Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/1/1998 12:00:00 AM

LOS AUTORES MALDITOS

A principios de siglo u n jesuita colombiano escribió un manual de censura en el que condenó a varios de los escritores más grandes de la historia. Apartes del libro, reeditado por Planeta.

LOS AUTORES MALDITOS LOS AUTORES MALDITOS
Si existe un libro arbitrario en la historia de Colombia es el del sacerdote jesuita Pablo Ladrón de Guevara. En 1910, cuando los hogares colombianos todavía seguían al pie de la letra los rígidos preceptos de la Iglesia Católica, Ladrón de Guevara se dio a la tarea de reunir en grueso volumen un índice con más de 2.000 autores nacionales y extranjeros (clasificados por países), con el ánimo de informar a los lectores fieles no sólo de los riesgos morales de aproximarse a determinados autores sino de las consecuencias en relación con la salvación de las almas.
En el texto, que por estos días Planeta publica con el nombre de Novelistas buenos y malos, Ladrón se da el lujo de condenar a la hoguera, en nombre de la Iglesia, a un gran número de autores, la mayoría de los cuales son considerados hoy como grandes clásicos de la literatura universal. A propósito de la reedición de la obra, SEMANA presenta algunos apartes de tan disparatada enciclope-dia de improperios, incluyendo algunos autores que más que buenos o malos han sido sumamente polémicos.

Baroja, Pío
Contemporáneo. No le cuadra el nombre de Pío, sino el de impío, clerófobo, deshonesto.Novelas: El mayorazgo de Labraz. En ella encontramos razón de sobra para los lindos apelativos con que hemos sustituido el suyo, impropio, de Pío. Aquí él, mirándolo todo con los anteojos de su impiedad y clerofobia, ve las cosas al revés, y llama a lo blanco negro y a lo negro blanco.Camino de perfección (pasión mística), muy mala.

Cervantes Saavedra, Miguel de (1547 - 1516)De Alcalá de Henares, llamado El Manco de Lepanto por haber quedado tal en aquella gloriosa jornada de la cristiandad, y conocido en todo el mundo por ser autor del Quijote. Novelas: El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha. De sus excelencias, por todos conocidas, no hay para qué hablemos nosotros, siendo otro nuestro fin. Su cristiandad nadie la pone en duda, si no es alguno como el señor Villegas, que en varios libros se empeña en que bajo su palabra le creamos (él es un incrédulo) que Cervantes en el Quijote no dice lo que dice, sino lo que quiso significar y es a todos completamente desconocido, y aun patente lo contrario, menos al tal señor Villegas. Este señor no sabemos si, cuando era espiritista, vio 50.000 intenciones en Cervantes, el cual, según él, no es católico, aunque tal se declare tantas veces; antes, por el contrario, dice que escribió la tal obra contra la Iglesia Católica, contra los gobiernos católicos, contra curas, frailes y jesuitas.
Y si le salimos al paso con lo del coloquio de los perros, nos responde, con la mayor frescura, que por eso el coloquio fue entre los perros, que son animales irracionales; para darnos a entender Cervantes que cuando alabó tanto a los jesuitas de ser los mejores repúblicos y de que se daban tan buena mano para llevar las almas al cielo, quiso decir que únicamente lo podían conseguir en una república de seres irracionales. Para este señor Villegas todo tiene significación escondida en el Quijote. La Iglesia del siglo XVI está significada por... no nos atrevemos a poner la palabra, que es una infame y necia blasfemia; la doctrina de Nuestro Señor Jesucristo es el bálsamo de Fierabrás, y por este camino va atribuyendo al Manco de Lepanto las Mil y una... necedades.
De nuestra parte, cuanto más estimamos a Cervantes, tanto nos es más sensible vernos obligados a notar en el Quijote y en otras de sus novelas pasajes de mayor o menor peligro para la castidad de los lectores, cuales son los de los capítulos XV, XVI, XVII, XXXIII, XXXIV y XXXV de la primera parte. Hay ediciones para niños y jóvenes, en las cuales se han corregido esos capítulos. Una de las mejores es la de Abeja en Barcelona, en tres volúmenes, en la cual, sin embargo, no se ha juzgado necesario corregir el capitulo XV, que otros corrigen.

Carrasquilla, Tomás
Colombiano, de Antioquia, autor de Frutos de mi tierra. Bogotá 1896. Desearíamos que, poseyendo como posee el señor Carrasquilla, tan excelentes cualidades para escribir bien, se ocupara más de lo genuinamente cristiano, generoso y noble, en que tanto abunda su tierra de Antioquia. No es real únicamente lo ridículo y grotesco, y aunque el señor Carrasquilla habla también en noble, lo destruye, a veces por lo menos, con otras cosas, y quisiera uno ver más definida, fervorosa y elevada su cristiandad sin la menor contradicción. La realidad tiene cuerpo y alma, y claro está que no nos referimos precisamente al alma humana. Una anciana, desdentada, rezando, puede ser tomada por el lado ridículo, pero nos mostraremos ridículos y pequeños si, fijándonos en pequeñeces, dejamos de pintar lo grande de su oración y el perfume del incienso de sus plegarias.

Isaacs, Jorge (1837-1895)Colombiano, del Cauca. Entre sus poesías hay alguna, como La Reina del Campamento, poco edificante.Novela: María. Madrid, 1899. Va en 429 regulares páginas, con un prólogo de Pereda. Antes de dar nuestro juicio, conviene recordar a nuestros lectores lo que ya les tenemos dicho: que nuestro fin es juzgar de la bondad o malicia de las novelas por sus ideas y moralidad. Hay, pues, en la novela María manifestaciones por toda ella francamente cristianas; sus moribundos reciben los Santos Sacramentos; hay oratorio en aquella casa; sus moradores oran ante la Virgen Santísima y el Crucifijo, principalmente en las tribulaciones, y también, agradecidos, al comer. Sin embargo, aunque sea el espíritu cristiano, lleva mezclado, más o menos, el mundano. Tal cual vez el voluptoso, y más aún el sensual. Algunas descripciones de mujeres, aunque no son deshonestas, tampoco mueven a la castidad, y pueden inquietar, si bien ni lo menos honesto llega a describirlo sino con frase más genérica. Es reprensible la morosidad en dar cuenta del baño que a Efraín preparaba María, esparciendo el agua de flores. Pase esto, sin embargo. Lo que no puede pasar es el pasaje de la ida de aquél con Salomé, joven harto ligera, por aquellas soledades del río, con lo demás que allá se cuenta. La sensualidad y peligro aquí nos parece claro, sobrando para los jóvenes lo inquietante y perturbador. Por lo demás, no tenemos dificultad en aquello de los castos y ardorosos diálogos de los amores puros pero desgraciados, que dijo don José María Vergara y Vergara, y en lo de "páginas apasionadas y ardientes de amor a la naturaleza", que dijo otro literato. No tenemos dificultad, decimos, en admitir que todo esto hay en la novela. Averiguar si el asunto es o no esencialmente romántico, como dijo alguno, no entra por ahora tampoco en nuestro fin y plan. Debemos a nuestros lectores esta fidelidad en el juzgar, la cual nos agradecerán más que el sistema de cubrirlo todo con el follaje de indiscretas, falsas y peligrosas alabanzas, sistema que no hemos seguido con los españoles, ni la conciencia nos sufre lo sigamos con ninguno.

Vargas Vila, José María De Colombia, contemporáneo. Sentimos verdaderamente que sea de esta cristiana República este señor, de quien nos vemos precisados a decir que es un impío furibundo, desbocado blasfemo, desvergonzado calumniador, escritor deshonesto, clerófobo, hipócrita pertinazmente empeñado en que le compren por recto, sincero y amante de la verdad; egoísta con pretensiones de filántropo y, finalmente, pedante, estrafalario hasta la locura, alardeando de políglota con impertinentes citas de lenguas extranjeras; inventor de palabras estrambóticas y, en algunas de sus obras, de una puntuación y ortografía en parte propia de perezosos e ignorantes; aunque, en honor de la verdad, él no la usa porque no sepa bien esa parte de la gramática, sino por hacerse singular.

Eça de Queiroz Contemporáneo. Baste decir que se le llama el Zolá portugués, y con mucha razón, por lo que tiene de asquerosamente deshonesto e impío. En la portada de alguna de sus novelas se nos presenta pensando y enseñándonos los puños... de su camisa. No hace falta pensar para escribir las indecencias que escribe, ni ellas se arman bien con la elegancia de su traje y tan aparentes gemelos, pues el que no le vea así fotografiado, sino por el retrato de su alma, que vemos en sus obras, pensará que el tal escritor viste como un barrendero, y peor todavía.

Amicis, Edmundo de Nació en Oneglia este literato en 1846, escritor de novelas, cuentos y viajes principalmente. Aquí y allá, en medio de cosas inofensivas y a veces hasta buenas, tiene malas ideas y no pocas picardías y pasajes libres._Corazón, diario de un niño. La edición castellana es del año 1898, con dedicatoria a los niños españoles. Esta dedicatoria es de 1887. Es chocante que padres católicos den en premio a sus hijos este libro. Lo que hay de moral no es de esa elevada y católicamente práctica capaz de educar a un niño; pero, aunque lo fuera, quedaría destruida por los capítulos de loor incondicional a hombres tan malvados y enemigos de la Iglesia como Mazzini, Cavour y Garibaldi. Dedica también sendos largos panegíricos a Víctor Manuel y a Humberto.

Boccacio, Giovanni (1313 - 1375)
Literato italiano mal nacido en París, hijo de un comerciante, de vida muy deshonesta. Se convirtió a los 50 años, pero hoy, después de más de seis siglos, corren sus cuentos escandalosos llevando almas al pecado y al infierno.
Novelejas: El decamerón. Cuentos muy licenciosos en gran parte. Se supone en ellos que damas y caballeros, huyendo de la peste de Florencia en 1348, retirados, ahuyentan en una casa de campo el hastío y la tristeza contándose tales deshonestos cuentos; lo cual, aunque sólo sea por vía de ficción, hace subir de punto el escándalo. En realidad, parece fueron escritos en Nápoles para solaz (¡oh infamia!) de la reina Juana.
Casanova de Seingalt, Juan Jacobo
Aventurero, que nació en 1725 en Venecia, de padres comediantes, y murió en 1803 en Bohemia. De él se habla en las Cárceles de Europa, por su fuga de una de ellas. Es el hombre más desenfrenado que se puede imaginar.
_Memorias de Casanova. La licencia y deshonestidad por todas ellas no tiene nombre. Va de pecado en pecado, y comete en esa clase cuantos es posible, y con todas las circunstancias más agravantes, siendo en contarlos de lo más indecente. Sus pasiones son una furia, sus deseos insaciables y sobremanera vergonzosos, sin que le detengan las personas, ni los lugares, por sagrados que sean. Están en el Indice de libros prohibidos bajo el título de Memoires éccits par lui meme.-Lances de amor y aventuras en España. Inmoral.
_Biblia del amor (aventuras galantes). Muy inmoral.

Balzac, Honorato de (1799-1850)
De Tours. Novelista muy deshonesto, y en alto grado pernicioso por sus máximas y principios y por los sentimientos que despierta. Bajo el título de La comedia humana , que es como un monumento de todos los vicios, compendió una multitud de novelas, clasificadas en los grupos de Escenas de la vida privada, de la vida de provincia, de la vida parisiense, de la vida política, de la vida militar, de la vida de los campos; Estudios filosóficos, estudios analíticos.
Todas las novelas arriba nombradas fueron condenadas y puestas en el Indice en los años de 1841, 1842 y 1864, añadiendo el Indice después de la última, que prohibía todas las obras del mismo autor: et omnia scripta eiusdem auctoris. Decr. 20 Jun. 1864. En la última edición del Indice en 1904, revisado por Pío X, la prohibición de Balzac está de este modo colectivo: omnes fabuloe amatorioe. Todas las novelas amatorias . Con la particularidad de que cita todos los decretos en que fueron prohibidas bajo sus títulos las antedichas novelas.
En virtud de esta última prohibición quedan también condenadas otras que no se nombraron, aunque estaban comprendidas en la general de 1864, que decía: et onnia scripta eiusdem Pons.

Baudelaire, Carlos (1821-1867)
Poeta muy nocivo, autor del tan pernicioso y malvado libro Las flores del mal (1857). Nació en París y allí también murió en una casa de salud.
Cuentos: Sus Pequeños poemas, en prosa, pueden pasar por cuentos. Pretende que su obra es una reproducción de las costumbres y supersticiones de la Edad Media. Allá van sueños, pesadillas, alucinaciones, paradojas. Es tan extremado, que da en el paroxismo. Supersticiones las había entonces, y las hay ahora; pero la Edad Media no era todo superstición, y no sabemos, ni podemos demostrar, que no aventaje la nuestra a la Edad aquella en superstición y atrocidades cometidas. De los tales poemas o cuentos, El Mal Vidriero y La moneda falsa, revelan en el autor una perversidad profunda. Son 50 piezas entre todas. "Su forma, dice un crítico digno de crédito en este punto, es aplicable a las melanco-lías caprichosas, al spleen alucinado de los neuróticos con felicidad".

Dumas, Alejandro (hijo) Mal nacido. De París (1824-1895). Dramático, novelista. Defensor del divorcio, muy deshonesto. Están en el Indice de libros prohibidos todas sus novelas amatorias y la cuestión del divorcio: las que no caen bajo esta condenación, caen bajo la del artículo 14 del mismo Indice, porque defiende tesis contrarias a la doctrina de la Iglesia. Citaremos algunas.
Novelas: Affaire Clemenceau - Memoire de l'acusse. Parece efectivamente una memoria del reo, pero es una novela autobiográfica de Dumas, y no de Clemenceau. Muy realista, muy deshonesta, de muy malas ideas, fatalista, etc. Sostiene descaradamente que sólo Adán tuvo libertad; que los demás hacen lo que sus padres o abuelos, a semejanza de la herencia de la locura y de otras enfermedades.
_Tristán el Rojo (1850). Inmoral, deshonesta. Magia, ateísmo, fratricidio, parricidio no consumado, pacto con el diablo, todos los crímenes. Trata de la ya hoy beatificada Juana de Arco, que convierte a Tristán desde la hoguera.
_La novela de una mujer (1854). Muy mala. Amores. Varios de ellos deshonestos, pecado, mala escena. Una infame en toda la fealdad del vicio, cínica, desvergonzada, de impudor irritante. Duelo, suicidio, con otro, además, de uno que se hace matar. Ella se va a morir de languidez en un convento.
_Las mujeres que matan y las mujeres que votan (a Julio Cleretie - 1880). Defiende el divorcio, ataca a la Iglesia y salen escándalos.
_La vida a los veinte años (1854). Son tres narraciones amatorias, deshonestas.
_La dama de las camelias. Amores impuros, deshonesta.
_Diana de Lys. Deshonesta.

Dumas, Alejandro (padre) Mal nacido. De Villers- Cotterets (1803-1870). De malas ideas, inmoral y gran falsificador de la historia. Aparece como autor de 257 volúmenes de novelas y de 25 de dramas; pero muchas son, ya en parte, ya del todo, de otros autores, con los cuales hacía negocio, autorizándolas para la venta con su nombre.
De Las dos Dianas, por ejemplo, que va con su nombre, vino a confesar que ni siquiera la había leído. Dícese también que sólo con unas cuantas ganaba en limpio, cada año, 200.000 francos, que no le bastaban para sus excesos. En Indices anteriores al actual, se prohibían todas las novelas de ambos Dumas, ya bajo el nombre de Omnes fabulae romanenses, ya bajo este otro de Scripta omnia romanensia. En el Indice actual, de 1904, la prohibición se expresa de este modo: Omnes fabulae amatoriae, o sea: Todas las noveIas amatorias. Pero es preciso no olvidar que hay en el Indice de libros prohibidos, antes del catálogo de autores y obras, reglas generales por las cuales quedan prohibidas, novelas y otras obras que no son novelas, de Dumas (hijo) y de Dumas (padre).
Así, por ejemplo, La cuestión del divorcio, de Dumas (hijo), aunque no estuviera expresamente prohibida, como lo está en el Indice, lo estaría por el artículo 14 del mismo, en el cual se prohíben todos los libros que defiendan ser lícito el duelo, el suicidio o el divorcio y otros errores que allí se enumeran.
Además del derecho positivo, y antes que él, está el derecho natural, que prohíbe libros, ya bajo pecado mortal, ya bajo pecado venial. Así, varias novelas, que no están prohibidas por derecho positivo, lo están por el natural, que urge más que el positivo. Urge más, decimos, porque en casos particulares, en que al lector le prohíba una obra el derecho natural, no la puede leer, aunque tenga permiso para leer libros prohibidos.
Así establecida la cuestión, apenas se hallará novela de Dumas (padre), que del hijo ya queda dicho antes, no incluida bajo alguna de las dichas prohibiciones. Porque, aun Juana la Doncella, que algunos la dejan pasar para todo el mundo, y cosa semejante se diga del Capitán Pánfilo, no están limpias de polvo y paja.

Flaubert, Gustavo (1821-1880)
De Rouen. Atrevido novelista, bajo, cínico.Novelas: Salambó. Cartaginesa. Está prohibida en el Indice.
_Madama Bovary. En el Indice, prohibida. Deshonestidades crudas y grandes, con suicidio.
_La tentación de San Antonio (1854) Inmoral, deshonesta, pérfida, malvada, contra la fe y de mucha impiedad.
Además de las tentaciones carnales representa a San Antonio acometido de otras contra la fe, que son necedades, pero acentúa la dificultad, callándose la solución, de modo que vienen a ser un verdadero peligro para tantos ignorantes de la teología y doctrina cristiana.
_La educación sentimental (1869) Es novela sicológica, filantrópica, inmoral, en que pinta la sociedad parisiense de 1840 a 1850. Muchos amores, realismo minucioso, descripciones lúbricas, deshonestas.

Hugo, Víctor (1802-1885)
De Besanzon. Poeta, dramático novelista. Anduvo de muchacho con su padre, general de Napoleón, por España e Italia. En su prosa y versos abundan las blasfemias, las calumnias contra la Iglesia, contra el Papa, obispos y clero. Con frecuencia habla de modo que parece un loco, o más bien poseído del demonio. Muy inmoral y fatalista.
Novelas: Nuestra Señora de París; Los Miserables. Ambas prohibidas en el Indice.
_El noventa y tres. Glorificación de la Revolución e infamación de la guerra de la Vendée.
_Bug Jargal. Puede pasar, pero no es del todo inofensivo un baile de negras, por los gestos que van haciendo antes de matar a un prisionero.
_Los trabajadores del mar. Pasadera.
_De orden del rey (L'Home qui rit). Traducción de Carlos de Ochoa (1869, cuatro volúmenes). Es malísima en ideas y en moral. Hay en ella tinieblas, cosas extrañas y terribles, todas las fealdades del alma en un cuerpo hermoso, ideas revolucionarias, desnudeces, voluptuosidad, aspiraciones sumamente deshonestas, pasajes muy lascivos, cínicos, extremadamente provocativos. Habla de varias personas regias y nobles de Francia e Inglaterra, y deshonra en alto grado la memoria de la reina mártir María Estuardo. Se vale de la ironía iracunda y despreciativa, alguna vez, contra las personas consagradas, etc.

Perrault, Carlos (1628-1703)
Abogado, cuentista. De París. Ya de muchacho se escapa con otro del colegio. Propagador de las ideas nuevas, las tiene atrevidas, como se puede ver en su poema de El siglo de Luis el Grande.
Cuentos de hadas (1697). Servirán a lo más para pasar el tiempo, pero no es en ellos donde los niños cristianos han de formarse. ¿A qué conduce tanto hablar de casamientos a los niños, como acostumbra Perrault en estos cuentos? ¿Y qué diremos de ciertas frases inconvenientes? Veamos algunos de ellos:
La caperucita roja. Una niña que viene a ser devorada por un lobo, el cual, engañándola, fingió ser su abuela. La moral está en que antes había con él hablado imprudentemente.
Pulgarcillo (1696). Muy conocido de los niños. El es tan listo que vence con su maña al gigante, libra a los hermanitos perdidos. Aquí salen las botas de siete leguas, las piedrecitas sembradas para acertar en el camino. Inofensivo.
_Barba azul. Matador de tantas mujeres que tuvo, tipo de maridos sanguinarios y feroces. En la séptima mujer hay lección moral contra la curiosidad.
_La hermosa durmiente en el bosque. Hermosura, atractivos, príncipes enamorados, casamiento. Hay cierta especie de fatalismo.
_El gato con botas. Con ellas consigue, entre otras cosas, el que su amo se case con la hija del rey. Recomiéndase el trabajo, la industria, el tino y sus frutos: todo a cierto nivel poco elevado. Llama a este cuento un crítico obra de imaginación, malicia y sencillez.
_La Cenizosa. Esta humilde es preferida por un príncipe, quien la toma por esposa, prendado de su chinelita.
_Riquet a la houppe. Hermosuras, amores de príncipes, casamiento. La moralidad es que el amor no ve la cojera, los defectos.
_Piel de asno. De hadas. Bastante inconveniente. Un rey que se ha enamorado de su hija y se quiere casar con ella. Huye ésta a consultar al hada de las Lilas en un carricoche tirado por un carnero gordo, que sabe todos los caminos. Como todos los imposibles que pide a su padre por consejo del hada se realizan, huye y se casa con un príncipe.

Rousseau, Juan Jacobo (1712-1778)Hijo de un relojero. Aunque ginebrino, es escritor francés, procedente de familia francesa protestante. Sofista impío, contradictorio. Enviaba sus hijos a la inclusa, a que otros los educaran, y vivió mal. En sus confesiones llega, más que a la franqueza, al cinismo y desvergüenza. En sus escritos tiene a veces pensamientos de sentido común y otros de loco. El doctor Grasset le clasifica entre los semilocos. Rousseau, hablando consigo mismo, decía: "Eres el más humano, el más delicado y el más doliente de los genios".

Sade, Alfonso, Marqués de (1740-1814) Nació en París. Novelista, Capitán de caballería, vivió vida de orgía y de pésimas deshonestidades. Con sus costumbres corrieron parejos sus escritos. Murió en el hospicio de Charenton, en donde Napoleón le había hecho encerrar como a loco incurable y peligroso.

Verne, Julio De Nantes (1828-1905). Al principio escribió para el teatro, y después se dio a la novela científica y de viajes, que le hizo tan célebre. Es inofensivo, habla de Dios y de la Providencia no pocas veces, pero no se manifiesta francamente católico, si se exceptúa alguna del tiempo de las guerras de la Vendée y de los bretones contra la Revolución, aunque entonces tampoco deja del todo cierta escoria liberal.

Zolá, Emilio (1840-1902)Su padre era italiano y él nació en París, donde murió de muerte desastrada, después de haber escrito libros tan escandalosos por su impiedad y asquerosa lujuria, que acabó por causar náuseas a sus mismos amigos. Con tal infame comercio se hizo muy rico. A su realismo le llama un crítico, y por cierto de lo más impío, brutal y grosero, añadiendo que los tipos de sus novelas son generalmente grotescos y monstruos repulsivos, dejando su lectura una impresión penosa.

Poe, Edgar Allan (1811-1849)De Baltimore. Poe cuentista de vida muy azarosa, dado a la bebida. De sus efectos tendido en la calle, fue llevado moribundo a un hospital, donde murió. En sus cuentos es raro, chocante, mórbido, malsano, fríamente fantástico, pero no deshonesto.

Goethe, Juan Wolfgang (1749-1832)De Francfort sobre el Mein. Doctor en derecho. Fue primero ministro en la Corte de Weimar. De muy malas ideas. Su religión es una mezcla de paganismo, falsa filosofía y cristianismo; sus enseñanzas, inmorales.

Nietzsche, Federico Este alemán de la segunda mitad del siglo XIX se las echaba de filósofo, y no faltan quienes por tal le tienen. A nuestro juicio tanto se parece a un filósofo como el vinagre al vino. Sus doctrinas son inmorales, impías y blasfemas. Cualquiera podía ver desde el principio la locura de Nietzsche, pero muchos, ni aun después de verle en una casa de locos y morir loco, se acaban de persuadir de que lo estaba.
_Así hablaba Zarathustra. No es novela pero, como lo que cuenta de Zarathustra son cuentos, bien está tal libro en este lugar. Tanto se empeña en hacerse un Zarathustra, que al fin Nietzsche lo consigue; pero un Zarathustra dos veces loco, que no se entiende a sí mismo, porque es un mundo de contradicciones. Lo claro son las impiedades, blasfemias, inmoralidades. También las hay oscuras. Su lenguaje es muchas veces zafio, grosero y siempre necio. Un capítulo dedica a predicar el suicidio. Tradujo este libro del alemán en 1905 el señor Vilasalba. Más le valiera no saber alemán para emplearlo tan desdichadamente.

Andersen, Enrique C. (1805-1875) Cuentista dinamarqués, hijo de un pobre zapatero. Viajó bastante. Cuentos: Nos parece deber observar que son más alabados de lo que se merecen, sobre todo si se atiende a moralizar con ellos a los niños; pues trata asuntos no pocas veces bastante frívolos e inconvenientes.
_El intrépido soldado de plomo. Lo de la pata levantada está mal, y el grabado de una de las ediciones no tiene nada de edifiCante. Algo más hay que no está bien.
_Los vestidos nuevos. En la letra y en el grabado son inconvenientes.
_El eslabón. Inofensivo, amores y casamiento de un soldado con una princesa, después que un eslabón mágico le libra de la horca.
_El ángel. Lleva a un niño al cielo, pero resulta que el ángel en vida fue otro niño que cultivaba una flor.
_La sirenita. Pasa de inconveniente a ser lúbrica en varios pasajes, que son de más eficacia para el mal que no lo es para el bien la moralidad final.
_Las flores de la niña Ida. Se puede leer pero no tiene chiste.
_La princesa sobre un guisante. Casamiento final y ausencia de chiste.
_El cofre volante. Se puede leer, pero es bastante tonto.
_La pulgarcilla. Es inconveniente.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com