entrevista

"No es que hayan regresado las masacres; vienen desde hace años": Holmes Trujilo

En entrevista con SEMANA, el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, habló sobre las recientes matanzas que han sacudido al país. Aseguró que es urgente reactivar las aspersiones aéreas para erradicar los cultivos de coca e hizo un llamado a la unidad nacional contra el narc


SEMANA: Ministro, van 46 masacres en 2020. ¿Qué es lo que está pasando?

Carlos Holmes Trujillo C.H.T.): La muerte de un solo colombiano nos duele. En relación con estos hechos de violencia hay que señalar lo siguiente: algunos han tenido lugar en áreas de alta concentración de cultivos ilícitos, otros en las fronteras y unos más en barrios populares de centros urbanos. En los sitios con concentración de hectáreas de coca es evidente que el telón de fondo de esta violencia es el narcotráfico y la confrontación de las organizaciones por el control de rutas, insumos y demás elementos necesarios para ese negocio criminal. En la frontera, por ejemplo en Arauca, las características son distintas. Lo que estamos haciendo es impulsar de forma acelerada todas las investigaciones.

SEMANA: Hablemos del caso de Samaniego. ¿Por qué asesinaron a los jóvenes?

C.H.T.: Lo que resulta totalmente claro es la actividad del ELN en esa zona, además de la presencia de grupos de narcotraficantes locales con distintas denominaciones. Hay muchos elementos que se están analizando. Hay vínculos que no se pueden desconocer entre coca y violencia, entre coca y asesinato de jóvenes, entre coca y asesinato de líderes sociales, entre coca y deforestación. Por esa razón, el Gobierno está actuando con gran prioridad para disminuir los cultivos ilícitos.

SEMANA. ¿El país está entrando en una nueva espiral de violencia?

C.H.T.: No es que hayan regresado las masacres. Desgraciadamente es un fenómeno criminal que se viene presentando desde hace muchísimos años. Y si hablo de este contexto no es para eludir las responsabilidades del Gobierno. Es solamente para que en la opinión pública haya claridad. También es importante señalar que en 2013 habíamos llegado a 48.000 hectáreas de coca, pero luego se cambiaron las políticas y el número de hectáreas subió a más de 170.000. El Gobierno del presidente Duque logró frenar el crecimiento exponencial. Es muy grave lo que está pasando, lo hemos reconocido.

SEMANA: El Gobierno ha decidido usar la expresión "homicidios colectivos" y se ha interpretado como si hubiera un intento de restarle importancia a lo que está ocurriendo. ¿Por qué se usa esta expresión ahora?

C.H.T.: Hay personas que señalan que el Gobierno usa la expresión "homicidios colectivos" para tratar de que la gravedad del problema no se conozca. Eso no tiene nada que ver con la realidad. Dondequiera que se presenten masacres, pues hay que llamarlas masacres; dondequiera que se presenten homicidios colectivos, pues hay que llamarlos homicidios colectivos; y dondequiera que se presenten homicidios en concurso múltiple y simultáneo, pues hay que llamarlos así. Esa es la tipificación que les da el Código Penal. Sin embargo, en algunos sectores se ha convertido esto en una herramienta para golpear al Gobierno, como se viene haciendo con tantas otras cosas. Y déjenme decirles esto: aquí estamos frente a una realidad que nos obliga a actuar unidos contra la violencia y el narcotráfico. Este no es el momento, como lo están haciendo algunos, para hacer politiquería con la muerte. Los mismos sectores que salen a señalar injuriosamente al Gobierno y a la fuerza pública son los que se oponen a la aspersión, a la erradicación.

SEMANA: Pero, ministro, ¿quiénes están haciendo politiquería con la muerte?

C.H.T.: Hay varios sectores que se han empeñado en una campaña de deslegitimación de la fuerza pública. La posición del Gobierno es bien distinta, es decirles a los colombianos que se están presentando unos fenómenos que requieren trabajo armónico, consensuado entre autoridades y ciudadanía. Este es el momento de la unidad y por eso convocamos a todos a luchar contra el narcotráfico y la violencia. Pretender que se puede hacer politiquería con la muerte es muy grave.

SEMANA: ¿Qué está ocurriendo con la inteligencia de las Fuerzas Militares? ¿Está fallando en momentos en que el orden público se deteriora?

C.H.T.: No. La inteligencia continúa operando y ha tenido grandes éxitos en el desmantelamiento de las organizaciones criminales. Es muy alentador el resultado de la fuerza pública. Infortunadamente, no tenemos la capacidad para cubrir cada centímetro del territorio nacional. Eso es una realidad.

SEMANA: ¿Cuándo habrá de nuevo aspersión con glifosato sobre las hectáreas de coca? Cada vez se ve más lejana esa posibilidad. ¿No es así?

C.H.T.: La decisión del presidente Duque es avanzar para reanudar las aspersiones aéreas, en el marco definido por la Corte Constitucional cuando fijó condiciones particulares en esta materia. Hay complejidades en medio del proceso y es imposible definir tiempos determinados. La idea del Gobierno es cumplir con los requisitos de la Corte para reiniciar el programa de aspersión con plena seguridad, sin riesgo para la salud y el medioambiente. Le explico el porqué de la importancia de volver a la aspersión. En primer lugar, eso ya se probó y fue exitoso. En 2013 se cambió la política, y, ¿qué pasó? Inició una etapa de crecimiento exponencial de los cultivos ilícitos. En segundo lugar, la aspersión es más segura porque preserva la vida de los miembros de la fuerza pública y de los erradicadores, que son atacados en las zonas o resultan víctimas de las minas antipersonal. Tercero, es una opción más económica y productiva: mediante la aspersión se pueden erradicar entre 400 y 600 hectáreas diarias, mientras que con otros mecanismos se logran 70. Reiniciar las aspersiones lo antes posible es un asunto de seguridad nacional.

SEMANA: ¿Por qué el Gobierno aplica el espejo retrovisor para intentar explicar esta ola de violencia y por qué se culpa al Proceso de Paz con las Farc?

C.H.T.: Lo que se hace es dar información de contexto. Lo que está ocurriendo con los cultivos ilícitos es imposible de explicar si no se mira su evolución. Si no se plantea ese contexto, no se está informando bien a la opinión pública colombiana y no habría una buena guía para tomar decisiones. Eso no es poner el espejo retrovisor, eso es analizar el contexto con mucha seriedad para tomar las mejores decisiones.

SEMANA: ¿Están creciendo las disidencias de las Farc?

C.H.T.: No. Lo que pasa es que algunos guerrilleros nunca se vincularon con el Proceso de Paz, otros volvieron y ahí está la segunda Marquetalia, es decir, algunos tratando de incursionar en territorios donde estuvieron las antiguas Farc. Se trata de sitios con alta concentración de cultivos ilícitos, es decir, esos grupos criminales están detrás de esas fuentes ilegales de recursos. También sabemos que Iván Márquez y Jesús Santrich, que están amparados en Venezuela por el régimen dictatorial de Maduro, están tratando de penetrar otra vez en algunas regiones del país.

SEMANA: ¿Qué resultados hay a la fecha de esa depuración que usted ha emprendido en las Fuerzas Militares por cuenta de todo tipo de hechos de corrupción?

C.H.T.: Eso va muy bien. Se han ido tomando las decisiones que corresponden a la luz de los elementos de juicio que se tienen. Lo que pusimos en marcha fue una Operación Verdad para llegar a la verdad institucional de lo ocurrido y el balance es muy satisfactorio.

SEMANA: Ministro, nadie entiende hoy en el país que el Gobierno haya incurrido en todo tipo de errores a la hora de pedir la extradición de Mancuso...

C.H.T.: Esa es una materia que no es de mi competencia y yo tengo la costumbre de no entrometerme en las competencias de mis colegas. Ellos están en condiciones de dar explicaciones muy satisfactorias.

SEMANA: ¿La controversia por la presencia de los militares estadounidenses en Colombia en qué terminó?

C.H.T.: Luego de todas las explicaciones, ha quedado claro que no hay tránsito de tropas y que por esa razón el Senado no tiene por qué pronunciarse sobre acciones de cooperación que están reguladas en instrumentos internacionales. El presidente Duque, en uso de sus atribuciones constitucionales, autorizó continuar el trabajo de cooperación, asesoría y entrenamiento técnico por parte de los soldados estadounidenses que están en Colombia.

SEMANA: ¿Qué opina de la detención domiciliaria de Uribe?

C.H.T.: Por el expresidente Uribe tengo admiración, respeto, consideración y un inmenso afecto personal. Con el debido respeto que me merece la separación y la independencia de poderes, déjeme decirle que yo sinceramente creo que el expresidente Uribe tiene derecho a defenderse en libertad.

SEMANA: ¿Por qué quiere volver a ser candidato presidencial y competir en 2022?

C.H.T.: Estoy dedicado a hacerle frente al asesinato de los colombianos en muchas zonas del país y tengo la responsabilidad de contribuir a que avancen rápidamente las investigaciones. Quiero sacar adelante la erradicación de la coca. Esa es la tarea que en este momento concentra mi atención.

Duro testimonio de sobreviviente de masacre de Samaniego | SEMANA en Vivo: