Home

Nación

Artículo

CARLOS MATTOS
CARLOS MATTOS. EXPRESIDENTE HYUNDAI. BOGOTA FEBRERO 18 DE 2009. FOTO: JUAN CARLOS SIERRA-REVISTA SEMANA. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA

judiciales

“Los compromisos y los acuerdos deben honrarse”: defensa de Carlos Mattos cuestiona posición de la Fiscalía

Pese a que se acordó una condena por la aceptación de cargos, pago de una millonaria multa y entrega de información, la situación cambió radicalmente.

Este miércoles se presentó un nuevo traspié en el proceso que se adelanta contra el empresario Carlos Mattos. Además de los constantes aplazamientos que se han presentado por las acciones judiciales impulsadas por la defensa del expresidente de Hyundai Colombia ante el Tribunal Superior de Bogotá, hoy el empresario anunció que se iba a retractar del preacuerdo firmado con la Fiscalía General, en el cual aceptaba su plena responsabilidad en los casos de corrupción.

Para Mattos, se le anunció una condena por hechos que ni siquiera le fueron imputados y, por lo tanto, por los cuales no firmó un preacuerdo. El empresario, quien se encuentra privado de su libertad en la cárcel de El Bosque en Barranquilla, sostuvo que en la negociación se fijó una sentencia de 32 meses de prisión, esto a cambio del pago de una millonaria multa para reparar los daños causados a la Rama Judicial, y la colaboración con la justicia.

Pese a esto, se encuentra que podría ser sentenciado a seis años de cárcel por unos “cohechos” -la entrega de sobornos- que nunca le fueron mencionados. “Esto me hace pensar que aquí hay una grave violación a mis derechos. Señor juez, lo acordado con los fiscales aquí presentes, se había pactado una pena de 32 meses y ahora resulta que me condenan a 70 meses y 37 días de prisión”.

“Debo manifestar que el 21 de abril de 2022, cuando se me preguntó si aceptaba o no los cargos que me eran formulados, entendí que el despacho se estaba refiriendo a los presupuestos que fueron acordados previamente con la Fiscalía y para los que cumplí íntegramente con el compromiso en que se establecieron; sin embargo, debo expresar mi sorpresa al escuchar la cantidad de pena 70 meses y 37 días de prisión”, detalló.

Frente a esta posición, el abogado Jesús Albeiro Yepes, quien representa a Mattos, aseguró que “es natural” que su cliente “reclame el respeto por sus derechos” que considera vulnerados por parte de la Fiscalía General. “Los compromisos y los acuerdos deben honrarse y eso es lo que reclama mi prohijado quien en este momento ha sido despojado de su derecho a un juicio público, contradictorio y con las demás garantías que le asisten a todo ciudadano”.

Fue por esto que considera que la Fiscalía General desconoció todo lo acordado con el empresario de manera sorpresiva. “Mi defendido, en aras de procurar economía procesal, de saldar sus cuentas con la justicia y de superar la situación humana en la que está involucrado, libremente renunció a su presunción de inocencia, presentó excusas públicas por los daños causados, reparó pecuniariamente a la víctima y se autoincriminó”.

“Yo me retracto”

“Señoría, yo pienso que acá se me ha defraudado, sinceramente, y todos los días lo pienso, que no se me ha cumplido. ¿Por qué razones? Vaya yo a saber, pero tal vez usted sí lo sabe (en referencia al juez)”. De esta forma, Carlos Mattos cuestionó el hecho que se le quiera imponer una condena por hechos que nunca se le habían puesto de presente en la imputación.

El empresario está ad-portas de recibir una condena de 70 meses y 27 días de prisión (seis años), esto pese a que en el acuerdo con la Fiscalía se acordaron 32 meses de detención. “Esto es un absurdo”. Frente a esto le reclamó a la Fiscalía por no cumplir su promesa de la pena impuesta. “Aquí hay una violación a mis derechos, celebré un acuerdo con la Fiscalía, con los señores fiscales y la pena acordada que fue de 32 meses de prisión”.

“Estoy en prisión, enfermo, para tener la pena que me prometieron, porque yo he cumplido con todo, ¡con todo!”, aseguró el empresario visiblemente molesto, señalando que le dio información a la Fiscalía General sobre la forma en que se puso en marcha la afectación al sistema de repartos en los juzgados civiles. “Me estoy enfrentando a algo inaudito y no quiero que cometan un error, no representa mi voluntad libre y voluntaria aceptar los cargos impuestos, por eso su Señoría, con toda clemencia pido que se dé una nulidad de todo esto, porque todo lo que se está haciendo va en contra de la realidad, en contra del derecho de vida, porque me están matando señor juez, y no permita usted que se cometa un homicidio contra mí. Estoy devastado”.

En su extensa intervención, Mattos reclamó el hecho que pese a presentar varias demandas y tutelas, las autoridades judiciales no le han protegido sus derechos fundamentales que considera vulnerados por la imposición de la sentencia.

“Permítame usted clemencia, por eso su señoría debe anular todo esto (...). Haga usted justicia, señor juez, se lo imploro por Dios”, reclamó. “Tenía un abogado que sí quería dinero y él se inventó esta trama, y yo estaba pendiente de mi compañía, que entre otras cosas estaba vendiendo, y ese señor se inventó toda la trama de comprar al juez y todas esas cosas, pero fue inducido a hacerlo. Le pido por favor que estudie mi caso”.