Home

Nación

Artículo

Javier Niño Pérez, Director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior
Javier Niño Pérez, director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior. - Foto: Twitter @UnionEuropeaRD

entrevista

“La transición energética no puede plantearse ni ejecutarse de un plumazo”: Javier Niño de la Unión Europea

SEMANA conversó con el director para Las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior de la Unión Europea, quien se refirió, entre otros temas, al propósito del Gobierno de suspender la exploración de petróleo, y a las negociaciones de paz con el ELN.

SEMANA: ¿Qué lectura hace la Unión Europea de la política medioambiental del presidente Petro, tras su intervención en la cumbre de Egipto?

Javier Niño: La Unión Europea acoge con satisfacción los mensajes del presidente Petro cuando pide, como lo hizo en Egipto, que se elimine gradualmente el consumo de petróleo y carbón y que se produzca una profunda transformación económica para superar la crisis climática. Valoramos la propuesta del Presidente Petro de crear un fondo para salvar la selva amazónica, que muestra un firme compromiso con el multilateralismo. Tanto el anterior gobierno de Colombia como el actual han hecho grandes anuncios en escenarios multilaterales sobre la voluntad del país por impulsar a nivel global iniciativas que nos permitan luchar por la conservación de la biodiversidad y en contra del problema común del cambio climático.

Pero también es claro para el bloque europeo que la transición no puede plantearse ni ejecutarse de un plumazo, especialmente ante la eventualidad de una recesión económica mundial, que muchos expertos consideran como inminente.

SEMANA: Con la inflación y el dólar disparados, con mensajes un poco confusos para los inversionistas extranjeros en términos de la decisión del Gobierno de no depender más del petróleo y el gas, ¿qué tanto les preocupa esta decisión del presidente Gustavo Petro?

Javier Niño: Son tiempos difíciles para la economía global, no únicamente para Colombia. Tras los desequilibrios globales causados por la pandemia del Covid-19 y ahora la agresión rusa contra Ucrania, cada país está tomando las decisiones económicas y monetarias que considera más apropiadas para su recuperación y su desarrollo económico, y esto incluye las prioridades medioambientales.

Depende de Colombia definir cómo hacer esa transición hacia una economía más sostenible, una meta alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El objetivo de depender menos de los hidrocarburos es loable y debe lograrse de manera planificada, ofreciendo alternativas de inversión que pongan cada vez más a Colombia en el radar de las inversiones sostenibles y las finanzas verdes.

Por otro lado, la Unión Europea reitera su respaldo a la propuesta del Gobierno colombiano de sentarse a negociar con todos los grupos al margen de la ley.

Javier Niño Pérez, Director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior
Javier Niño Pérez, Director para las Américas del Servicio Europeo de Acción Exterior - Foto: Fundación Carolina

SEMANA: ¿Cómo observa la Unión Europea esa decisión?

J.N.: La Unión Europea tiene un compromiso de largo plazo con la construcción de paz en Colombia. Desde hace más de 20 años apoyamos a los gobiernos sucesivos y a la sociedad civil con proyectos de cooperación que buscan superar las causas profundas de la violencia en el país. Esto incluye un fuerte apoyo a la implementación del Acuerdo de Paz de 2016. Todo esto para decir que la Unión Europea ve con buenos ojos todos los esfuerzos ideados por Colombia para alcanzar una paz completa y duradera.

La política de paz total del presidente Petro es una propuesta ambiciosa, que nos parece adecuada para afrontar una situación de fragmentación creciente de la violencia en el país. Hemos reiterado al Gobierno nuestra voluntad de apoyarla, así como la reanudación de las negociaciones con el ELN.

SEMANA: Parte de esa propuesta es volver a negociar con exjefes de las Farc que incumplieron el acuerdo de paz y delinquen de nuevo, como Iván Márquez. ¿Qué tanto le preocupa a la Unión Europea que se negocie con personas que incumplieron lo pactado y qué tanto le preocupa que el régimen de Nicolás Maduro sea garante de diálogos con el ELN?

J.N.: Las dos preguntas se refieren a situaciones muy complejas. El Acuerdo de Paz ha sido exitoso en muchos aspectos. Es desafiante que haya disidencias de la desmovilizada guerrilla de las Farc que ejerzan violencia en contra de la ciudadanía colombiana, reclutando otra vez a jóvenes. También es una lástima que no se haya resuelto un conflicto armado de décadas con una guerrilla como el ELN, así como es lamentable la crisis política, económica y social por la que atraviesa Venezuela, que ha forzado a más de siete millones de venezolanos a migrar fuera de su propio país.

Sin embargo, en todos estos casos solo hay dos alternativas: dialogar, o no dialogar. Nosotros creemos en el diálogo, como una forma para encontrar salidas realistas a estos problemas. Creemos que sería peor no hacerlo. Venimos apoyando desde hace tiempo una salida política para la crisis en Venezuela, y el involucramiento de este país en la búsqueda de una negociación para acabar la guerra con el ELN es también una señal positiva.

Niño también se refirió a la consolidación de los movimientos de izquierda en el continente, tras las victorias de Gustavo Petro, en Colombia, y de Lula Da Silva en Brasil.

SEMANA: Gran parte de Latinoamérica está gobernada hoy por movimientos y partidos de izquierda, y con la llegada al poder de Gustavo Petro, Colombia entró en esa corriente. ¿Qué lectura hace de ese fenómeno, en términos de las relaciones de nuestro país con el vecindario y con la Unión Europea?

J.N.: Lo normal en una democracia es la alternancia. El contrapeso entre visiones distintas, en el marco del respeto de la libertad de disentir, es lo que permite a las sociedades democráticas ir adelante. Desde que se respete el estado de derecho, las instituciones democráticas y los derechos humanos, que son valores en general compartidos a lado y lado del Atlántico, los cambios de color político y los debates democráticos son bienvenidos y hasta indispensables.

Precisamente, el fortalecimiento de las relaciones entre la Unión Europea y América Latina es una prioridad que se ha fijado el Alto Representante Josep Borrell. Celebramos el mes pasado en Buenos Aires una cumbre ministerial entre la Unión Europea y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac). Abordamos 2023 con grandes ambiciones para la relación entre nuestros dos continentes, con la perspectiva de una cumbre a nivel de jefes de Gobierno y de Estado donde se entablarán propuestas concretas para reforzar nuestra cooperación.

Por otro lado, reiteró que, tras el conato de crisis desatado por la muerte de dos personas en Polonia por cuenta de un ataque ruso, la Unión Europea no permitirá más agresiones por parte del Gobierno de Vladimir Putin

SEMANA: ¿Cuál es la posición de la UE luego del incidente reciente en Polonia?

J.N.: La Unión Europea apoya plenamente la investigación que está llevando a cabo Polonia para determinar los hechos sobre el terreno a propósito del incidente del 15 de noviembre, y seguirá en contacto estrecho con sus socios, incluida la Otan, por lo que respecta a los próximos pasos.

Este trágico incidente fue una consecuencia de otra intensa oleada de ataques con misiles por parte de Rusia contra ciudades ucranianas, dirigidos contra su población e infraestructuras civiles. Estos ataques constituyen una violación grave del derecho internacional.

SEMANA: ¿Si hay otro incidente de esas mismas características o similares se considera la posibilidad de activar el protocolo para defensa efectiva? ¿Cómo y en qué condiciones se activaría?

J.N.: Lo sucedido en Przewodów sigue bajo investigación y no hay indicación por ahora de que fuera un ataque intencional en contra de Polonia. Polonia se encuentra en consultas intensas con los demás aliados de la Otan para establecer los hechos.

Como Unión Europea, seguiremos denunciando a Rusia por la guerra no provocada e injustificada que está librando en contra de Ucrania y su constante manipulación de la información. Mantendremos nuestro firme respaldo a la independencia, la soberanía y la integridad territorial de Ucrania, así como a su derecho, consagrado en la Carta de las Naciones Unidas, a la legítima defensa contra la agresión rusa. Ucrania puede contar con nuestro total apoyo político, militar, humanitario y económico, durante todo el tiempo que sea necesario. Seguiremos aumentando la presión sobre Rusia, sobre todo mediante medidas restrictivas, para que ponga fin a esta guerra y se retire del territorio de Ucrania.

Finalmente, destacó la ayuda de Colombia en el desafío que enfrentan varios países europeos, por cuenta de la llegada a sus territorios de millones de ucranianos tras la ofensiva militar rusa.

SEMANA: Colombia ha sido aliado clave en el manejo de la crisis migratoria que se produce por la guerra en Ucrania. ¿Cómo ha sido ese apoyo?

J.N.: La Unión Europea reconoce en Colombia un gran ejemplo para el mundo en el manejo de estas situaciones. La política de recepción de Colombia ante la grave crisis migratoria de Venezuela es un ejemplo valioso. Por ello, como Unión Europea llevamos ya varios años apoyando al país a través de nuestros recursos humanitarios y de cooperación. El énfasis puesto por Colombia tanto en los migrantes como en las comunidades que los acogen es una experiencia exitosa, que ahora ponemos en práctica con la ciudadanía europea que recibe a los más de cuatro millones de refugiados ucranianos que huyen de la agresión rusa.

Desde el inicio de la crisis migratoria ucraniana, el Gobierno de Colombia ha puesto a disposición de la Unión Europea su experticia y aprendizajes en el tema. Frecuentemente tenemos visitas de funcionarios colombianos involucrados en temas migratorios y de manejo de fronteras en países europeos.