Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/12/1994 12:00:00 AM

FLECHAS A LA DAMA

Juan Martín arremete conta Noemí. ¿Qué hay detrás de todo este episodio?

FLECHAS A LA DAMA FLECHAS A LA DAMA
"ORGIA DE GASTOS EN LA Cancillería" tituló el periódico El Tiempo. Y con este titular se puso una vez más sobre el tapete un tema que los colombianos consideraban superado pocas semanas atrás: el manejo del Ministerio de Relaciones Exteriores por parte de Noemí Sanín y César Gaviria. Además de los cargos ya conocidos sobre los nombramientos de despedida del revolcón. princinalmente los de Washington, el senador Juan Martín Caicedo Ferrer tenía las siguientes nuevas acusaciones: (i) que se atropelló como nunca antes a la carrera diplomática para nombrar amigos y favoritos del gobierno; (ii) que se cuadruplicó la nómina, pasando de 54.000 millones a 277.000 millones de pesos; (iii) que se gastaron cerca de 3.000 millones de pesos en la Cumbre Iberoamericana de Cartagena; (iv) que se nombraron cerca de 100 asesores en el Ministerio de Relaciones Exteriores, cifra que supera la de la propia Casa Blanca, y (v) que la elección de César Gaviria a la OEA se hizo a punta de manzanillismo diplomático durante dos meses de giras por el Caribe.

Para ilustrar su caso mencionó algunos ejemplos concretos. En materia de "clientelismo diplomático" se refirió al nombramiento de Betsy Wilches de Rodríguez, esposa del ex presidente de la Corte Constitucional Simón Rodríguez, cuyo apoyo era requerido por el gobierno para temas como el del Concordato. Señaló también que se habían celebrado contratos con agencias internacionales de prensa -como la Agencia EFE de España- o con periodistas, para mejorar la imagen de la Cancillería.

¿Cuál es la verdad sobre todo esto? Lo cierto es que en las acusaciones hay de todo: hechos totalmente inexactos, medias verdades y verdades. Entre las totalmente falsas están las de los contratos de imagen con las agencias de prensa. La Cancillería tiene desde hace 10 años un acuerdo con EFE para hacerle llegar a todas las embajadas colombianas su boletín de prensa. Esa función es absolutamente normal y no contiene ningún elemento de relaciones públicas. El pasado gobierno se limitó a renovar un proceso que venía de tiempo atrás.

Otra acusación sin fundamento es la relacionada con el consulado en Hamburgo que se le dio a la señora del ex presidente de la Corte Constitucional para, en teoría, alinearlo en una votación sobre el Concordato. Según fuentes allegadas a Noemí Sanín, el cargo fue pedido por el propio Simón Rodríguez invocando amenazas contra su vida.

Por otro lado, Rodríguez terminó votando contra la tesis del gobierno en el caso del Concordato.

La mayoría de los cargos antes que falsos son verdades a medias. La nómina mensual efectivamente se cuadruplicó, al pasar de 54 a 277 millones de pesos corrientes. Pero en ese lapso, además de los aumentos salariales anuales obligatorios, tuvieron lugar dos grandes aumentos estructurales por ley para mejorar la remuneración de los funcionarios públicos. El aumento real de la Cancillería en términos del número de funcionarios fue del 32 por ciento. Esta cifra no es baja, pero no es el 400 por ciento. La Cancillería la justifica señalando que se abrieron embajadas en países como Nueva Zelanda, Malasia, Cuba, Suráfrica y Belice. Igualmente anota que el Ministerio de Relaciones Exteriores colombiano, con 1.247 funcionarios, está por debajo del mexicano (3.000), el venezolano (1.411) y el argentino (1.402).

El despilfarro en la Cumbre Iberoamericana también es una verdad a medias. El costo sí ascendió a cerca de 3.000 millones de pesos (2.600 realmente), pero esto es barato para lo que valen las cumbres hoy en día. La anterior Iberoamericana, que se realizó en Brasil, costó más de 10 millones de dólares. Y la próxima cumbre de los Países No Alineados, que se celebrará en Colombia en 1995, costará también 10 millones de dólares, una décima parte de lo que le costó a Indonesia hacer la pasada hace dos años.

El cargo sobre el nombramiento de los 100 asesores tiene tanto de largo como de ancho. Las cifras exactas son las siguientes: la Cancillería nombró 66 asesores. Otros 33 fueron nombrados, pero son pagados por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La cifra de 66 asesores suena escandalosa, pues nadie entiende para qué se necesitan tantos. Sin embargo, lo que sucede es que el cargo de asesor es un escalafón del servicio civil y, a pesar de su nombre, no tiene funciones de asesoría como tal. En otros casos se utiliza simplemente como una fórmula para pagarle a algunas personas calificadas sueldos más altos de los que permiten las normas y la estructura salarial de la Cancillería. Esta práctica irregular es más corriente de lo que se puede pensar.

Los otros dos cargos que le formuló Caicedo Ferrer a la Canciller fueron la utilización de manzanillaje diplomático para la elección de Gaviria a la OEA y, por otro lado, un irrespeto permanente a la carrera diplomática. Estos dos cargos son relativamente válidos. La palabra 'manzanillaje' suena fuerte, pero en la política internacional como en la nacional es una forma común de ganar elecciones.

Para revertir la ventaja del ex canciller costarricense, Bernd Niehaus, se necesitaba conquistar los votos, uno a uno, de los países que ya se habían comprometido. Noemí Sanín -visitando cada uno de los países y ofreciendo el envío de vacunas, entrenadores de fútbol o conjuntos folclóricos- logró el milagro. Esto se puede llamar manzanillaje, capacidad de seducción o talento político, según el ángulo con que se vea.

En cuanto al respeto de la carrera diplomática, Gaviria y Noemí tuvieron una política contradictoria. Expidieron un nuevo régimen para que, en un proceso gradual que tomaría siete años, la mitad de los funcionarios diplomáticos en el exterior tuvieran que ser de carrera. Sin embargo, ellos mismos terminaron nombrando en el exterior como se había hecho siempre en Colombia: los amigos del régimen o sus enemigos, según la conveniencia del momento.

Todo lo anterior era relativamente conocido y, si bien hubo excesos evidentes al final del revolcón en materia burocrática, sobre todo en la misión ante la OEA en Washington, ya el tema había sido asimilado anteriormente y sorprende que se hubiera revivido. Como es obvio, detrás de esto hay política. Juan Martín Caicedo guarda cierto resentimiento con César Gaviria por lo que él considera "un exceso de neutralidad" en el episodio de su encarcelamiento por el lío de los auxilios. Ese capítulo está por terminarse próximamente con un pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia, que presumiblemente exonerará al ex alcalde de toda culpa.

Caicedo Ferrer, igualmente, considera que al final del gobierno tanto a Gaviria como a Noemí Sanín se les subió el poder a la cabeza. "Se presentó una adulación colectiva sin antecedentes de parte de los medios al gobierno del revolcón, y particularmente a su Canciller. Eso los llevó a perder el temor a la fiscalización que constituye el muro de contención de todo funcionario prudente", afirmó a SEMANA el senador vallecaucano. En esto hay algo de realidad. Colombia siempre había sido un país acostumbrado a la austeridad en el manejo de la cosa pública. Durante el gobierno de Gaviria, bien sea por la apertura, por el crecimiento económico o por la popularidad del presidente, esto cambió. No es tanto que se incurriera en abusos sino que se perdió un pudor que había sido una constante en el pasado. En estas materias Colombia dejó de ser la excepción y empezó a comportarse como la mayoría de los países. Todos los miniescándalos de que ha sido objeto la administración Gaviria se han basado en hechos insignificantes -como dos escoltas o un carro blindado- y pueden ser explicados por este cambio.

Pero en la actitud de Juan Martín Caicedo no sólo hay un poco de resentimiento con Gaviria, sino también algo de rivalidades presidenciales. Como en todas las encuestas presidenciales Noemí Sanín sigue barriendo, ésta se ha convertido en el blanco político obligatorio. Juan Martín no sólo es liberal sino que, ahora que el injusto capítulo de su encarcelamiento quedó atrás, considera que su carrera está despejada y su futuro político no termina en el Congreso. Si se dan las condiciones, no descartaría la posibilidad de una precandidatura presidencial.

En todo caso, atacando a Noemí se dio un buen pantallazo. El debate que quería hacer en el Congreso se lo sabotearon jerarcas de ambos partidos en el Senado, como Juan Guillermo Angel y Roberto Gerlein, con el argumento de que, como al día siguiente la nueva embajadora en el Reino Unido iba a presentarle credenciales a la Reina, la controversia alrededor de la ex canciller le haría daño no sólo a ella sino al país. Con esto se le echó agua transitoriamente al debate, y es posible que cuando la polémica reviva el tema esté tan trajinado que no despierte ningún entusiasmo.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las risas que provocó el discurso de Trump en la ONU

    Las risas que provocó el discurso de Trump en la ONU

    close
  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.