Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2003 12:00:00 AM

"Guerrilla y paras actúan como mafias "

Para José Miguel Vivanco, de Human Rights Watch, la estrategia de seguridad de Uribe es positiva pero no se ve el esfuerzo para cortar vínculos entre militares y paras.

SEMANA: ¿Alvaro Uribe ha resultado más demócrata de lo que usted esperaba o menos?

Jose Miguel Vivanco: Su discurso es impecable. Su doctrina de seguridad democrática es compatible con los estándares internacionales en derechos humanos. No ha habido violaciones graves a los derechos humanos en las zonas de rehabilitación vinculadas directamente a la Fuerza Pública y han incrementado los combates contra los paramilitares.

SEMANA: ¿Y los lunares?

J.M.V.: Ha habido arremetidas legales muy preocupantes, pero que afortunadamente hasta ahora la Corte Constitucional ha frenado.Aplausos para ella. Y, lo más grave: no se ve política alguna de Uribe para cortar los nexos entre paramilitares y Fuerza Pública. En eso saca 0.

SEMANA: ¿Cómo evitar excesos cuando se combate un enemigo tan brutal?

J.M.V.: La seguridad es un valor jurídico y ético digno de ser protegido y el Estado tiene el derecho y el deber de garantizarla. Eso supone el fortalecimiento de la Fuerza Pública, que debe contar con la capacidad para lograr resultados sin incurrir en abusos. Pero si los cometen hay que estar dispuestos a investigar esos hechos con la mayor distancia frente a sus autores y no como hasta ahora se acostumbra, que no se apartan la manzanas podridas que desprestigian a la Fuerzas Armadas. Y con mayor razón aún la Fuerza Pública debe cortar sus nexos con el paramilitarismo.

SEMANA: ¿Qué es lo que más le critica al estatuto antiterrorista?

J.M.V.: Lo más grave es otorgarles facultades a los militares, para que, en ciertas circunstancias, puedan detener a civiles por 36 horas sin control judicial. Si eso pasa, Colombia retrocede 20 años. Además, si llevaran a cabo las 3.000 ordenes vigentes para capturar legalmente a paramilitares y guerrilleros, harían mucho más que lo que harían con esta nueva ley.

SEMANA: Pero si están en la selva es muy difícil conseguir órdenes judiciales.

J.M.V.: Ese argumento es absurdo. Si encuentran guerrilleros en combate es legítimo usar la fuerza. Y aquellos que sobrevivan el combate pueden ser entregados a la justicia. Eso de tenerlos presos por 36 horas se presta para abusos y torturas y de ahí a la desaparición forzada es sólo un paso. La ley debe ayudar a que los militares no tengan la ocasión de violar los derechos humanos porque esto erosionaría su moral y su prestigio y pondría en riesgo la ayuda internacional.

SEMANA: ¿Cree que la ayuda estadounidense ha hecho que mejore la protección a los derechos humanos en Colombia?

J.M.V.: ¡Para qué estar con cuentos! Sin una constante presión de varios años desde Washington frente al gobierno y las Fuerzas Militares en derechos humanos, yo soy escéptico de que se hubiera llegado a los resultados alcanzados.

SEMANA: ¿Entonces es amigo de la ayuda militar estdounidense a Colombia?

J.M.V.: Es crucial que Estados Unidos continúe condicionando rigurosamente la ayuda a Colombia a mejorías tangibles en derechos humanos. Hoy ya sólo el 25 por ciento de la ayuda está condicionada en derechos humanos. Y si una institución no pasa el test de derechos humanos se redistribuyen esos recursos hacia otras instituciones. Eso es bueno porque así Colombia no pierde los recursos.

SEMANA: ¿Mantiene sus críticas a la Fiscalía de Luis Camilo Osorio o cree que ha habido mejoras?

J.M.V.: . Bajo este Fiscal han salido fiscales que cumplían una función ejemplar en investigación de derechos humanos y siguen congeladas las investigaciones que comprometen a altos oficiales de las Fuerzas Militares en violación a derechos humanos o tratos con grupos paramilitares. A la luz de los hechos y de mis conversaciones con el fiscal Osorio, es evidente que él tiene una visión ideológica de su misión en cuanto a perseguir violaciones o crímenes de la guerrilla, pero no de los paramilitares.

SEMANA: A usted lo señalan de algo similar pero al revés...

J.M.V.: Creo que es esencial desideologizar la causa de los derechos humanos. Guerrillas y paramilitares deben ajustar sus conductas, e independientemente de las filiaciones políticas de sus víctimas, sus crímenes deben ser condenados. Si la sociedad reacciona con igual nivel de indignación frente a cualquier delito, la sociedad colombiana a avanzar.

SEMANA: ¿Está de acuerdo con que haya diálogos con los paramilitares?

J.M.V.: Nunca nos hemos opuesto a que haya contactos con grupos irregulares para llegar a un acuerdo. Son negociaciones con enemigos, no con aliados. Tampoco hay objeciones a que se les amnistíe por delitos contra el Estado (rebelión, uso ilegal de armas, etc.). La única limitación no negociable es que se les conceda impunidad a los responsables de delitos atroces.

SEMANA: El presidente Uribe propuso que se pueda excarcelar por delitos atroces a quienes se entreguen a la justicia.

J.M.V.: Si lo que están pensando es una política en la que haya un proceso penal completo, transparente, con incentivos específicos y con sanciones graves para estimular a la cooperación judicial, es viable. Si lo que montan es un sistema por el cual cualquiera al dar un dato puede salir libre luego de haber cometido delitos atroces, no funcionará. Puede terminar rehabilitando criminales para que sigan delinquiendo luego de limpiar sus expedientes.

SEMANA: ¿Qué hace Human Rights Watch para denunciar el secuestro en Colombia?

J.M.V.: Hemos hecho varios informes denunciando a la guerrilla colombiana como campeones del secuestro. Los secuestradores deben ser tratados como delincuentes. Merecen la condena de la comunidad internacional. Pero las guerrillas siguen secuestrando y es sólo uno de las actividades que cometen, ni hablar de las ejecuciones extrajudiciales, de los cilindros de gas y las minas antipersonales. Sus graves abusos que merecen igual tratamiento que los de los paras.

SEMANA: Ganan cada vez más dinero con el narcotráfico y secuestro. ¿Cómo derrotarlas si tienen chequera infinita?

J.M.V.: Sí, guerrillas y paras operan como mafias. Por eso si Uribe está genuinamente interesado en reducir la impunidad en Colombia debe retirar la salvedad que impide juzgar crímenes de guerra por siete años en la Corte Penal Internacional, la cual ya está funcionando y puede ejercer. Sería un mensaje clarísimo en contra de la impunidad de los jefes guerrilleros y paramilitares.

SEMANA: ¿Y por qué no levantan la salvedad?

J.M.V.: Tienen el argumento de que quieren tener una ventanita más para las negociaciones. Pero me pregunto: ¿cuánta gente más necesita ser secuestrada, cuántos Bojayás más se necesitan para que reaccionen?

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com