Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/1996 12:00:00 AM

FIEBRE AMARILLA

A LOS TAXISTAS LES PASO LO MISMO QUE A LAS AUTODEFENSAS COMENZARON DEFENDIENDO A LA CIUDADANIA Y TERMINARON POR IMPONER SU PROPIA LEY

FIEBRE AMARILLA, Sección Nación, edición 719, Mar 11 1996 FIEBRE AMARILLA
Si hay un gremio que se ha ganado la antipatía de la mayoría de los colombianos en los últimos años es el de los taxistas. Las quejas son innumerables. Que cuando llueve, no aparece ninguno; que hacen trampa con los taxímetros; que van sólo a donde quieren; que son los más atarvanes para manejar; que ponen la música a todo volumen sin que nadie pueda protestar; que nunca tienen vueltas... En fin, la misma historia de desdichas les pasa a los miles de usuarios que recurren a este sistema de transporte.Por este motivo el alcalde mayor de Bogotá, Antanas Mockus, decidió tomar cartas en el asunto. En diciembre aprobó una prima navideña de 500 pesos con la condición de que los conductores se portaran bien. Ante la innumerable cantidad de quejas recibidas en la Secretaría de Tránsito y Transporte, Mockus les cambió la zanahoria por el garrote. Además de quitarles la prima, afirmó que las tarifas de 1996 dependerían en buena parte del comportamiento de los conductores. Luego, el tema no se volvió a tratar y a finales del mes pasado el gobierno capitalino reajustó las tarifas.Pese a las anomalías del servicio, los usuarios terminaron por acostumbrarse. A pesar de que hace cinco meses un taxista mató a Mauricio Castillo, un estudiante de Derecho de la universidad Externado y a que, hace dos meses, otro asesinó a Bertha Lucía Concha porque demoró en subirse a otro vehículo de servicio público, los pasajeros explicaban el comportamiento agresivo de los conductores por el estrés del tráfico. Pero la copa se rebosó el pasado 3 de febrero cuando un taxista le disparó a un bebé de 14 meses por una disputa de tránsito con su padre. En los días siguientes en Bogotá la gente no habló de otra cosa que no fueran los taxis. Y con razón. El día en que dispararon contra el bebé _quien al cierre de esta edición estaba en cuidados intensivos del Hospital La Misericordia con pronóstico reservado_ otras dos personas fueron víctimas de la violencia de los taxistas. Haimer Hernán Rico, un conductor de buseta, fue asesinado, y Omar López Rivera recibió cinco balazos que lo tuvieron al borde de la muerte en el pabellón de cuidados intensivos de la Clínica San Pedro Claver.El panorama no puede ser más desolador. Las estadísticas que maneja la Policía Metropolitana de los delitos en los que están involucrados taxistas son contundentes. Por cuenta de la conducta delictiva de algunos de esos conductores, Bogotá está padeciendo una intensa fiebre amarilla. En todo 1995 y en lo que va corrido de este año, los taxistas han estado involucrados en 91 atracos a residencias y han atracado a 563 personas (ver cuadro).Lo que muchos capitalinos no entienden es cómo la ciudad llegó a tener este problema que hoy parece inmanejable. Para buscar una explicación sensata, diferentes sectores, aunque no lo confiesan en público, se tiran la pelota mutuamente. "Quiero pedirle al general Serrano que así como limpió a la Policía, nos ayude a acabar con los infiltrados que nos están dañando la imagen; porque estoy seguro de que los delincuentes son personas que fueron echadas de la Policía o, en su defecto, reinsertados de la guerrilla", le dijo a SEMANA el gerente de una de las empresas de taxis más grandes del país que prefirió mantener su nombre en reserva.Por su parte, un alto oficial de la Policía Metropolitana explicó que varios taxistas habían aprovechado el estrecho vínculo que tenían con el organismo de seguridad en lo que a redes de apoyo se refiere. "De la misma forma como con la red de apoyo la Policía y los taxistas hemos logrado combatir la delincuencia en la ciudad, varios conductores utilizan los radioteléfonos en frecuencias privadas para planear y ejecutar sus delitos".El asunto, sin embargo, va más allá de quién tiene la culpa. Es difícil pedir a los taxistas que se desarmen completamente porque el peligro que corren en las calles bogotanas también es alto. Prueba de ello es el crimen contra un conductor que ocurrió en la tarde del pasado jueves. "Decidimos armarnos cuando apareció la banda de los mudos hace más de cinco años. Ellos antes de robarnos los carros nos asesinaban y por eso nos vimos en la obligación de defendernos", dijo Rolando Aristizábal, un taxista independiente.La fiebre amarilla en que terminó convertido este lío tiene a la ciudad en cuidados intensivos. Guardadas las proporciones, la gran cantidad de taxistas armados con todo tipo de elementos, se ha convertido en una especie de grupo paramilitar. Al comienzo la opinión pública vio con buenos ojos que ellos se defendieran, pero ahora, ante las circunstancias, la situación se salió de las manos y la ciudadanía pide a gritos que los desarmen, labor que resulta quijotesca. De acuerdo con la Policía, solo en los controles hechos entre el 5 y el 6 de febrero, las autoridades incautaron, en 6.855 vehículos registrados, 24 armas de fuego, 909 cuchillos, 356 armas contundentes y cuatro granadas de fragmentación.Aunque la semana pasada el alcalde Mockus tomó algunas medidas como la carnetización de los conductores y la reglamentación de las redes de apoyo de la Policía Metropolitana, muchos dan por descontado que dichas acciones, aunque útiles, no serán suficientes para acabar con los problemas que padecen los usuarios ni con el estigma que van a tener que seguir cargando los taxistas por culpa de algunos colegas indeseables.

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.