Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/15/1999 12:00:00 AM

LOS NUEVOS TENTACULOS

Un nuevo remezón del proceso 8.000 enreda a banqueros, abogados y más beneficiarios de la <BR>chequera de los Rodríguez Orejuela.

LOS NUEVOS TENTACULOS LOS NUEVOS TENTACULOS
El proceso 8.000 está lejos de acabarse. La semana pasada se conocieron los nombres de
varios banqueros, políticos y abogados que, al parecer, recibieron dineros del cartel de Cali. Y el número de
capturas creció. En los últimos días la Fiscalía detuvo a 12 personas, con lo cual se elevan a 35 las
capturas realizadas en Cali y Bogotá en lo que se conoce como la segunda etapa del proceso 8.000. Pero
más importante que eso es que se supo que los fiscales tienen en su poder los datos de por lo menos 700
cuentas bancarias de los hermanos Rodríguez Orejuela. La mayoría de esas cuentas fueron abiertas en la
sede principal del Banco de Colombia en Cali y no incluyen las ya conocidas, como la de Exporcafé o las de
las distribuidoras agrícolas La Loma y El Diamante, que dieron origen al proceso 8.000. Todas esas cuentas
tienen en común que fueron abiertas a nombre de personas desconocidas o ficticias y que eran manejadas
por el propio Miguel Rodríguez Orejuela. El jefe del cartel utilizaba distintos nombres, falsificaba las firmas y
hacía transacciones bancarias por cifras que, en algunos casos, superaban los 5.000 millones de pesos por
cuenta en un tiempo de seis meses, que era el promedio de vida de cada una. Siguiendo paso a paso el
recorrido de los dineros del cartel los investigadores concluyeron que los Rodríguez Orejuela crearon una gran
espiral financiera para lavar el dinero producto de sus negocios: transferían los dineros de una cuenta de su
propiedad a otras, también de su propiedad, con el propósito de poner a circular la plata. Esas
triangulaciones les permitían asegurar sus negocios y legalizar todo el dinero producto del narcotráfico. El
sector financieroPor esa razón los fiscales decidieron ponerle el ojo al sector bancario. La semana pasada
fueron encausados penalmente 16 ejecutivos, la mayoría de ellos gerentes de oficinas en Cali. Según los
investigadores, estos funcionarios aceptaron la apertura de cuentas en sus sedes bancarias con documentos
falsos y sin cumplir con la totalidad de los requisitos exigidos por las entidades del control financiero. Esas
personas habrían incurrido en delitos como enriquecimiento ilícito, encubrimiento por receptación y
prevaricato por omisión, ya que permitieron este tipo de transacciones en momentos en que los miembros del
cartel de Cali eran perseguidos por las autoridades. Muchas de las cuentas tenían fechas de apertura de
1992 y 1993 y fueron manejadas irregularmente en los años siguientes, cuando ya había órdenes de captura
contra los Rodríguez Orejuela. Uno de los casos que los fiscales tienen registrados en sus archivos es el de la
ex gerente de la oficina principal del Banco de Colombia en Cali, Gladys Chaves Millán. Según las autoridades
la ejecutiva permitió la apertura de una cuenta a nombre de Jorge Antonio Ortiz Rosero, cuenta que en
realidad era de Miguel Rodríguez. En este momento Gladys Chaves afronta un proceso penal por el delito de
enriquecimiento ilícito.Otros a responderPero la lista de políticos también sigue creciendo. Los hombres de la
Fiscalía detectaron varias cuentas de las que salieron cheques a nombre de Mario Ramírez Arbeláez, quien
fuera secretario de la Asamblea Nacional Constituyente en 1991. Existen más de 15 cheques a favor de
Ramírez girados contra varias cuentas. Una a nombre de Jaime Diego Pérez, quien aparece como
representante legal de una constructora de fachada de la organización de los Rodríguez. Otra _la número
80600247944 del Banco de Colombia de Cali_ de Hely Quintana, en la que también tenía firma autorizada uno
de los hijos de Gilberto Rodríguez. Y otra _la número 80230178071_ cuyo titular era Miguel Rodríguez. De
esta última le fue girado un cheque de tres millones de pesos el 30 de marzo de 1992. La mayoría de esos
cheques fueron firmados por el mismo Miguel Rodríguez Orejuela. Según Guillermo Pallomari, Ramírez era
quien hacía las relaciones públicas en el Congreso. Según el ex contador del cartel, Alberto Giraldo era la
persona comisionada por Miguel Rodríguez para ofrecer y repartir dineros durante la campaña presidencial,
mientras que Ramírez se encargaba de los políticos del Congreso. "Me di cuenta que el señor Mario
Ramírez trabajaba con el señor Miguel Rodríguez desde cuando se configuró el congresito, él tenía la oficina
en las instalaciones donde se configuró el congresito, su función principal era de relacionista a favor de
Miguel Rodríguez en el ambiente político, tanto en el congresito, como posteriormente en el Congreso",
aseguró Pallomari en una de sus declaraciones.Los abogadosY, finalmente, la lista aumentó con un nuevo
grupo de abogados. Algunos de los que se encuentran tras las rejas por cuenta de los cheques del cartel
son Fernando Landazábal Bernal, Carlos Enrique Muñoz Paz, Luis Fernando Moreno Rumié, Edgar Madrid
Mayor, Jesús María Cobo y Carlos Eduardo Martínez Barrios. Este último era el encargado de los
procesos de Gilberto Rodríguez en Cali y se le descubrió un cheque de 500 millones de pesos. Según su
abogado defensor, éste no fue endosado por él y aseguró que ni la cédula ni la huella ni la firma
corresponden a Martínez. Los demás abogados también tienen a su nombre varios cheques. Pero según las
declaraciones que han rendido en la Fiscalía, esos dineros correspondían a honorarios por servicios
prestados como abogados de la familia Rodríguez Orejuela. En varios de los casos no aparecen los poderes
o los contratos que los acrediten como responsables de negocios que tengan que ver con la profesión de
abogados. Pero los fiscales tienen muy clara una cosa: no pueden meter a la cárcel a nadie por
desempeñar una actividad lícita. Según fuentes cercanas al cartel de Cali, los Rodríguez tenían a su servicio
alrededor de 100 abogados. Algunos de ellos se dedicaban a tramitar contratos otros hacían de emisarios y
otros simplemente acompañaban al jefe para cualquier diligencia doméstica Lo cierto es que el proceso 8.000
no deja de producir sorpresas. Cuando ya todo el mundo piensa que se está agotando, se producen
remezones como el de la semana pasada. Y todo parece indicar que faltan muchos más, de igual o mayor
magnitud, y que sus consecuencias irán más allá de 2000.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com