Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/12/1994 12:00:00 AM

HISTORIA DE UNA INFAMIA

El reversazo de los suboficiales de la Armada que habían acusado a sus superiores por supuestas violaciones a los derechos humanos le dio un vuelco total a la historia.

HISTORIA DE UNA INFAMIA, Sección Nación, edición 654, Dec 12 1994 HISTORIA DE UNA INFAMIA
EL 4 DE ENERO PASADO, aún bajo los efectos del guayabo de las fiestas de año nuevo, los colombianos se enteraron por algunos medios de comunicación de una serie de hechos que amenazaban con convertirse en el escándalo de 1994. De acuerdo con las informaciones de prensa, altos oficiales de la Armada Nacional, incluyendo a su director de inteligencia, coronel Rodrigo Quiñónez, aparecían como los autores intelectuales y materiales de por lo menos medio centenar de asesinatos en Barrancabermeja, Bahía Solano y el Maadalena Medío antioqueño. La información había sido suministrada por dos suboficiales de la institución, quienes también habían presentado la respectiva denuncia ante los organismos de control, entre ellos la Fiscalía y la Procuraduría General.

De acuerdo con la versión de los denunciantes, Saulo Segura Palacios y Carlos David López Maquilón, la red de inteligencia número 7, adscrita a la Dirección de Inteligencia de la Armada Nacional (Dinte), ejecutó entre 1992 y 1993 más de 50 asesinatos de sindicalistas, voceros de comisiones de derechos humanos, campesinos y hasta zapateros en el puerto petrolero y otras poblaciones del Magdalena Medio.

Semejantes acusaciones levantaron una polvareda en todo el país. La Unión Sindical Obrera (USO) pidió al gobierno garantías para los denunciantes; el entonces ministro de Defensa encargado, general Emilio Gil Bermúdez, dijo, por su parte, que "se recurrirá a todos los medios legales existentes para llegar a la verdad"; las organizaciones de derechos humanos pidieron justicia y los medios de comunicación informaron ampliamente sobre el tema. En la otra orilla las consecuencias fueron funestas: la abuela de uno de los oficiales implicados en los asesinatos murió al conocer la noticia y la madre del coronel Quiñónez debió ser internada de urgencia ante la inminencia de un paro cardíaco.

EL MONTAJE

Pero la versión suministrada por los dos suboficiales resultó falsa. Se trataba, de acuerdo con los propios denunciantes, de un montaje encaminado a desprestigiar a la Armada Nacional. "Si bien los homicidios ocurrieron en realidad, pues su realización, número y nombres de víctimas, fechas, sitios, presuntos móviles, armas, sospechosos y demás detalles fueron rigurosamente extractados de los precitados archivos, es absolutamente falso y ajeno a la verdad que la red de inteligencia de Barrancabermeja y Bahía Solano, la Armada Nacional, las Fuerzas Militares, las agencias de seguridad del Estado, el coronel Rodrigo Quiñónez o cualquier otro miembro de las mismas, incluyéndonos nosotros mismos, hayamos participado directa o indirectamente en tales actos", dijeron recientemente en un comunicado público, asesorados por su abogado defensor, Víctor Oswaldo Pérez.

Agregaron, además, que "(...) también es falso que el coronel Rodrigo Quiñónez, en su calidad de director de la Dinte o como persona particular, haya tenido participación en ninguna clase de homicidios, conformación y financiación de grupos sicariales, actividades de sabotaje o terrorismo o cualquier otra actividad delicuencial, como tampoco ha participado ningún otro miembro de la Armada Nacional, en especial perteneciente a la Dinte".


¿QUIEN ES EL 'GORDO'?

¿Cuál es, entonces, el verdadero origen de este novelón? ¿Quiénes pueden estar detrás de esta historia? La Red de Inteligencia de la Armada fue creada en 1990, poco después de posesionado César Gaviria, y hacía parte del proceso de fortalecimiento de las Fuerzas Armadas. La red creó una serie de jurisdicciones, entre ellas las de Barrancabermeja, Bahía Solano, Buenaventura y la Costa Atlántica. Como director fue designado el coronel Rodrigo Quiñónez, uno de los oficiales más admirados de la institución, quien a lo largo de su carrera profesional ha recibido más de un centenar de felicitaciones y una docena de condecoraciones.

Una vez seleccionado y capacitado el personal, la red comenzó a actuar. Pero donde tuvo mayores inconvenientes fue en la zona del Pacífico, especialmente en Bahía Solano y Buenaventura, donde tienen un buen radio de acción los narcotraficantes del Norte del Valle. "En esa zona hay que estar siempre alerta porque en cualquier momento le aparece a uno un infiltrado. Tenemos el caso de un testigo clave que apareció en 1993 y declaró contra una gente del cartel de Cali y luego, sin mayores explicaciones, desapareció y no se volvió a saber nada de él. Pero el oficial que lo presentó y conocía toda la información fue asesinado posteriormente en Cartagena. Parece que el supuesto testigo era un infiltrado", dijo a SEMANA un oficial de la Armada que ha trabajado en la región.

En esa guerra contra los narcotraficantes es donde parece que está el meollo del asunto. Gracias a los informes de Inteligencia, las autoridades le propinaron duros golpes a los traficantes de drogas, no sólo en Colombia sino en el exterior. En diciembre de 1993 aparecieron en escena los dos suboficiales, quienes hicieron las denuncias ante los medios y los organismos de control. En febrero los denunciantes abandonaron el país, al parecer se refugiaron en Centroamérica, y unos meses más tarde regresaron para someterse a las autoridades.

En sus nuevas declaraciones los dos suboficiales sindican a una persona a la que sólo identifican con el alias de el 'Gordo' de ser el autor intelectual de todo el montaje. "(...) apareció en el momento más oportuno para, de manera inexplicable, brindarnos unas pruebas falsas que analizamos equivocadamente y llevarnos, aprovechándose de nuestra rabia y decepción frente a la Armada, institución a la que tanto y tan bien habíamos servido, a una situación irreversible", sostienen los denunciantes en su declaración pública. Las autoridades están ahora en la tarea de ubicar y capturar a el 'Gordo', el personaje que parece tener la clave que permita esclarecer toda la historia. Las investigaciones hasta el momento no han arrojado buenos resultados.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.