Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/23/1998 12:00:00 AM

ENTREVISTA: GILBERTO ECHEVERRY

ENTREVISTA: GILBERTO ECHEVERRY ENTREVISTA: GILBERTO ECHEVERRY
Pocas veces el ministro de defensa había hablado tan claramente. En esta entrevista con SEMANA dejó de lado las metáforas y se metió de lleno en un tema espinoso: los paramilitares. Y no eludió las respuestas, pese a que sabe que las autodefensas están disgustadas porque desde hace poco tiempo, por primera vez, el Estado empezó a perseguirlas.
Semana: ¿En su opinión para qué va a servir la estrategia antiparamilitar anunciada por el gobierno en diciembre pasado?
Gilberto Echeverri: Esta estrategia permite preservar el monopolio de la fuerza en cabeza del Estado, consolidar la acción de la Fuerza Pública y contener la violación de los derechos humanos. Adicionalmente, la controversia surgida a propósito del tema ha llevado al gobierno y a las autoridades a proclamar la ilegalidad de estos grupos y a asumir una actitud de franco rechazo de estas organizaciones delictivas.
Semana: ¿Entonces todo indica que es inevitable un choque entre los militares y los paramilitares?
G.E.: Desde hace tiempo se están presentando enfrentamientos. Por ejemplo, en agosto de 1997 en Segovia, Antioquia, se capturaron 14 hombres de las autodefensas. Y a comienzos de enero, en Unguía, Chocó, región cercana a Murindó, se presentaron combates que dejaron como saldo dos paramilitares muertos. Mire, las autodefensas rompen el monopolio de las armas. Se convirtieron en un Estado dentro del Estado, violan leyes y principios, dañan y corrompen a algunos miembros de la Fuerza Pública y generan desplazamientos de campesinos que no tienen por qué pagar las cuentas del conflicto. Todo esto nos llevó a rechazar sus métodos y procedimientos de lucha. Cuando llegué al Ministerio encontré comandantes y oficiales que en verdad luchaban contra las autodefensas en circunstancias adversas porque la población civil, en algunas regiones cohonestaba sus actuaciones criminales. Sólo se podía actuar contra los 'paras' cuando se les capturaba en flagrancia. Ellos portaban armas autorizadas, no atacaban bases militares ni patrullas oficiales y no pesaban contra ellos órdenes de captura. Las gentes señalaban a las Fuerzas Armadas como propiciadoras o permisivas con las autodefensas.
Semana: Sí, Ministro. Pero decir que no existen alianzas entre las autodefensas y un amplio sector del Ejército es querer tapar el sol con un dedo.
G.E.: Su pregunta parte de un supuesto _"amplio sector del Ejército"_, que es falso. La institución, ni total ni parcialmente ha prohijado las autodefensas. Es posible que puedan darse aproximaciones entre algunos servidores del Estado y esos delincuentes. Las investigaciones están en marcha y por sí mismas confirman que no existe ningún apoyo, vínculo o compromiso oficial con estos grupos.
Semana: Pero no está lejano el día en que las autodefensas, si las persiguen, salgan a decir que lo que hicieron fue para ayudar al Estado a combatir a la guerrilla. Algo parecido a lo que ocurrió con los Rodríguez Orejuela después de la muerte de Escobar. No querían que los persiguieran porque en su concepto el Estado les debía una especie de contraprestación.
G.E.: Los 'paras' no tienen ningún derecho a reclamarle ni al gobierno ni a las instituciones ni a las fuerzas, porque nunca han tenido una relación con ellas. Las actitudes individuales que las atiendan los individuos si en realidad ellas existen o existieron.
Semana: Pero en una reciente entrevista Carlos Castaño dijo que "las Fuerzas Armadas no deben sentir odios ni muchos deseos de capturarme". ¿Qué opina de esa afirmación?
G.E.: Esa es una afirmación de él. Para contestarle en antioqueño, "está cañando".
Semana: ¿Qué piensa usted de Carlos Castaño, un hombre que de un lado muestra una férrea convicción antiguerrillera, que habla de injusticias sociales, pero que al mismo tiempo habla de muertes calculadas y que recibe aportes de los cocaleros del sur del país?
G.E.: Es un hombre endiabladamente inteligente. Actúa equivocadamente y se ha convertido en un criminal.
Semana: La persecución de los paramilitares empezó por la conformación de una especie de bloque de búsqueda y siguió con las recompensas. ¿Ya está en práctica esa estrategia?
G.E.: El esquema del bloque, al estilo que tuvieron los encargados de combatir los carteles de Medellín y Cali, ya está superado. Hoy estos organismos deben tener una mayor descentralización y más amplia cobertura, porque la acción delincuencial se cumple en distintos y lejanos puntos del territorio nacional. Los detalles administrativos, operativos y de organización son confidenciales. Sólo puedo decirle que ya se han cumplido algunas misiones específicas. Los organismos de seguridad ya tienen la identidad de los cabecillas. Al producir los videos para televisión se incurrió en un error de archivo, pero éste fue corregido de inmediato.

Semana: En la cuña de televisión sobre las recompensas por los jefes paramilitares aparecen los hermanos Fidel y Carlos Castaño. ¿Es que el gobierno tiene pruebas de que Fidel no está muerto?
G.E.: Mientras no exista la certeza de su muerte lo seguiremos buscando.
Semana: Las autodefensas ya conforman una fuerza desestabilizadora. ¿En su opinión es inevitable negociar con los paras?
G.E.: Las autodefensas son actores del conflicto; su origen es diferente al de rebelde político que tiene la guerrilla, pero no se puede desconocer su realidad y vigencia. Es necesario incluirlos en el proceso, encontrar o construir caminos legales y mientras se discute con la guerrilla, paralelamente en otro escenario, traerlos a la civilidad con pragmatismo.
Semana: Según han afirmado las propias autodefensas sus incursiones selectivas, como El Aro, La Horqueta o Mapiripán tuvieron como fin atacar los centros financieros de la guerrilla. ¿Es así?
G.E.: No podemos afirmar eso categóricamente. Lo que sí aparece claro es el objetivo de las matanzas. Ellos anunciaron en agosto de 1997 que no atacarían a los guerrilleros sino a sus auxiliares: campesinos, comerciantes, transportadores, farmacéuticos, médicos, enfermeras, etc. Y así lo están realizando desde entonces.
Semana: Así mismo, los paramilitares afirman que en las regiones donde ellos atacan a la guerrilla han vuelto a ser económicamente activas. ¿Eso es cierto?
G.E.: Al hacer esta afirmación ellos pretenden apropiarse del esfuerzo y los resultados obtenidos por la Fuerza Pública. En Urabá, por ejemplo, es transparente la unión entre las Fuerzas Militares y de Policía, los sindicatos, los empresarios y la sociedad civil. Los resultados obtenidos por nuestros hombres los reconocen 150.000 personas en la zona bananera. Lo mismo se puede decir de lo ocurrido en otras regiones del país, el oriente cercano de Antioquia, los Montes de María en Sucre y Bolívar, las cercanías y periferia de Bogotá, lugares donde el trabajo de la Fuerza Pública quiere ser desconocido por la llegada a última hora de las autodefensas.
Semana: Algunas entidades que estudian el fenómeno han concluido que los paramilitares son los generadores del desplazamiento de campesinos a los grandes centros urbanos. Y algo peor: que los paras se están quedando con las tierras de los campesinos desplazados...
G.E.: Los asesinatos cometidos y los métodos de terror y difusión empleados por las autodefensas, en verdad son causantes del desplazamiento de un buen número de campesinos. Otros son producidos por la acción de la guerrilla. En cuanto a la afirmación, según la cual los 'paras' se están quedando con la tierra de los campesinos desplazados, no tengo una información concreta, pero puede ser posible.
Semana: La Policía Antinarcóticos tiene listo un mapa donde señala laboratorios de producción de alcaloides en zonas de influencia paramilitar. ¿Es que esas organizaciones no aprendieron la lección de los años 80?
G.E.: La Policía Antinarcóticos y las Fuerzas Militares ya han destruido laboratorios de autodefensas. El asesinato de los fiscales y la patrulla del Gaula en los Llanos, son hechos que demuestran que las autodefensas están en el negocio de los narcóticos. Las cuentas de los aportes de campesinos y ganaderos "por la protección que les brindan" no explican el aparato de guerra que ellos dicen tener, cuya única explicación posible es la de que se metieron de lleno en el narcotráfico. Esto los iguala a la guerrilla en muchos frentes y sitios del país.
Semana: Recientemente el Fiscal General se mostró inquieto porque la justicia había proferido varios centenares de órdenes de captura contra paramilitares, pero no veía indicios de que la Fuerza Pública quisiera hacerlas efectivas. ¿Tiene razón el Fiscal?
G.E.: En el día de hoy (viernes) he recibido una carta del señor Fiscal General de la Nación, acompañada de 374 órdenes de captura, de las cuales 22 son contra N.N. Ya he dado traslado a mi delegado para que coordine y se adjudiquen responsabilidades a las unidades del Bloque de Búsqueda, a la Policía Nacional, al DAS y al CTI para su ejecución. En los últimos seis meses fueron muertos 29 paras y capturados 134.
Semana: ¿Cree usted que combatir a las autodefensas, pero con resultados reales, mejorará el panorama de las Fuerzas Militares respecto a los derechos humanos en el exterior?
G.E.: Todo lo que implique combatir la delincuencia, incluidas las autodefensas, los guerrilleros terroristas y la delincuencia organizada, fortalece la imagen de la Fuerza Pública y del gobierno en el exterior.
Semana: Recientemente hemos observado un cambio en el lenguaje oficial respecto del término paramilitar. Ahora solo se habla de 'paras', a secas...
G.E.: El término 'paramilitar' fue acuñado por los grupos subversivos como una estrategia de desinformación para inducir a la opinión pública a establecer una relación entre las Fuerzas Militares y organizaciones de justicia privada. Lo que ocurre es que en Colombia se utilizan las palabras al revés del resto del mundo: "concertación" significa en todas partes enfrentamiento; aquí, por ley, es ponerse de acuerdo. "Paramilitar", se refiere a entidades oficiales que apoyan o se mueven paralelamente a los militares. Entre nosotros se utiliza la expresión para referirse a un género de organizaciones criminales. Por eso queremos cambiar ese nombre por el de "autodefensas ilegales".
Semana: Carlos Castaño dijo en una entrevista que hoy más que nunca la guerrilla estaba forzada a sentarse a negociar por cuenta de la presión paramilitar. ¿Eso es posible?
G.E.: Los grupos alzados en armas tarde o temprano se verán abocados a acogerse a los mecanismos de solución que ofrecen las autoridades. La acción de las autoridades militares y de Policía demostró el año pasado que la guerrilla no está en condiciones de ganar la guerra. Más aún, no puede, desde el punto de vista logístico, sostener una lucha continuada. Ella recurre a una de dos estrategias: el golpe terrorista o buscar despejes en procura de diálogos de paz, mientras se recupera y carga sus baterías. Por eso algunas propuestas que conllevan despejes sin claridad ni garantías resultan inaceptables porque son simple simulación vestida de aparentes triunfos políticos al lograr un despeje determinado. La paz es algo mucho más serio, hay que construirla sobre bases ciertas y reales y no pegarnos de un clavo caliente como ocurre con algunas solteronas.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com