Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/17/1990 12:00:00 AM

LAS GRABACIONES DE INTERVIU

Revista española revela conversación de Pablo Escobar con su fallecido primo Gustavo Gaviria, en la cual da la orden de guerra.

LAS GRABACIONES DE INTERVIU LAS GRABACIONES DE INTERVIU
La revista española Interviú publica en su último número el contenido de varias conversaciones sostenidas por Pablo Escobar Gaviria con algunos de sus hombres de confianza. Por considerarla pertinente, ante la grave situación por la que atraviesa el país, SEMANA reproduce una conversación de Escobar con su primo Gustavo Gaviria, realizada, según la revista, poco tiempo antes de que la Fuerza Elite de la Policía lo diera de baja en un operativo en Medellín.
PABLO ESCOBAR. -Ah, listo hermano, hay que trabajar, hay que trabajar, y acuérdese que cualquier cosa que nos llegue ahora es con el nuevo precio.
Entreguemos sobre quince, sobre la base de quince porque eso va pa arriba... (se refiere a quince mil dólares el kilo de cocaína vendida por ellos).
GUSTAVO CAVIRIA. -Correcto, correcto...
PE. -Yo creo que eso tiene que ir ahora para arriba...
GG. -No, yo estoy trabajando, pero no he podido encontrar a nadie porque todos están escondidos...
PE. ¡Ah!, no, llave pero ahí va atendiendo de a uno o de a dos. Y sé que lo de Porcelana, con buena comunicacioncita, se puede, porque la gente está formalísima por allá, muy formal: no están atropellando, están de buena tónica.

GG. -¡Ah!, bueno, bueno, listo, listo...
PE. -Y de todas maneras, hay muy buenas comunicaciones y no hay problema...
GG. -¡Ah!, bueno, entonces yo estoy en el mismo sitio, por si de pronto me necesita.
PE. Correcto, perfecto. Yo me salí, no por problemas, sino porque usted sabe, hermano, que hay que salir a hablar con la gente por allá. Para hablar con toda la gente de todo el país; para hablar con los de todos los lados, para que empiecen a darles a los oligarcas y a quemarles las casas a los ricos. Es que es muy fácil, porque una casa de un rico no tiene sino un celador y entra uno, y con tres galones de gasolina... y con eso nos cagamos en ellos y los ponemos a llorar y a pedir cacao.
GG. -Correcto, correcto...
PE. -Y a darle a los hijos de los políticos y a los políticos, y a los periodistas y a todo el que se atraviese.
GG. -Correcto.
PE. -Usted sabe hermano, que esa es la única forma. Este país está pidiendo paz y todos los días hay más gente pidiendo paz. Entonces hay que presionar mucho más duro. Porque es que lo que están creyendo es que nos acabaron, que quitándonos las fincas nos van a acabar, ¿me está copiando?
GG. -Sí, le copio, sí...

PE. -Ahí les mandé decir que es imposible que nos acaben, porque
nosotros nos vamos a meter en el monte; que desde el monte los vamos a mandar levantar a todos; que aquí hay mucha gente con ganas de plata, y que mientras la coca está bien, que ellos no nos pueden acabar, porque la coca y los dólares están abundando; que eso no tiene cómo, pues, si no es conversando.
GG. -Sí, es que eso tiene que ser así...
PE. -Listo, hermano; entonces, esté tranquilo, lo importante es que se cuiden. Y que no dejemos de camellar y que cualquier cosa que llegue, póngale la base del quince.
GG. -Yo pienso camellar el doble ahora.
PE. -Después de que yo esté confiado en que usted está en eso, hermano, esté tranquilo que yo le aseguro que no me aguantan veinte días el envión.
GG. -Correcto, yo voy a camellar doble ahora, doble...
PE. -Todos unidos vamos a trabajar.
Van a llorar, van a llorar cuando vean lo que se les vino encima.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.