Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/23/2004 12:00:00 AM

"La vida del presidente Uribe estuvo en peligro"

El jefe de seguridad aérea de la Aerocivil, capitán Carlos Ortega, renunció a su cargo y dijo que por error de un controlador aéreo el avión presidencial estuvo cerca de estrellarse en el aire.

Si hay alguien en el país que sea un experto en seguridad aérea es Carlos Ortega, un piloto de profesión con 24 años de experiencia en Avianca. Antes de ingresar a la Aeronáutica Civil, en 1999, fue además jefe de seguridad de la Asociación de Pilotos (Acdac), a la que le dedicó la mayor parte de su vida.

En los dos últimos años ha tenido la responsabilidad, como jefe de seguridad de la Aerocivil, de garantizarle a cada colombiano un viaje seguro de cualquier punto a otro en el territorio nacional. El jueves pasado renunció a su cargo y habló con SEMANA porque considera un deber advertir el peligro latente de un accidente aéreo en Colombia en cualquier momento.



SEMANA: ¿Qué tan grave es la situación de la seguridad aérea en el país?

Carlos Ortega: Muy grave. Sólo le cuento un caso para que mire la seriedad de la situación. Hay un informe oficial del 29 de octubre del año pasado que detalla cómo a las 4:50 de la tarde un controlador aéreo hizo decolar a un avión ejecutivo hacia el oriente y por cuestiones de seguridad hizo decolar al mismo tiempo al avión presidencial al occidente. A ambos les dijo que reportaran 'Techo', que es un radio faro ubicado más o menos por Soacha. Cuando el piloto del ejecutivo vio el avión presidencial, lo tenía de frente, a sólo dos millas de distancia y le tocó esquivarlo. El controlador aéreo se enteró del error tan grave que había cometido tres días después, cuando se conoció el reporte.

SEMANA: Sin embargo, el director de la Aerocivil Juan Carlos Vélez sostiene que esto no es cierto.

C.O.: Por favor, todo encuentro de dos aeronaves por debajo de tres millas es considerado un incidente. Y estuvieron a dos millas de distancia el uno del otro, con rumbos encontrados. Quien conozca de aviación sabe que estoy diciendo la verdad.

SEMANA: Pero cómo puede suceder esto.

C.O.: Claro que suceden. Por ejemplo en 2001 se presentaron 101 incidentes de tránsito aéreo, de los cuales 61 de ellos fueron considerados de alto riesgo de colisión. En 2002 se registraron 74 y el año pasado, 90 incidentes. Y en los cuatro primeros meses de este año se han reportado 26, de los cuales 13 han sido considerados de alto riesgo de colisión. Las cifras son aterradoras.

SEMANA: Pero el director de la Aerocivil sostiene que no hay riesgo de accidente aéreo actualmente en Colombia y que eso lo certifica la FAA (Administración Federal de Aviación de Estados Unidos) y la Oaci, o sea la Organización de Aviación Civil Internacional.

C.O.: Lo que no sabe el director de la Aerocivil es que en esas certificaciones no está incluido nada de controladores de vuelo. Únicamente, licencias, vigilancia y control de empresas, pilotos y aeronaves. Si él fuera realmente un técnico tendría que saber que aquí no estamos hablando de que las aeronaves son inseguras o que los pilotos estén mal entrenados, que es realmente por lo que nos certifican la FAA y la Oaci. El problema es diferente. Estamos hablando de controladores aéreos y del alto porcentaje de errores que ellos están cometiendo.

SEMANA: ¿Y esto por qué sucede?

C.O.: Por varias razones. Yo soy un hombre técnico y el director de la Aerocivil, Juan Carlos Vélez, es ciento por ciento político y así se está manejando la entidad. Llevo dos años solicitándole en todos los tonos que hay que preparar mejor a los 519 controladores que tiene la entidad, que la vida humana no puede estar expuesta a diario por un capricho político, pero ha sido imposible. Necesitamos unos buenos inspectores que estén detrás de ellos, que los supervisen y vigilen. Yo traté de conformar un grupo de 15 controladores retirados, muy respetados dentro del gremio, para que efectuaran este control y llevar a cabo una capacitación intensiva y una muy estricta evaluación de los controladores.

SEMANA: ¿Y qué pasó con su petición?

C.O.: El argumento del director era que no había presupuesto. Yo eso jamás lo entendí. Mi responsabilidad es hacerles seguimiento a 3.500 pilotos, a 123 empresas aéreas, 85 talleres aeronáuticos, 14 centros de instrucción, 1.200 aeronaves y en especial a los controladores aéreos. Está bien hablar de austeridad y yo sé que esa es una política del gobierno, sin embargo no puedo concebir la austeridad en la seguridad aérea, donde están expuestas las vidas de miles y miles de seres humanos. De pronto puede sonar exagerado y alarmista pero no es así. Yo le tenía que decir a alguien la verdad de lo que sucede en la Aerocivil.

SEMANA: ¿Usted le pasó un informe por escrito al director advirtiéndole el grave riesgo?

C.O.: Claro que sí. Y por eso considero una falta de respeto que no puedo tolerar de ninguna manera, que mi informe no haya sido siquiera leído por el doctor Vélez. Lo considero una ofensa hacia mí, hacia Colombia y hacia la aviación civil en general. Yo les dije unas 10 veces en los comités directivos lo que estaba sucediendo hasta que me cansé de luchar contra la corriente.

SEMANA: ¿Y por eso renuncia?

C.O.: Yo no puedo continuar así en esta administración y así se lo hice saber al Ministro de Transporte.

SEMANA: ¿O sea que antes de tomar esta decisión usted se reunió con él?

C.O.: Sí. Con el Ministro y con el doctor José Obdulio Gaviria, asesor directo del presidente Uribe. Ellos tienen conocimiento de todo lo que ocurre en la Aerocivil. Tenía que recurrir a una instancia superior para ser escuchado, y evitar muchos accidentes aéreos que se pueden presentar por incompetencia de algunos controladores de vuelo.

SEMANA: ¿Y es que algo más grave está ocurriendo en la Aeronáutica?

C.O.: Claro que sí. Hay un estudio de diciembre pasado que tiene Medicina de Aviación en el cual se escogió al azar a un grupo de controladores para hacerles pruebas de alcohol y drogas. A algunos se les encontró alcohol, a otros droga y al supervisor de turno del grupo de controladores le encontraron alcohol y droga. Y a otros se les ha comprobado estar involucrados en actividades ilícitas. Se han detectado igualmente casos de sobornos para comprar licencias o violar los reglamentos. Desde hace un mes, una abogada de la Aerocivil está detenida en la cárcel El Buen Pastor porque le pidió dinero a una compañía para que no la multaran por exceso de pasajeros. Existe una grabación en la que pedía plata por debajo de cuerda. O el caso de un accidente que hubo en Turbo en el que se mataron cuatro personas. El plan de vuelo no estaba autorizado y los pilotos no tenían licencia para volar este tipo de avión.

SEMANA: Todo esto que está contando es un escándalo.

C.O.: Lo hago por el bien de la Aerocivil. Son muchas cosas graves las que están sucediendo y yo creo que el presidente Uribe no las conoce. Ojalá que mi renuncia sirva para que se cree una cultura administrativa y no se nombre a un político en la dirección de la Aeronáutica. Son muchos errores humanos que están registrados y yo no puedo cometer otro quedándome en este puesto. Mi interés no es un sueldo o una posición. Mi interés es la seguridad aérea. Eso es dignidad. Y no me alcanzarían los años para mirar a mis hijos a los ojos si permitiera que sucediera un accidente y no haber puesto la voz de alerta.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.