Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/8/1997 12:00:00 AM

LIO POR UNA BURBUJA

La entrega en comodato a los militares de una camioneta, desató una agria disputa en la alta oficialidad de la I División del Ejército en Santa Marta.

LIO POR UNA BURBUJA LIO POR UNA BURBUJA
El pasado 3 de octubre el comandante del Ejército, general Mario Hugo Galán, terció en una disputa que por más de cinco meses sostuvieron un mayor de esa institución y la alta oficialidad de la I División del Ejército con sede en Santa Marta. Por medio del oficio 14.350 de ese día, Galán determinó que pudieron existir al menos dos hechos irregulares en la manera como la I División recibió en comodato una camioneta Toyota tipo burbuja con placas venezolanas, entregada al parecer por la Alcaldía de Barrancas, La Guajira, para que los militares adelantaran labores de inteligencia en la región. Según el alto oficial existen normas claras que indican que quien debió recibir el automotor era el director de Ingenieros del Ejército y no esa guarnición en forma directa. Igualmente, el comandante del Ejército indicó que el señor Venancio Cotes Iguarán, quien apareció registrado como propietario de la camioneta, no entregó los documentos que lo acreditaban como tal. Ante estos dos hechos el general Galán ordenó que de manera inmediata el comandante de la I División, general Iván Ramírez Quintero, devolviera el automotor. Acto seguido el Ejército archivó las investigaciones por este caso.El tema, sin embargo, siguió vivo por cuenta del mayor del Ejército José del Carmen Sandoval, quien asegura que fue despedido por haber denunciado el caso: "Tuve la desgracia de ser testigo de un ilícito y la osadía de denunciar a un superior y por eso estoy fuera del Ejército", escribió el oficial a los altos mandos castrenses pocas semanas después de ser dado de baja de manera fulminante de esa institución armada.La historia de la camioneta color gris, de placas venezolanas AAK94B, empezó a mediados de mayo de este año cuando el mayor Sandoval _quien se desempeñaba como segundo comandante del Grupo de Caballería Rondón, con sede en Buenavista, La Guajira_ denunció el ingreso irregular de dicha camioneta burbuja a esa base militar. De acuerdo con la versión de Sandoval, en los días siguientes varios oficiales y suboficiales, acompañados por hombres ajenos a esa guarnición, llevaron el vehículo hasta el municipio de Barrancas, donde le cambiaron los sistemas de identificación, así como varias piezas de la carrocería. Terminado el arreglo al automotor le colocaron la placa LIW048, que corresponde a la serie que identifica los vehículos militares en todo el país. De acuerdo con el relato del oficial la camioneta permaneció algunos días en el parqueadero del comandante de esa base, coronel Luis Alberto Barreto, quien poco después la remitió a Santa Marta, al comando de la I División. El episodio pareció terminar ahí porque en la tercera semana de julio pasado el mayor Sandoval fue informado por la Oficina de Personal del Ejército que el 7 de agosto siguiente sería condecorado con la medalla Antonio Nariño por su excelente desempeño en esa guarnición durante 1996. Sin embargo las cosas empezaron a cambiar cuando el 2 de agosto le informaron que sería trasladado a la Dirección de Reclutamiento en Bogotá. Pero tres días después, cuando se presentó a su nuevo cargo, le notificaron que el gobierno había decidido retirarlo del servicio activo. El 11 de agosto el mayor Sandoval reiteró sus denuncias por lo ocurrido con la camioneta y solicitó su reingreso a las filas militares. Pero la investigación interna adelantada por la Inspección del Ejército determinó que, por el contrario, el procedimiento empleado por la I División fue el adecuado y que no se habían presentado irregularidades en el arreglo del vehículo. Aun así, el comandante del Ejército halló algunas inconsistencias y por esa razón ordenó la devolución del automotor. El general Ramírez, comandante de la División, dijo el viernes a SEMANA que "el mayor Sandoval se fue por más de 10 asuntos de peculado. Pero él se agarra de lo de la camioneta para decir que por eso lo botaron". Según el alto oficial, el automotor estaba debidamente censado en La Guajira pero reconoció no saber quién era su dueño. Lo cierto es que la orden de Galán deja zanjado el asunto. La camioneta se devuelve y punto.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.