Home

Nación

Artículo

política

Las dudas que De la Calle le pide al CNE que le resuelva

La alianza con el candidato Sergio Fajardo no se selló con un tinto. Antes, los candidatos quieren asegurarse que no van a tener consecuencias legales o verse obligados a pagar 40.000 millones por su apuesta política.

La alianza De la Calle-Fajardo tiene todo el impulso por parte de los dos candidatos, pero está en el limbo jurídico. Precisamente después del tinto que se tomaron para analizar la situación decidieron que lo más conveniente y responsable es consultar con el Consejo Nacional Electoral sus inquietudes jurídicas.

En contexto: El tinto de Fajardo y De la Calle deja un sabor agridulce

En la petición que hizo De la Calle este martes formalmente utiliza como base de su argumento la pregunta que empleada en la consulta del Partido Liberal, en la que venció a Juan Fernando Cristo. Allí se planteó que el elegido podría serlo como candidato único en coalición o el candidato único del partido.

“¿Cuál de los siguientes ciudadanos liberales elige usted como candidato del Partido Liberal Colombiano para que participe en una consulta interpartidista que elija el candidato único en coalición o para ser el candidato único del Partido Liberal colombiano en la elección de Presidencia de la República a celebrarse el 27 de mayo de 2018?”,decía el tarjetón.

De la Calle necesita saber si de darse la alianza el partido o él tendrían que reintegrar los gastos que tuvo el CNE con la consulta del liberalismo que, valga recordar, costó 40.000 millones de pesos. Todo esto porque en la Ley 1475 de 2011, en la que se dictan las pautas para las consultas, se dice que quienes participaron no podrán inscribir ni apoyar candidatos distintos a los seleccionados en dicho mecanismo, y en caso de hacerlo violando la ley deberán reintegrar los gastos.

Confidencial: Sergio de la Calle

Por eso es que De la Calle pone sobre la mesa que quienes lo eligieron dieron el sí para que fuera candidato único o de coalición. En este punto hay dos interpretaciones de la norma, de un lado están los que se ciñen a ella y argumentan que no es posible que haga la alianza para la primera vuelta sin asumir las consecuencias jurídicas; y del otro los que creen que el margen de maniobra fue dado en la pregunta de la consulta.

“De la Calle no quiso hacer la consulta liberal en marzo. Grave error para los liberales. Fajardo se negó a hace una consulta interpartidista en marzo. Grave error para los verdes. Hoy ya no hay vía jurídica que les permita unirse alrededor a Fajardo distinta a pagar 40 mil millones”, aseguró Carlos Fernando Galán.

La otra realidad es que ya concluyó el periodo de inscripción de candidatos y que, por tanto, el tiempo ya no les daría a Fajardo y a De la Calle. Sin embargo, este último dijo después del tinto que la Registraduría podía cambiar el tarjetón hasta el 27 de abril, un mes antes de la primera vuelta. Aun así el tiempo corre en contra, por eso los candidatos han pedido al CNE celeridad para dar un veredicto.

Y para rematar la consulta al CNE, antes de resolver si se lanzan o no al ruedo los candidatos pretenden que este órgano político les alerte si existe cualquier "otro tipo de inconveniente o consecuencia legal" que deban tener en cuenta.

Aunque los candidatos quieran imprimirle celeridad a la consulta, desde ya se ambienta una controversia legal y es si el concepto del CNE es vinculante. Fuentes consultadas por este portal le aseguraron a SEMANA que no sería vinculante, no obliga ni a los candidatos ni a los mismos magistrados del CNE. De manera, que la instancia definitiva, el Consejo de Estado, será autónomo para fallar una eventual demanda electoral y por tanto podría tomar una decisión en una dirección distinta a la del concepto.