Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/23/1998 12:00:00 AM

GANO PERDIENDO

Si bien Juan Camilo Restrepo no fue elegido como candidato del conservatismo la semana pasada, fue el ganador indiscutible de la contienda.

GANO PERDIENDO, Sección Nación, edición 825, Mar 23 1998 GANO PERDIENDO
Andres Pastrana no le ha ido bien desde que lanzó su candidatura. El lanzamiento, a pesar de ser espectacular como evento, pasó inadvertido en los medios, y para el país fue como si no hubiera pasado. Lo que sí cubrieron los medios de comunicación fue la convención conservadora de la semana pasada en la cual a Pastrana no le fue tan bien como esperaba, ya que Juan Camilo Restrepo logró sacarle una tajada importante de los convencionistas. Todo el mundo anticipaba que le iba a ir bien, pero no tan bien. Con su nadadito de perro logró el 37,5 por ciento de los votos de más de 4.000 representantes del Partido Conservador. Esto es toda una hazaña política, si se considera que la posición de Restrepo en las encuestas era sumamente precaria. En el último sondeo contratado por SEMANA, las preferencias electorales no le concedían más de un 2 por ciento de intención de voto en primera vuelta. Pero cerca del 40 por ciento del apoyo conservador que obtuvo el viernes pasado, incluyendo una victoria en Antioquia, el departamento con mayor fuerza electoral en el conservatismo, lo ubica como un peso pesado en materia de votos a nivel nacional.
Este resultado demuestra ante todo tres cosas. La primera es que reconocer al conservatismo y ondear la bandera azul tiene su 'nicho', como dicen los expertos en mercadeo. Hay un grupo importante de electores que todavía es fiel a los partidos, y Juan Camilo demostró que ser leal con el conservatismo paga. La segunda es que Restrepo tiene una dimensión de estadista, independientemente de que sea desconocido por la opinión pública. Pero quizás lo más importante de todo es que este éxito no es exclusivo de Restrepo, sino que es, en buena medida, la consagración política de la principal figura que lo respalda: Fabio Valencia Cossio.
Hasta la semana pasada, se decía que Valencia Cossio era el cacique conservador más importante del país. Hoy en día, ya no solo lo dicen los conservadores, sino que ningún liberal se le acerca. Ni Char, Guerra Tulena o Name logran congregar un apoyo electoral de esa magnitud. Pero el que Valencia Cossio se haya convertido en el jefe natural del Partido Conservador _a raíz de esta victoria_ no es un golpe de suerte producto de la coyuntura. Fue precisamente él quien en su condición de director del Conservatismo consolidó la figura de la convención abierta que la semana pasada le permitió demostrar su fuerza. Ha hecho un trabajo político minucioso en las regiones, y muy especialmente en su departamento. El haber conseguido en Antioquia un apoyo tan significativo para Restrepo, contra figuras conservadoras tan importantes como Luis Alfredo Ramos, Manuel Ramiro Velázquez, Sergio Naranjo y Jorge Hernández fue un logro sin precedentes en la historia política del departamento.
Poco a poco Valencia Cossio se está convirtiendo en un monstruo electoral. Su lista nacional al Senado está secundada por cuatro diputados conservadores y un liberal en Antioquia, un liberal en Bogotá, un conservador en Cundinamarca, Norte de Santander, Santander y Tolima. Además su movimiento tiene sede y equipo operando en Caldas, Quindío, Risaralda, Nariño y Amazonas. Con este arsenal político, es difícil que hacia el futuro alguien pueda hacerse elegir presidente o gobernar sin tomarlo en cuenta. Por lo pronto, se le augura que la suya será una de las pocas listas que saque más de dos senadores.
Pero el único ganador de este episodio no fue Valencia Cossio. El Partido Conservador también salió fortalecido, y mató dos pájaros de una sola pedrada. No solo consiguió pintar de azul a Andrés Pastrana como candidato presidencial para las próximas elecciones, sino que además llenó el primer renglón de la fila india para 2002 con Juan Camilo Restrepo. A Pastrana le queda un consuelo: que después de dos derrotas, el 37,5 por ciento del partido que votó contra él la semana pasada, lo apoyará en la elección presidencial.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com