nación

Fiscalía cita a entrevista al general Luis Fernando Navarro

El comandante de las Fuerzas Militares deberá colaborar con la justicia en la investigación que se abrió por las interceptaciones ilegales denunciadas por SEMANA.


Tres días después de que la Fiscalía citó a interrogatorio al general (r) Nicacio Martínez, en el marco de la investigación que abrió por las interceptaciones ilegales realizadas por miembros del Ejército, este jueves se conoció el nombre de otra de las personas que se entrevistarán para esclarecer lo ocurrido. Se trata del comandante de las Fuerzas Militares, el general Luis Fernando Navarro.

“Debo decirle al Congreso de la República que el fiscal general no va a aceptar ni va a permitir que se utilicen instituciones del Estado para conculcar los derechos humanos o la libertad de expresión de los colombianos, ni de los periodistas, ni de los abogados", aseguró el fiscal Francisco Barbosa este miércoles durante una sesión de la plenaria del Senado. 

Con este llamado, sin embargo, la Fiscalía no vincula al oficial directamente con el proceso que busca conocer el entramado detrás de los 130 "perfilamientos" y "trabajos especiales" que se venían haciendo a 130 ciudadanos que fueron blanco de los militares. Sin embargo, el general Navarro, si tendrá que entregar toda la información que pueda tener del caso. 

Entre los interceptados hay periodistas, exministros, funcionarios de Presidencia, generales, políticos y sindicalistas. Por medio de herramientas informáticas y de software, se realizaron búsquedas y se recolectó masiva e indiscriminadamente toda la información posible: teléfonos, direcciones de residencia y trabajo, correos electrónicos, amigos, familiares, etc. 

De acuerdo con la Fiscalía, el llamado al general (r) Martínez se concretó debido a que los hechos denunciados habrían ocurrido mientras fungió como comandante del Ejército. Si bien es cierto que el oficial en diciembre anunció su retiro alegando razones familiares, lo cierto es que su renuncia se precipitó porque algunos de sus subalternos se dedicaron en el último año a desplazar sus unidades móviles y a utilizar sus equipos de última generación para hacer interceptaciones ilegales. 

"Nunca he dado ninguna orden de hacer seguimientos o chuzadas. Tampoco tenemos la capacidad de hacerlo", fue lo primero que dijo el alto oficial a Caracol Noticias minutos antes de que se conociera la decisión. Agregó: "Si alguna persona de la Inteligencia o de la institución hizo algo, sería de manera soterrada. Si yo hubiera tenido el conocimiento, habría sido el primero en denunciar".

Pero mientras el oficial se defiende, la Fiscalía está a la espera "de los resultados de los análisis forenses realizados a los equipos incautados en una sede del Ejército Nacional, en diciembre de 2019, durante una diligencia ordenada por la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia y en la que no se solicitó el acompañamiento del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía General de la Nación".

Durante ese operativo, que se llevó a cabo a las 8:45 de la mañana del 18 de diciembre pasado, una comisión de la Corte Suprema de Justicia llegó hasta el Cantón de Comunicaciones del Ejército en el municipio de Facatativá, Cundinamarca. Allí, militares de alto rango ordenaron, horas antes, borrar toda la información de los discos duros. Incluso, intentaron sabotear en varias oportunidades la diligencia del alto tribunal. De ahí la importancia de la información que pueda ser recuperada.

En cuanto a la nueva evidencia divulgada la semana pasada por SEMANA -que da cuenta de otros actos ilícitos dado que se revelaron los nombres de algunos de los periodistas, políticos y líderes interceptados-, el ente investigador dijo que el material correspondiente "será incorporado a la investigación que adelanta la Fiscal Delegada ante la Corte Suprema de Justicia" desde enero cuando se hizo la primera denuncia.