a motu proprio", dijo Merlano.

Pizano advirtió que ahora la empresa debe enfocarse a reducir gastos y aumentar los ingresos y disminuir las pérdidas de agua, que están en el 36 por ciento, entre otros.

Aún falta mucha agua por correr en este tema, pues en la práctica se sabrá si las reducciones anunciadas se logran hacer como lo ha dicho el gobierno distrital, sin disminuir las inversiones tan necesitadas todavía por los sectores más pobres de la población.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.