Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/1/1990 12:00:00 AM

HERIDA DE MUERTE

Aunque no es seguro que la reforma constitucional este enterrada, lo cierto es que ya casi nadie cree en ella.

HERIDA DE MUERTE, Sección Nación, edición 396, Jan  1 1990 HERIDA DE MUERTE
Era la calma que presagiaba la tormenta. Una larga pero tranquila velada había sido hasta ese momento la del jueves en la Comisión Primera de la Camara. Bajo la batuta del ministro de Gobierno, Carlos Lemos, los parlamentarios de esa comisión habían interpretado la sinfonía del pupitrazo para darle un impulso definitivo al proyecto de reforma constitucional, que una semana antes había quedado en estado preagónico. Aunque las modificaciones introducidas al proyecto por el ponente en la Camara, Mario Uribe obligaban a un nuevo debate en el Senado, los cálculos del minsitro eran que, si-en los demás recintos el proyecto avanzaba como lo estaba haciendo esa noche en la Comision, para el 16 de diciembre, fecha de clausura de las sesiones, ya habría nueva Constitución.

Pero a las 11:00 de la noche el representante conservador Carlos Pineda Chillán pidió la palabra como vocero de un grupo de 22 parlamentarios que habían firmado una proposición destinada a incluir en el texto del referendo una clausula explosiva: "No se concederá la extradición de colombianos...". Pineda había sacado la pajita mas corta en un sorteo que los mismos parlamentarios habían realizado ante el hecho de que ninguno quería hacerse cargo de la presentacion de la propuesta. Como le dijo a SEMANA un funcionario del Ministerio de Gobierno, "es evidente que se trataba de proponentes vergonzantes".

Lemos saltó de su asiento. Comprendía en un instante el motivo de tanto cuchicheo y tanto corrillo en los salones adyacentes a la comisión mientras se desarrollaba el debate.
Había visto deslizarse de un lado a otro los perfiles de los representantes Ernesto Lucena, Jairo Ortega, Cesar Perez, Jaime Arizabaleta y el mismo Pineda, para conversar con sus colegas.

"Eso es una monstruosidad, una verguenza", dijo en tono airado el ministro. "Si se aprueba la proposición--agregó--, ustedes estaran invitando al pueblo colombiano no a unas elecciones sino a una carniceria.
Porque eso es un tema que si se lleva a consulta popular provocar tremenda violencia, provocará muertes, intimidación. Los narcotraficantes haran sentir su poder terrorifico para que el pueblo colombiano vote de acuerdo con sus deseos. Estaremos ante el espectáculo de unas elecciones hechas bajo el signo de las bombas, de los carros bombas, de los aviones que no terminan sus viajes porque son volados, de toda clase de horrores como los que los narcotraficantes suelen usar a manera de persuasión. No habría ninguna garantia para que quienes esten en desacuerdo con la proposición de ustedes puedan pararse en una plaza publica a decir: "yo soy partidario de la extradicion"...
Este es el momento de dar una lucha frontal contra esa plaga, y no de convertirse en los complices vergonzantes de ella. No ensucien la cara de Colombia, no la pongan a llorar. No averguencen al Congreso".
Fue una intervencion que sacudió el recinto. Los parlamentarios se quedaron en silencio. La actitud del ministro resultó tan categorica que ni siquiera los errores que pudo haber cometido, como el de asumir que el accidente del 727 de Avianca había sido resultado de una bomba narcoterrorista, opacaron su claridad. Pero nada detuvo a los congresistas. Solo tres de ellos. se pusieron de pie a la hora de votar, para acompañar al ministro: Julio Cesar Turbay Quintero, Marco Cordoba y Guido Echeverry.

DEBATE IMPOSIBLE
Al día siguiente se pronunciaron los ex presidentes liberales, quienes le brindaron al presidente Virgilio Barco su respaldo, considerando todos ellos inconveniente la inclusión de la extradición en el temario del referendo. En el mismo sentido se pronunciaron el presidente de la Unión Patriotica, Diego Montana, y el precandidato Cesar Gaviria. En cambio los precandidatos Ernesto Samper y Alberto Santofimio, con argumentos diferentes, se apartaron de esa posición. En declaraciones publicadas por El Tiempo, Samper consideró que "no es malo que el pueblo colombiano se pronuncie sobre materias como la del manejo del narcotráFico, porque son esos los temas que hoy nos dividen". Santofimio, por su parte, reivindicó al Congreso y dijo que lo que este había hecho el jueves en la noche era hacer valer su soberania legislativa. Por el lado conservador, lo pronunciamientos eran, al cierre de esta edición, más bien escasos. El ex presidente Misael Pastrana, quien regresó el sábado en la mañana al país, se abstuvo de dar declaraciones a la prensa a su llegada al aeropuerto El dorado.

La verdad es que, en teoría, los firmantes de la propuesta pueden tener razón, pues si no mediaran la intimidación y el chantaje--y los muertos--seria apenas lógico que los colombianos se pronunciaran en un referendo sobre temas como el de la extradición. Pero el ambiente que reina en Colombia dificilmente puede ser el mas propicio para un debate de esta naturaleza. Lo emocional esta dominando la escena: quien se pronuncia a favor de llevar a referendo la extradición, es inmediatamente estigmatizado como complice o amigo del narcotrafico; quien hace lo contrario aparte de arriesgar su vida, es acusado de apatrida. Y es ese mismo ambiente cargado el que parece darle la raza, al gobierno y a quienes se oponen a que la extradicion se someta a votación popular, pues como lo dijo el mismo Lemos en la Comision, la elección que harían los colombianos en una eventualidad como la que plantearon los 22 parlamentarios, estaría marcada con el sello de la intimidación.

Con esa convicción en la cabeza, el viernes la jornada se les fue al Presidente y a su ministro de Gobierno analizando como actuar frente a la sucedido esa madrugada en la Cámara. Despues de varias horas de reunion resolvieron que Barco hablara esa noche por televisión y acordaron el contenido de la alocución. De alli la similitud de los terminos del discurso presidencial con los utilizados por Lemos para responder a la propuesta de Pineda Chillán y sus colegas.

NAUFRAGIO A LA VISTA
Al final de la semana, el ambiente alrededor del futuro de la reforma estaba dominado por una especie de "y ahora, qué"?. Al introducirsele al proyecto una modificación en el sentido de que el referendo que debe ser convocado para el 21 de enero plantee una pregunta sobre la extradición, es posible que el gobierno--como Lemos lo insinuo en la Cámara--tenga que afiliarse al club de enemigos de la reforma. De hecho, el Presidente ya había venido distanciándose del proyecto desde hacía días, con el controvertido discurso en el Banquete del Millon del padre García Herreros, y lo había hecho antes de que la Comisión Primera le colgara al referendo el mico de la extradición.

Barco, quien ya había hecho algunos reparos a puntos como la moción de censura, la vicepresidencia y la politización de la justicia en el discurso de clausura de las sesiones del Congreso el año pasado, volvió sobre ellos despues de conocer un memorando redactado por algunos de sus asesores sobre la manera como la reforma, en algunos aspectos, estaba dejando de ser lo que el gobierno había querido originalmente que fuera.

El primer mandatario coincide en estas críticas a la reforma con el precandidato Jaime Castro, reconocidO como uno de los colombianos que mejor domina estas materias, y con columnistas como Plinio Mendoza.
Entre ellos y entre muchos otros colombianos esta surgiendo la convicción de que la reforma, planteada originalmente como un gran remedio para algunos de los mayores problemas nacionales, va a resultar peor que la enfermedad. En editorial del jueves 30 publicado horas antes que en la Camara estallara la bomba de la inclusión de la extradición en el referendo, El Tiempo había hecho serios reparos a la forma como el proyecto estaba quedando y había dicho que no descartaba que hubiera que acudir a la formula propuesta por Jaime Castro en el sentido de convocar una Asamblea Nacional Constituyente.

La tesis del ex ministro de Gobierno cobró fuerza después de lo sucedido a la medianoche del jueves, pues para muchos lo que quedo demostrado allí es que simple y llanamente, en las actuales circunstancias que atraviesa el país, el Congreso no es la institucion más adecuada para hacer la reforma. Y este sentimiento se acentuo cuando el propio presidente de la Cámara, Norberto Morales, sorprendió a los colombianos comunicandoles que "Los Extraditables" mandaban a decir que si el referendo incluía la extradición declararían una tregua unilateral. "Que se puede esperar del Congreso si elpresidente de la Cámara le informa al país la buena noticia de que si se hace lo que los narcotraficantes quieren, no matan a nadie " declaró a SEMANA un parlamentario conservador.

Y es que lo de la extradición y el referendo no parece haber sido más que la gota que desbordó la copa. Incluso hay quienes creen que ese es el problema menos grave, pues resulta poco probable que esa cláusula pase el examen de la plenaria del Senado, que tendría que darle el visto bueno a las modificaciones introducidas por la Comisión Primera de la Cámara.

Pero que ese problema se arregle es muy distinto a que se arreglen los otros muchos que tiene la reforma.
Las críticas pueden resumirse diciendo que en más de media docena de puntos la reforma debilita al Ejecutivo y entrega en manos de los congresistas un enorme poder. Es así como poco más de 10 senadores pueden--a traves de los mecanismos de la moción de censura--hacerle la vida imposible a un gobierno, promoviendo ese tipo de mociones contra uno o varios ministros. Muchos se preguntan cómo podrá sobrevivir un ministro de Hacienda, cuya función, entre otras, es decir no a las aspiraciones de los parlamentarios. Eso para no hablar de que los congresistas recuperan con la reforma la iniciativa de gasto publico para proyectos regionales, algo que significa el desmonte de lo que en 1968 se consideró el gran triunfo de Carlos Lleras, al sacar al clientelismo del manejo de las finanzas publicas y concentrarlo en el Ejecutivo. O para no mencionar como se le ponen trabas a las facultades extraordinarias del Presidente, gracias a las cuales, entre otras, el gobierno ha podido desarrollar la ofensiva contra el narcotráfico. Y hay mucho más.
(Ver recuadro).

Como escribió Jaime Castro la semana pasada: "La reforma que tramitan las Cámaras es contraria a nuestra realidad y apuros porque limita la capacidad de acción del Ejecutivo...". Y eso, en momentos en que ese Ejecutivo parece estarse quedando solo en el frente de guerra puede significar un error histórico imperdonable.-

LOS GOLES
En este cuadro se resumen los puntos críticos de la reforma que, segun los expertos, debilitan al Ejecutivo.
MOCION DE CENSURA
Si el 10% de los parlamentarios de una de las Camaras asi lo acuerda, uno o varios ministros pueden ser citados para someter sea un debate que puede derivar en una moción de censura y en su retiro del gabinete, si asi lo vota el 51% de los congresistas de ambas Camaras. Ministros como los de Hacienda, Obras Públicas, Educación, o cualquiera de los demas, podrian ver entorpecida su labor a punta de citaciones para votar este tipo de mociones, solo si 11 senadores o 20 representantes así lo plantean, o incluso tendrían que retirarse si el 51% de los parlamentarios de cada cámara no esta satisfecho con la forma como estan actuando.

INICIATIVA EN GASTO PUBLICO
Los parlamentarios podran promover partidas del gasto publico destinado a proyectos de desarrollo regional. De este modo, el monopolio del gasto deja de estar en manos del Ejecutivo, algo que para muchos ha sido hasta ahora garantia de que las finanzas nacionales no se descuadernen. A juzgar por lo que ha sucedido con los auxilios parlamentarios, es evidente el peligro de que esas partidas, que podrian ser promovidas por los congresistas, terminen alimentando el tan mentado clientelismo.

POLITIZACION DE LA CARRERA ADMINISTRATIVA
Los partidos de oposición representados en el Congreso podrán elegir delegados para que hagan parte de la dirección de la carrera administrativa. Teniendo en cuenta que esa carrera se creo para romper el clientelismo, resulta absurdo que su dirección, al politizarse, pueda ser en el futuro el lugar desde donde se operen nuevas reparticiones burocráticas entre el partido de gobierno y los de la oposición.

POLITIZACION DE LA JUSTICIA
El Senado podra elegir 5 y la Camara 4 miembros del Consejo Superior de la Administración de Justicia, entre rector del poder judicial tanto en la provisión de los cargos como en lo financiero-administrativo. A la larga, seria politizar la justicia, pues los miembros de ese Consejo terminarian pagandole favores a los congresistas que los eligieron. Eso para no mencionar lo que se arriesga en términos de independencia del poder judicial frente al legislativo.

ELECCION DEL EL PROCURADOR.
El procurador que antes era elegido por la Cámara con base en una terna enviada por el Presidente de la República, sería elegido ahora por la misma Camara con base en una terna enviada por el Senado. La eleccion de Procurador queda así totalmente en manos del Congreso, con lo cual ese funcionario se convierte en algo parecido a lo que hoy es el Contralor. El Procurador sería alguien que puede pagar el favor de su elección con cargos y, además, con pronunciamientos jurídicos amailados o presionados por esas circunstancias.

VICEPRESIDENCIA
La vicepresidencia fue desmontada en Colombia a principios de siglo por haber sido reiteradamente. desde los tiempos de Bolivar y Santander, un elemento de perturbación política. La vicepresidencia debilita aun mas--como la nueva formula para elegir al Procurador, o las limitaciones a las facultades del Presidente- al Ejecutivo, en una epoca en que todo el mundo coincide en que, por la situacion de orden publico, el Ejecutivo debe ser más fuerte que nunca.

FACULTADES DEL PRESIDENTE
El Presidente ya no podrá pedir facultades extraordinarias sin antes consultar al Consejo de Ministros. Como lo han evidenciado las diferencias que se han presentado en el seno de ese Consejo con respecto a temas como la extradición, está claro que este requisito para solicitar las facultades recorta la capacidad de maniobra del Ejecutivo, en particular si se trata de enfrentar una crisis, situación en la cual suele ser necesario actuar rápidamente.-

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.