Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 6/2/2018 11:04:00 PM

“No creo que Duque vaya a ser un títere de Uribe”

El exministro y exfiscal Alfonso Gómez Méndez hizo su diagnóstico de las elecciones. Habló con SEMANA sobre la crisis del Partido Liberal, las diferencias de los candidatos y la persistencia de las maquinarias.

entrevista Alfonso Gómez Méndez “No creo que Duque vaya a ser un títere de Uribe” "Todo candidato que pasa a segunda vuelta tiene posibilidades de ganar. Petro ha sido mejor orador que administrador, pero sin duda es un fenómeno político", dice Gómez Méndez

SEMANA: En términos generales, ¿cuál es su balance de los resultados del domingo pasado?

ALFONSO GÓMEZ MÉNDEZ: En cierta forma estas fueron unas elecciones atípicas. La abstención fue la más baja desde 1974. Las consultas internas les dieron una ventaja enorme a quienes participaron, pero de internas no tuvieron nada. Ahí votó todo el mundo. Los que no se acogieron a este mecanismo nunca pudieron recuperar el terreno perdido.

SEMANA: ¿Y eso cómo se arregla?

A.G.M.: En un futuro, si volvemos a tener partidos serios, lo cual no es seguro, hay que pensar en limitarlas para que voten solo los militantes. La campaña fue dominada por movimientos nacidos a merced de la coyuntura. Petro, Fajardo, Duque y Vargas Lleras, que tienen todos su origen en partidos tradicionales, se presentaron por movimientos fundados hace muy poco. Incluso siendo Vargas el líder natural de Cambio Radical, decidió irse por firmas. Eso no le salió bien. Irónicamente, Humberto de la Calle fue el único que se montó en el barco de un partido tradicional, el problema fue que ese barco se estaba hundiendo y ya el capitán había abandonado la nave.

SEMANA: ¿Cómo ve usted la situación del Partido Liberal tras esta derrota? ¿Usted cree que resucitará?

A.G.M.: Esta crisis se veía venir. El hecho de que la camarilla gavirista se haya adueñado del partido hacía prever este resultado. Por primera vez en toda su historia el liberalismo ni siquiera alcanzó el umbral, y Humberto de la Calle, siendo un hombre meritorio, tiene ahora que acudir a la totuma para pagar las deudas que debía cubrir una reposición que no llegó. Claro que puede renacer si se reinvienta, si cambia de estrategias, si se conecta con la juventud, con los sectores sociales y si le ofrece al país una dirigencia fresca y no contaminada.

Le recomendamos: ¿Por qué Héctor Abad no votará ni por Duque ni por Petro?

SEMANA: ¿Cómo se explica usted el resultado de Vargas Lleras?

A.G.M.: El caso de Germán aparentemente no tiene explicación. Es un hombre que ha vivido en función de la política. Es un trabajador incansable, una curiosa mezcla entre estadista y manzanillo, y sus resultados como ejecutor fueron extraordinarios. Nadie ha podido poner en duda su rectitud personal. Paradójicamente, algunos lo acusan de traidor. Pero él siempre le fue fiel a Santos y por el contrario no quiso atravesársele cuando pudo. En el tema de la paz osciló entre la indiferencia, el apoyo y el ataque. Eso le salió caro. Cuando decidió jugársela por el proceso ya nadie le creyó. Su personalidad, su fama de malgeniado y hasta el episodio del coscorrón le jugaron en contra.

SEMANA: ¿Para usted el fracaso de él significa que el voto de opinión se va a imponer sobre las maquinarias?

A.G.M.: Eso no es blanco y negro. Germán cargó con el lastre de ser el candidato de las maquinarias, pero se quedó con el pecado y sin el género. Pero tampoco creo que las maquinarias estuvieran con Duque. El Centro Democrático ha estado en la oposición y no tenía mermelada ni burocracia. Petro, Fajardo y Duque tuvieron un componente importante de voto de opinión. Este se presentó tanto en la izquierda como en la derecha. Ahí hubo una mezcla de maquinaria y opinión. El Partido Verde, por ejemplo, o el Polo tienen también gobernadores y alcaldes que mueven votos. ¿Alguien puede negar que Gustavo Petro dejó una estructura de maquinaria en la Alcaldía de Bogotá? No lo digo como crítica, simplemente lo estoy registrando.

SEMANA: Usted dice que Duque no contó con maquinaria. Pero si además del Centro Democrático lo apoyaron pesos pesados del Partido Conservador y de La U…

A.G.M.: Eso es verdad, aun cuando no podría medirse, ya que por ejemplo el conservatismo se dividió entre Vargas y Duque y no sabemos cuántos en La U y en el liberalismo apoyaron al candidato de Uribe por debajo de la mesa.

Le sugerimos: “Exijo al fiscal que sea serio y muestre las pruebas de fraude antes de elecciones”: Claudia López

SEMANA: Petro fue otro de los grandes ganadores de esta jornada. ¿Le ve posibilidades para la segunda vuelta?, ¿es justificado ese pánico que despierta en algunos sectores?

A.G.M.: Todo candidato que pasa a segunda vuelta tiene posibilidades de ganar. Petro ha sido mejor orador que administrador, pero sin duda es un fenómeno político. Guardando las proporciones, ha logrado entusiasmar e ilusionar a las masas en la plaza pública como lo hicieron Gaitán o Rojas Pinilla. Como dice Antonio Caballero, lo que preocupa de él no son sus ideas, sino su personalidad. La gente está hastiada de la corrupción y en ese frente él es intachable. Sin embargo, como perdió por casi tres millones de votos, veo mucho más cercana la presidencia de Iván Duque.

SEMANA: Pero no respondió. ¿Le daría miedo un gobierno de Petro?

A.G.M.: Si es por sus ideas no. Ya se ha bajado de propuestas como lo de una constituyente que llevaría, como se hizo en el 91, a una revocatoria del Congreso. Es más, hay muchas coincidencias entre el programa de Petro y el que yo presenté como precandidato liberal en 2009 sobre ampliación de la clase media. Ahora, si es por las posibles conductas autoritarias, sí me daría miedo.

SEMANA: ¿Qué opina de la propuesta del uribismo de unificar las cortes y darle al presidente la facultad para nombrar al fiscal?

A.G.M.: Esas propuestas ya habían sido lanzadas en el pasado. El problema de las Cortes no es el número, sino su falta de independencia por la contaminación del clientelismo. Una sola corte no es la salida y entiendo que Duque ya ha matizado esa posición. La Corte Constitucional debe mantenerse. Pero dejar la cosa como está hoy tampoco es conveniente. Tenemos demasiados magistrados y cada uno le cuesta cerca de 100 millones de pesos mensuales al erario. En cuanto al fiscal, en todos los países con sistema penal acusatorio a este lo nombra el presidente. Esa propuesta ya se había planteado en la constituyente del 91, la había hecho también Santos en campaña, y vale la pena darle un segundo debate.

Confidencial: "Votar en blanco es apoyar a Uribe": Petro

SEMANA: ¿Pero si el que nombra es el presidente no se le estaría quitando independencia al fiscal?

A.G.M.: Es que en la práctica eso ya funciona así. Nadie puede ser fiscal si no es propuesto por el presidente así la elección la haga la Corte Suprema.

SEMANA: Y de las modificaciones a los acuerdos de paz que ha propuesto Duque, ¿qué opina?

A.G.M.: Los acuerdos de paz en su esencia, incluida la JEP, no deben ser objeto de cambios sustanciales. Ahí está empeñada la palabra del Estado así la cosa no esté funcionando como uno quisiera. La JEP ha tenido problemas como la demora en su puesta en marcha, el escándalo de los contratos y los puestos, o la decisión de suspender un proceso de extradición. Se pueden hacer cambios menores. Por ejemplo, con la medida equivocada del Congreso y de la Corte Constitucional de sacar a los terceros de la JEP, se necesitarían menos magistrados y funcionarios. Sin embargo, el fondo de lo pactado en La Habana se debe mantener y se debe respetar.

SEMANA: Petro ha dicho que en estas elecciones se está eligiendo entre la guerra y la paz. ¿Usted qué opina?

A.G.M.: Es un falso dilema. La discusión se ha presentado no sobre la paz como tal, sino sobre los acuerdos de La Habana. Es más, creo que nadie tendría la intención de que la guerrilla de las Farc vuelva al monte. Al propio Álvaro Uribe le convendría la consolidación de los acuerdos. A la gente se le olvida que él buscó sin éxito negociaciones con las Farc y el ELN y que condicionó la no extradición de Simón Trinidad a si las Farc entraban o no a un proceso de paz.

SEMANA: ¿Le preocupa la influencia que Uribe podría tener sobre Duque si este es elegido?

A.G.M.: Es curioso que se repita el sonsonete de que Duque estaría manejado por Uribe, y no se dijera lo mismo en campaña de Humberto de la Calle en relación con César Gaviria. Para mí la teoría de que Duque sería un títere de Uribe es una afirmación simplista y sin ninguna prueba. Cuando se llega a la Casa de Nariño el inquilino manda. Basta con analizar la historia de Colombia.

SEMANA: ¿Y usted por quién va a votar?

A.G.M.: En este momento no tengo ninguna representación política ni capacidad de influir sobre nadie y no cometería la impostura de pretender que alguien cambie su voto por lo que yo diga. Aun cuando el voto es secreto, los lectores podrían deducir el sentido del mío tras leer esta entrevista… 

EDICIÓN 1954

PORTADA

Recta final apretada por la Alcaldía de Bogotá

En la lucha por las alcaldías se cierra la pelea en Bogotá y Cali. En Medellín el puntero toma ventaja. En Barranquilla hay un virtual ganador y en Bucaramanga cualquier cosa puede pasar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1954

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.