huila

Masacre en Quebradon: asesinan a cuatro personas, incluidos familiares de exfarc

Doce hombres habrían ingresado a la vereda en busca de armamento. Entre las víctimas están la cuñada y otro allegado de Nencer Barrera, quien se desempeña como escolta y fue firmante del Acuerdo de Paz.


Sobre las 8:30 p.m. del 16 de julio, doce hombres armados ingresaron a la vereda el Quebradon Sur, municipio de Algeciras (Huila) y asesinaron a sangre fría a dos familiares del excombatiente Nencer Barrera Bustos y a otras dos personas que estaban en el lugar y de las cuales no se ha confirmado relación alguna con el exguerrillero. 

Camilo Fagua, abogado y defensor de Derechos Humanos del Partido Farc, habló con SEMANA sobre lo sucedido en la vereda de acuerdo a los testimonios que recibió de la comunidad. "Este grupo ingresó a las casas de habitación y allí asesinaron a dos personas. Una de ellas es la cuñada de Nencer Barrera, un firmante del Acuerdo (de Paz) y quien se desempeña como escolta", dijo.

Las víctimas fueron identificadas como Luz Stella Burgos, de 34 años, Juan David (sin apellido revelado) de 25, Luis Eduardo Gómez con 22 años y un adolescente de 16 años llamado Édison Moya Muñoz.

Además, dos personas resultaron heridas en el ataque, entre ellos un menor de 8 años y Noé Ahumada, hombre de 59 años que presenta herida de arma de fuego en su brazo derecho. Aunque en un principio se dijo que los padres y hermanos de Barrera Bustos estaban desaparecidos, Fagua confirmó que se trató de un episodio momentáneo mientras la familia huía de los hombres armados para salvaguardar su vida.

La hipótesis que prima en este caso, según la comunidad, es que los doce hombres armados llegaron reclamando el armamento de alias Hermes, capturado el día anterior por el Ejército, y quien es señalado de asesinar a dos reincorporados en Algeciras, al igual que a Monroy Buitrago Rojas. La Fiscalía le imputará los delitos de "desplazamiento forzado, concierto para delinquir agravado, y porte ilegal de armas", cita un comunicado. Alias Hermes hizo parte de la columna móvil Teófilo Forero Castro y se habría unido a las disidencias tras acogerse a la Ley de Amnistía.

La comunidad desmiente alguna relación con el integrante del grupo residual, así como de la existencia de un armamento dejado en la vereda.

Según la información recibida, el ahora escolta pidió auxilio a las autoridades de Algeciras que se encuentran a veinte minutos de la vereda rural, pero estos solo llegaron horas después. "Al momento de los hechos ni la Policía hizo presencia y los efectivos del Ejército llegaron hasta pasada la medianoche. Cuatro horas después de lo ocurrido", agregó Fagua.

En Algeciras opera la Novena Brigada del Ejército y pese a tener alta presencia militar, sus habitantes denuncian que la incursión de grupos armados es constante. "Lo que sucedió ayer es absolutamente reprochable: que un grupo armado tenga la capacidad de reacción de efectivos de la fuerza pública y que ellos se nieguen a hacer presencia", complementó Fagua.

El representante a la Cámara, Sergio Marín, también se refirió a este caso. "Algeciras ha sido uno de los territorios más complejos, al igual que otros espacios territoriales en el país porque continúan operando ejércitos paramilitares, amenazando a quienes están en proceso de reincorporación. Una situación que muestra, además, la incapacidad del Estado colombiano de contener esas fuerzas y lo dramático de esto -todos lo entendemos así- es que lo que están tratando es de matar la paz". 

Barrera Bustos cuenta con un esquema de protección por ser una de las personas que se encuentran en proceso de reincorporación en Algeciras, sin embargo, con el asesinato de sus familiares, el Partido Farc no descarta otras medidas para protegerlo.