ÚLTIMA HORA flecha derecha

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/22/2018 5:10:00 PM

La Gata quiere confesar sus secretos

La empresaria del chance y sus hijos piden que los admitan en la JEP. Prometen entregar revelaciones y documentos que estremecerían al país. Pero el tiempo de Enilce López se agota. ¿Qué puede contar?

La Gata quiere contar su verdad en la JEP Enilce López está condenada a 37 años de prisión por asesinato. Uno de sus hijos, el exsenador y exrepresentante Héctor Julio López, está preso en La Picota por parapolítica. El otro, José Julio, está vinculado a un proceso contra las empresas familiares por presunto lavado de activos.

A Enilce del Rosario López Romero la conocen en el bajo mundo –y en las élites– como la Gata. Esta matrona amasó una considerable fortuna con el negocio del juego del chance en la Costa mientras brindaba apoyos soterrados tanto a políticos como a grupos armados. Ahora tiene 65 años de edad, cumple una condena a 37 años de prisión por asesinato y desde hace ocho meses permanece postrada en una cama, agonizante. Según dictámenes de Medicina Legal y de médicos particulares, la Gata padece 27 patologías y por su desnutrición severa depende de la asistencia de varios facultativos día y noche.

Más que su propia libertad, la Gata aspira a ver a sus ‘Gaticos’ –como llaman a sus hijos– fuera de prisión.

Esta semana Enilce López hizo llegar a la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) un memorial para pedir su sometimiento. Supone que le queda poco tiempo de vida y quiere, antes de que se le agote, contar secretos del maridaje de políticos locales y nacionales con grupos paramilitares y con la guerrilla. “Manifiesto desde ya que en mí se configura la calidad de actor directo o indirecto del conflicto armado colombiano como tercero civil por haber participado en este”, dice en el documento. Por medio de sus abogados ha hecho saber que cuenta con bienes y recursos que pueden sumar 1,5 billones de pesos para reparar a las víctimas y, además, que tiene documentos firmados por políticos, los cuales podría aportar para respaldar sus delaciones.

Le recomendamos:  "La Gata va a abrir una caja de Pandora y muchos políticos saldrán salpicados"

En caso de que la JEP la admita como tercera civil, la Gata podría recuperar la libertad, pues ya ha purgado más de cinco años, el término que exige esa jurisdicción para otorgar libertad condicional a exguerrilleros y miembros de la fuerza pública sometidos a ella. Aunque la ley no habla de gabelas para terceros, la Gata apuesta porque vía interpretación, ese favorecimiento también abarque a los civiles que concurran voluntariamente. “Ella podría abrir una caja de Pandora, mucha gente saldría afectada y ese es el temor. Decimos coloquialmente que en la Costa se va a acabar el Lomotil. Gente que el país identifica como probos e íntegros van a terminar salpicados”, asegura Pablo Bustos, abogado de la Red de Veedurías que está facilitando la concurrencia de López ante la JEP. Y no solo de ella.

Junto a la Gata también están pidiendo pista sus tres hijos. El exsenador y exrepresentante Héctor Julio López, preso en La Picota por parapolítica y con varios expedientes ante la Corte Suprema de Justicia, y José Julio, un joven anónimo para la opinión pública, pero vinculado a un proceso contra las empresas familiares por presunto lavado de activos. Así mismo, Jorge Luis Alfonso López, el exalcalde de Magangué, envuelto en el crimen de un hombre de origen turco llamado Yamil Khaser Alí, asesinado en 2004. La familia López, con la Gata a la cabeza, dice que en conjunto pueden hacer un relato global que revele los nexos entre la financiación de grupos irregulares con la clase política. Más que su propia libertad, la Gata aspira a ver a sus ‘Gaticos’ –como llaman a sus hijos– fuera de prisión.

La matrona también está dispuesta a contar episodios secretos sobre corrupción en la Justicia. Enilce López, cuyos prontuarios judiciales comenzaron hace décadas, logró maniobrar por mucho tiempo gracias a contactos con juzgados y tribunales. López incluso está dispuesta a entregar nombres de personajes que le habrían ofrecido resolver de fondo sus procesos penales a cambio de una tajada de su fortuna. La JEP determinará si todo ello es relevante en su misión de esclarecer las peores páginas del conflicto y, en este caso, si le otorga beneficios al clan López.

EDICIÓN 1997

PORTADA

Terremoto político: el proceso contra Álvaro Uribe sacude al país

¿Qué sigue para Álvaro Uribe, para el Gobierno y para el país después de la medida de aseguramiento dictada por la Corte Suprema de Justicia? Esa decisión marca un antes y un después en la historia de Colombia.

03

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1997

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.
paywall