justicia

Al exfiscal Gustavo Moreno se le complica el futuro judicial en Miami

El extraditado exjefe anticorrupción Gustavo Moreno esperaba que le impusieran una pena de entre 12 y 17 meses de cárcel en Florida, pero la Fiscalía gringa solicitó diez años de prisión y lo acusa de un desfalco de un millón de dólares


Gustavo Moreno, el excoordinador de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía, quien fue extraditado a Estados Unidos, esperaba terminar el año con el panorama judicial claro. Para esta semana estaba programada la audiencia en la que el tribunal federal de Miami leería la sentencia en su contra por “lavado de activos” en relación a 10.000 dólares. Moreno se declaró culpable y su defensa, de acuerdo a la suma en cuestión, calculaba que el exfuncionario tendría que purgar máximo 17 meses de cárcel y pagar cerca de 125.000 dólares, unos 400 millones de pesos colombianos. Pero las cosas no resultaron así.

En la audiencia de lectura de sentencia, Lynn Kirkpatrick, fiscal federal del distrito sur de Florida, tomó la palabra y expuso ante la jueza del distrito, Ursula Ungaro, un compendio de nuevas evidencias con base en lo cual solicitó una condena de diez años de cárcel para Gustavo Moreno. La fiscalía de Estados Unidos argumentó que Moreno estaba también incurso en otros hechos de corrupción con fines de lavado de dinero por un monto cercano al millón de dólares.

La intervención de la fiscal Kirkpatrick sorprendió a toda la audiencia pues, como se sabe, Moreno fue extraditado luego de que la DEA documentó una escena en la que recibió 10.000 dólares de manos del exgobernador Alejandro Lyons como pago de una coima. El pago tuvo lugar, en junio de 2017, en un baño del Dolphin Mall de Miami. Lo que no sabía Moreno es que Lyons estaba cableado y atendiendo el libreto que le dio la DEA.

Cuando Moreno fue al aeropuerto para regresar a Colombia, agentes encontraron que tenía en su poder algunos de los billetes marcados, sin embargo, tras registrar esto le permitieron continuar. Su captura se dio días después en Bogotá, cuando Estados Unidos remitió las pruebas. Y su extradición tuvo lugar el pasado 17 de mayo, luego de que Moreno testificó ante la justicia de Colombia revelando los intríngulis del llamado cartel de la toga. Tan pronto estuvo ante juez estadounidense, el exfiscal Moreno, con miras a saldar cuentas con ese país, aceptó el cargo de lavado de activos por el conocido monto de los 10.000 dólares. Sin embargo, ahora la Fiscalía de ese país sostiene que sus líos son mayúsculos.

La Fiscalía gringa argumentó su postura apoyada en un informe que le remitió la oficina de Asuntos Internacionales de la Fiscalía General de Colombia el pasado 3 de diciembre. Se trata de un documento de siete páginas en el que se hace una relación de los casos de extinción de dominio en los que está implicado el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons. El inventario es amplio y corresponde a los procesos en los que figura el nombre de Lyons y que cursan en dos dependencias del búnker: la Unidad Delegada para Finanzas Criminales y la Unidad Delegada ante la  Corte Suprema de Justicia. SEMANA tuvo acceso al documento (ver abajo), el cual llama la atención porque en este no aparece nunca el nombre de Luis Gustavo Moreno.

Sin embargo, la Fiscalía de Estados Unidos sostuvo, con base en esa información, que Moreno estaba implicado en esos actos de corrupción y concretamente expuso con detalle el asunto referido a la “rehabilitación del coliseo Miguel Happy Lora del municipio de Montería”, un negocio que data de 2012 y tasado en 12.673 millones de pesos. El abogado de Moreno en Estados Unidos, David Weinstein, alegó que la fiscalía de ese país estaba confundiendo asuntos y que el procesado nada tenía que ver en el amplio prontuario de corrupción que tienen Lyons en Colombia. Ante esto la juez federal ordenó la comparecencia del exgobernador y colaborador de la DEA. Esa diligencia debía darse este martes. Pero también allí hubo sorpresas.

Lyons acudió al estrado pero finalmente no declaró. La audiencia se caldeó y los abogados, de lado y lado, se alteraron. Hubo una discusión que llevó a que la Fiscalía retirara al testigo Lyons antes de que Moreno lo pudiera interrogar. Asistentes a la diligencia aseguran que el cara a cara entre Lyons y Moreno definitivamente no tendrá lugar por determinación de la jueza. “La Fiscalía de los EE.UU. quiere hacer parecer a Gustavo Moreno como copartícipe de los delitos de Lyons en Córdoba. Hoy se explicó que ello no es cierto, y que el caso solo está sustentado en la recepción de los dólares embalados por la DEA” le dijo a SEMANA un jurista cercano al caso.

En la frustrada audiencia de este martes la defensa de Moreno entregó al tribunal un compendio de documentos que evidencia que la captura, extradición y los procesos del exfiscal en Estados Unidos y Colombia se fundaron solo en el recibimiento de los 10.000 dólares. Finalmente la jueza Ungaro citó a las partes para el próximo 2 de enero. Ese día, si nada extraordinario se presenta, Gustavo Moreno conocerá la sentencia que le impondrá la justicia de Estados Unidos.

Dec 6 Letter Re Lyons Payments by Semana on Scribd