Tendencias

Home

Nación

Artículo

Antanas Mockus fue elegido en 2018 con más de medio millón de votos. - Foto: León Darío Peláez

confidencial

La reflexión que hace Antanas Mockus el 20 de julio

Para el segundo senador más votado del país, y quien hace poco recuperó su curul, la educación y la paz deben ser las prioridades del Congreso. "Soy un senador en formación", asegura.

El senador Antanas Mockus sacó una votación arrasadora, y aunque aún tiene una decisión pendiente del Consejo de Estado sobre su permanencia en el Senado, el inicio de una nueva legislatura lo pone optimista. Sobre todo, porque cree y espera, poder ser senador hasta el final de este cuatrenio. 

Ver: En video María Jimena Duzán lee su columna A Mockus se le respeta

SEMANA le pidió que hiciera una reflexión sobre el período legislativo que comienza y estas fueron sus palabras acerca de cuál debe ser la agenda legislativa y sobre cómo se ve él mismo ejerciendo de senador:

"La agenda legislativa debe asumir el enfoque de acupuntura cultural. Establecer qué puntos críticos hay que tocar para generar grandes transformaciones culturales y sociales que sanen y generen bienestar.

Hemos planteado que las leyes no solo se deben expedir y publicar. Las leyes se deben explicar comprender, interiorizar y cumplir. Si hay reparos o críticas, bienvenidos los argumentos. Esta debe ser una prioridad de la agenda legislativa.

El siguiente punto importante es la paz. Tenemos el reto de traducir y hacer reales una serie de retos que nos dejó el acuerdo realizado en La Habana y firmado en el Teatro Colón. Tenemos la oportunidad de disminuir la concentración de la tierra, desarrollar la distinción de cultivos de uso ilícito, fortalecer los programas de desarrollo con enfoque territorial y, la prioridad para mi, generar un proceso pedagógico alrededor de la paz territorial y de la importancia de hacer política sin armas.

Por último, la segunda causa de muerte del país son las muertes por accidente de tránsito. Debemos en nuestra acción legislativa promover acciones y normas que cuiden la vida. La mayoría de estas muertes son evitables y dependen de nuestras actitudes y comportamientos.

Estar en el Congreso ha sido una oportunidad enorme para promover reflexiones pedagógicas e intensificar el enfoque de cultura ciudadana en términos públicos.

Soy un "senador en formación" y eso ha permitido que aprenda cosas impredecibles y comparta experiencias innovadoras y cuyo saldo pedagógico ha sido enorme: el ejercicio de la confianza con Uribe y Castilla fue eso: asumir el Congreso como un espacio pedagógico para decir claramente, por más separados que estemos puede haber confianza entre dos posiciones políticas antagónicas. Quería generar confianza alrededor de los acuerdos de La Habana, esa tarea aún está pendiente.

Me sueño un gran debate nacional y territorial al rededor de la pertinencia de la educación y sus grandes retos. Construír a varias manos un proyecto educativo que construya ciudadanía, que fomente la discusión racional y la empatía. Una educación que no excluya los territorios más alejados ni a las personas de menor estrato. Una calidad admirable para todas la personas y cuya deserción disminuya. Una educación que haga de la democracia una obra de arte".