nación

Ex-Farc tendrán que dar información precisa para ubicar minas antipersonal plantadas durante el conflicto

El llamado lo hizo la Procuraduría a la JEP para que, desde la justicia transicional, se les exija a los exguerrileros cumplir con aporte de verdad en este tema específico que sigue generando nuevas víctimas.


En abril de este año, el presidente Iván Duque entregó una de las cifras más importantes de los últimos años en materia de eliminación de minas antipersonales: cerca del 80 % del territorio nacional es área segura de minas antipersonal y recordó que se han declarado libres de ese tipo de artefactos explosivos a 11 municipios del país.

Precisamente esta semana, la Procuraduría General de la Nación le pidió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que les exija a los excombatientes de las Farc, que actuaron en la zona de influencia de Ricaurte, Tumaco y Barbacoas, departamento de Nariño, una mayor colaboración para lograr la ubicación y eliminación de las minas antipersonales plantadas en esa región.

En su escrito de observaciones a las versiones voluntarias rendidas en desarrollo del macrocaso 002, que prioriza el conocimiento de la situación territorial en esa zona del país, el órgano de control señaló que los comparecientes no brindaron claridad respecto a los lugares específicos en los que fueron colocadas y “donde posiblemente aún continúan plantadas”.

Para el Ministerio Público, “no se ha considerado el daño causado a las comunidades y a los territorios en los que fueron sembradas las minas, lo cual dificulta cumplir con el objetivo de reparación y no repetición, así como restituir el derecho al goce efectivo de la tierra con plena libertad por víctimas, desplazados y la comunidad en general”.

Las minas antipersonal no son monstruos del pasado, es una realidad permanente a la que se enfrentan en los territorios. En Colombia, más de 12.170 personas han sido víctimas de estos artefactos, de las cuales 1.272 son menores de edad, 4.884 civiles y la mayoría de los afectados son integrantes de la fuerza pública.

Los departamentos con más víctimas son Antioquia, Meta, Nariño, Norte de Santander y Caquetá. Cuando las guerrillas empezaron a reemplazar la agricultura por la siembra de las minas antipersonal no lo hacían únicamente para generar terror, sino que estaban convencidos de que dichas bombas, más que un arma, se convertían en un soldado perfecto.

Así lo dejó claro alias el Mono Jojoy en el manual que impartió a las extintas Farc. “Las minas son el soldado perfecto porque causan bajas, heridas y retrasan el avance del enemigo sin comprometer en mínima parte la vida, la integridad o la seguridad de quienes las usan”.

Con las minas antipersonal se han asesinado, desde 2003 a la fecha, 1.698 miembros del Ejército y otros 6.286 han resultado heridos. Los relatos de aquellos que han sobrevivido son escalofriantes, luego de ver volar a sus compañeros o partes de sus cuerpos por entre los bosques y de regresar a sus casas mutilados, sacan fuerza para seguir luchando, demostrándole a la sociedad que no son menos por estar “incompletos”, sino que, por el contrario, tienen la gallardía de dar su vida por muchos que a los que ni siquiera conocen.

En total, la Procuraduría analizó 72 diligencias rendidas por exintegrantes del llamado comando conjunto de occidente, las columnas móviles Daniel Aldana, Mariscal Sucre y el frente 29, la Procuraduría recalcó que “se requiere un mayor compromiso de los comparecientes en su aporte a la verdad, el reconocimiento de hechos victimizantes y con la no repetición, pues las respuestas dadas en sus versiones en poco ayudan a traer claridad sobre los destinatarios de los ataques, las formas de ejecución y el tiempo que se tomaban para consumarlos”.

El Ministerio Público encontró un avance mínimo en materia de aportes a la verdad por violencia sexual, por lo que solicitó que se prioricen esas conductas en las versiones rendidas, así como se diseñen estrategias para que los exguerrilleros reconozcan su responsabilidad y brinden su testimonio de manera plena, detallada y exhaustiva.

  El 78 por ciento del territorio nacional ha sido declarado libre de minas antipersonal. Sin embargo, el ELN y las disidencias han vuelto a sembrar estos artefactos explosivos.
El 78 por ciento del territorio nacional ha sido declarado libre de minas antipersonal. Sin embargo, el ELN y las disidencias han vuelto a sembrar estos artefactos explosivos. - Foto: alexandra ruiz poveda-semana / daniel reina romero-semana

Con relación al reclutamiento forzado de ciudadanos, indicó que se espera de los comparecientes un cambio en su argumentación, que implique el reconocimiento de ese comportamiento y una mayor claridad en las versiones sobre temas como las estrategias y métodos empleados. Además, “que se expliquen con detalle las consecuencias que tenía para la población civil el rehusarse o negarse a engrosar las tropas de la guerrilla”.

Profundizar en casos por desaparición forzada

Igualmente, requirió que se indaguen con mayor profundidad los casos de desaparición forzada, las poblaciones que resultaron más afectadas por ese flagelo y la frecuencia con la que esos hechos se ejecutaron en el territorio, pues “hasta este punto ni siquiera ha sido posible determinar cuál era la regla general y cuál la excepción en cuanto a la disposición de cuerpos después de los homicidios. No es claro si se utilizaban los cementerios municipales, con qué tanta generalidad se lanzaban los cadáveres a los ríos o se dejaban abandonados en puntos remotos de la selva. Este panorama de indeterminación impone la búsqueda rigurosa de respuestas que permitan entender la visión y el proceder de las Farc a este respecto”, precisó el órgano de control.

Finalmente, el órgano de control pidió a la jurisdicción evaluar la posibilidad de llamar a versión voluntaria a algunos miembros del secretariado de las Farc de ese entonces, para que rindan su versión sobe lo relacionado con el plan de ataque a la infraestructura petrolera y energética, “sobre todo en lo atinente a la destrucción de la naturaleza y el territorio generada con ese actuar”, puntualizó.