Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/1/1999 12:00:00 AM

JUEGO DE PODERES

En medio de múltiples presiones políticas el Consejo Nacional Electoral define esta semana <BR>quién será el nuevo registrador.

JUEGO DE PODERES JUEGO DE PODERES
El martes y miercoles de la semana pasada se reunieron los nueve magistrados del Consejo
Nacional Electoral con el fin de elegir al nuevo registrador nacional del estado civil en reemplazo de Jaime
Calderón Brugés. Después de extenuantes deliberaciones y acaloradas discusiones los magistrados debieron
levantar las sesiones sin que apareciera humo blanco. La situación en el interior del máximo ente de la
organización electoral en lugar de mejorar, como se pensaba antes de las reuniones, empeoró gracias a que
cada funcionario parecía tener su propio candidato. "Es más fácil poner de acuerdo a 30 micos para una
foto", dijo a SEMANA un funcionario que conoció los pormenores de los encuentros.El Consejo Nacional
Electoral está integrado por nueve magistrados. Cinco liberales, dos conservadores y dos independientes.
El nuevo registrador deberá contar con el respaldo de seis de ellos para ser elegido. Hasta el momento ha
sido imposible que haya acuerdo. Los cinco liberales distribuyen sus afectos entre los ex ministros José
Fernando Bautista y Almabeatriz Rengifo, quienes gozan, además, del respaldo de Juan Manuel Santos y
Horacio Serpa, respectivamente. Los conservadores y los independientes, por su parte, crearon un frente
común para respaldar a dos funcionarios de la propia organización electoral. Se trata de Mariela Hernández de
Domínguez, actual secretaria general de la Registraduría Nacional, y Alfonso Portela Herrán, director nacional
electoral. Hernández de Domínguez es la registradora encargada ante la medida de aseguramiento que
le dictó la Fiscalía General a Calderón Brugés, a quien sindica de enriquecimiento ilícito. Por esa razón el
funcionario se encuentra suspendido de su cargo hasta tanto se aclare su situación jurídica. Calderón, a su
vez, había reemplazado a Orlando Abello, quien fue destituido por el propio Consejo Nacional Electoral. El
período constitucional de Abello _por obvias razones también el de Calderón_ debía cumplirse en octubre
próximo y por consiguiente quien lo reemplace estará en el cargo de forma interina. Si la Fiscalía General
absuelve de todos los cargos a Calderón éste deberá reintegrarse de inmediato a sus labores. Pero si, por el
contrario, resulta responsable, entonces el nuevo registrador entrará a ejercer sus funciones hasta terminar el
período. En esas condiciones el cargo no parece demasiado halagador, más si se tiene en cuenta que en
los casos de Bautista y Rengifo sus ocupaciones particulares les reportan buenos dividendos.Juego de
interesesMás allá del nombre del nuevo funcionario, sin embargo, lo que ha llamado la atención de la opinión
es el hecho de que nunca antes habían existido tantos aspirantes y tantos padrinos para el cargo de
registrador nacional. El primero que se mostró interesado en el asunto fue Horacio Serpa, quien pocos días
después de su derrota electoral declaró que el nuevo registrador debía pertenecer al Partido Liberal, que
había sido el segundo en votación. "Eso hace que haya más transparencia en el juego democrático", dijo el ex
candidato liberal.Juan Manuel Santos, quien hasta ese momento había tenido varias diferencias con Serpa, se
mostró solidario con su propuesta. Los conservadores, por su parte, empezando por el propio Calderón, no
estuvieron de acuerdo con las declaraciones de los liberales y expresaron su deseo de que su partido siguiera
al frente de la entidad. Mientras los magistrados del Consejo Nacional Electoral se ponen de acuerdo y los
dirigentes de los partidos continúan moviendo sus fichas para imponer a su candidato, no está muy claro cuál
es la real importancia del cargo, más si se tiene en cuenta que el país no está en época electoral y la crisis
fiscal está obligando al gobierno a recortar severamente la nómina oficial. Sin embargo son varias las razones
que hacen que la Registraduría sea un cargo codiciado. Para empezar, es uno de los grandes nominadores
del Estado. Cuenta con 3.600 funcionarios, de los cuales hay por lo menos uno en cada uno de los 1.080
municipios del país, lo que en temporada de elecciones podría ayudar a inclinar la balanza de los aspirantes
a corporaciones públicas. Pero esa no es la única ventaja. A la facultad de nombrar empleados se suma el
hecho de que la entidad tiene un presupuesto del orden de 80.000 millones de pesos, cifra bastante
significativa. Como si ello fuera poco, en estos momentos la entidad debe definir la suerte de dos contratos
multimillonarios. El primero tiene que ver con la instalación de un servidor sistematizado central para la
Registraduría Nacional, cuya adjudicación acaba de ser declarada desierta y que deberá quedar definida antes
de terminar el año. El otro está relacionado con la elaboración de la nueva cédula de ciudadanía, que hace
parte del contrato mediante el cual se le adjudicó a la firma francesa Sagem la modernización de la
Registraduría Nacional del Estado Civil. Este contrato tiene un costo total de 67 millones de dólares. Así las
cosas, no hay duda de que la Registraduría Nacional llena todos los requisitos para convertirse en un buen
fortín político. Esa es la razón que ha llevado a muchos a alertar sobre la escogencia del nuevo registrador.
Hay quienes se muestran partidarios de que el Consejo Electoral escoja de entre los funcionarios de la
organización electoral al sucesor de Calderón Brugés. Se trataría de una persona que conoce la mecánica
interna de la entidad y que no representa a la clase política. La última palabra la tienen los magistrados del
Consejo Nacional Electoral.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com