Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/1990 12:00:00 AM

LAS PRIMERAS SEÑALES

Un casete con las voces de Diana Turbay y Azucena Liévano, unas aclaraciones del ministro de Justicia y un comunicado de "Los Notables" fueron las jugadas de la semana en el ajedrez de los secuestros.

LAS PRIMERAS SEÑALES LAS PRIMERAS SEÑALES
Poco a poco se van confirmando lodas las especulaciones que se han hecho en las últimas semanas sobre los secuestros de periodistas. La semana pasada, el expresidente Julio César Turbay Ayala recibió un casete con minuto y medio de grabación que constituye la primera prueba de su pervivencia del grupo de Hoy por Hoy. La primera persona que se escucha es Diana Turbay quien, con voz entrecortada, afirma que está bien de salud, que el grupo que la acompañaba está con ella y pide que rueguen al Divino Niño para que todo salga bien. Luego dice que va a pasar a Azucena Liévano, cuya voz se oye entonces en el casete. La jefe de redacción del Noticiero Criptón reitera que todos se encuentran bien y, ha ciendo referencia a una frase del presidente Gaviria en la entrega de premios Simón Bolívar, afirma que "queremos pronto regresar a las cuartillas ".

Fuera de este corto y lacónico mensaje, no se dice nada más. Ni quien los tiene, ni por qué los tienen, ni qué pretenden. Tampoco hay referencia alguna a Francisco Santos, cuyo secuestro ha sido asociado por la opinión pública y por las autoridades con los de Diana Turbay y Marina Montoya de Pérez. hermana del ex-secretario general de la Presidencia, Germán Montoya. La falta de información del casete ha hecho pensar a las autoridades que la interpretación que habían hecho de las desapariciones era correcta. En otras palabras, que los secuestros no serán reivindicados, ni se conocerán exigencias concretas. Si, como se piensa, son obra de un sector de "Los Extraditables", éste no estaría interesado encerrarse las puertas a través de ultimatums, sino más bien de abrirlas a través de la presión que ejerce el silencio.

El problema siempre es el mismo. Según el decreto 2047 de no extradición y reducción de penas para quien se entregue a las autoridades, la persona que cometa un delito posterior a la expedición del decreto, pierde automáticamente los efectos favorables del mismo. Esto significaría que las personas responsables de la retención, de ser identificadas, serían excluidas de cual quier beneficio contemplado en esa reciente norma y, obviamente, de la no extradición. Esto vuelve la situación muy delicada para todo el mundo, pues presumiblemente tanto el gobiemo como "Los Extraditables" prefieren una solución pacífica a una guerra abierta. Y los dos se sienten en una situación comprabale a la de Irak y los Estados Unidos en la actualidad, donde la confrontación está planteada, pero las dos partes saben que el primer balazo plantea una situación en la que todos saben dónde se empieza, pero nadie sabe dónde se termina, como ha dicho el propio Saddam Hussein. Por estas razones, la semana pasada, casi nadie utiliza la palabra secuestro, sino retención, y todo el mundo hablaba y actuaba como un gato caminando por entre cristales.

La razón por la cual se ha tenido tanto cuidado, es porque no se descarta la posibilidad de que las personas que tengan retenido al grupo de periodistas estén en una posición no suicida de exigencias inaceptables, sino en una posición moderada que todavía pueda en contrar un desenlace pacífico dentro del marco institucional. Concretamente, si lo que se busca es clarificar la reglas del juego planteadas en el decreto 2047, la cosa podría tener salida. Si lo que se busca es cambiarlas, probablemente no.
Tal vez anticipando ésto, el Presidente de la República y el ministro de Justicia se adelantaron y anunciaron que serían "amplios para introducir los correctivos que aseguren la eficacia y el desarrollo... de la política de ofrecer salidas basadas en la justicia a quienes han estado por fuera de la ley". Invocando una supuesta carta de un narcotraficante interesado en someterse a la ley, siempre y cuando se clarificaran algunos puntos, el sábado pasado el ministro de Justicia dio a conocer una respuesta en la que pretende precisar y clarificar el alcance del decreto. La aclaración del Ministro busca reducir los términos abstractos y jurídicos de la norma a su aplicación práctica. Tal vez lo más importante es que reduce la órbita de aplicación de la extradición. Existía la duda sobre qué pasaba con ésta si, confesados algunos delitos, aparecían otros. Concretamente, define que si bien no habría necesidad de confesar la totalidad de los delitos, los que se confiesen tiene que ser"completicos". En otras palabras, la discrecionalidad de la extradición que el

Presidente anunció se reglamenta en forma más precisa.
Otro evento que fue motivo de grandes titulares fue el comunicado de "Los Notables". El viernes de la semana pasada, los expresidentes Pastrana y López, así como el cardenal Revollo y Diego Montaña hicieron público un documento en el cual asumen que los secuestros no tienen por objeto el lucro económico sino una negociación política. Esta no depende para nada de las víctimas, por lo tanto solicitan "poner término al calvario a que están siendo sometidos los secuestrados y sus familias."

El comunicado es simplemente un llamado de carácter humanitario, pero en el párrafo final se incluyó una frase que ha sido motivo de alguna controversia: "sería a través del intercambio de ideas, sin presiones, como se podría tratar de alcanzar resultados positivos, y, en tal sentido, queremos ofrecer nuestros buenos oficios entre el gobierno y los captores para poner fin a una situación de estancamiento que se traduce estérilmente en dolor para muchos hogares." Esta frase no fue del agrado del presidente Gaviria quien no había sido consultado sobre el comunicado en cuestión, pero cuyo gobiemo quedaba involucrado como dispuesto al diálogo. Rápidamente, el Presidente emitió su propio comunicado y aclaró que se trataba de una iniciativa bien intencionada de terceras personas, pero que no se podía esperar contra prestación alguna por parte de su administración. Las aclaraciones de Gaviria dejaron el comunicado de "Los Notables" como una simple apelación a la buena voluntad de los secuestradores sin implicaciones políticas de ninguna clase.

Todo esto hace pensar que, por el momento, la pelota está en el campo de "Los Extraditables". El gobierno ya dio un paso adicional, aclarando los alcances de la aplicación del decreto 2047, especialmente en el punto candente de la extradición, que parece ser el aspecto sobre el cual "Los Extraditables" tenían los mayores interrogantes. Si el temor era que les fueran a poner conejo, la actitud del gobierno demuestra que está dispuesto a jugar limpio.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.