mejores líderes

Programa Sierra Viva: unidos para limpiar el corazón del mundo

En 2009 surgió el programa Sierra Viva para liderar un sistema de gestión de los residuos en la Sierra Nevada.


Uno de los imaginarios existentes del mundo de los indígenas es que viven en perfecta armonía con el medioambiente. Sin embargo, la interacción con la sociedad occidental ha generado que ese comportamiento ejemplar se transforme negativamente, lo que ha provocado impactos sobre los ecosistemas en los que han vivido por siglos.

Ese es el caso de la Sierra Nevada de Santa Marta, la extensa cadena montañosa donde brota el agua que sacia la sed de los habitantes de esa ciudad costera, pero que para los indígenas que la habitan es mucho más que eso: es el corazón del planeta. Este lugar, exuberante y espiritual, estaba siendo degradado por el manejo inadecuado de los residuos sólidos resultantes del consumo de productos masivos.

Hasta que en 2009 surgió el programa Sierra Viva para liderar un sistema de gestión de los residuos en la Sierra Nevada. En estos 9 años, la iniciativa ha logrado convocar a 16.300 personas de 22 de los 64 pueblos arhuacos que habitan la región. El esfuerzo conjunto ha resultado en la recolección y el tratamiento de 300 toneladas de desechos sólidos y 8 toneladas de baterías en 17 centros de acopio.

Tras estos resultados exitosos se esconde una paciente y comprometida labor de articulación de voluntades. En un país profunda e históricamente dividido, la labor de unir a la empresa privada, al Estado y a las comunidades indígenas alrededor de un solo propósito, por loable que sea, no es tarea fácil.

Y esto precisamente lo ha logrado Sierra Viva: un trabajo intercultural, cooperativo y sin protagonismos por restaurar y conservar un ecosistema estratégico para el país y el planeta. Tras nueve años de presencia continua en la Sierra Nevada de Santa Marta, esta iniciativa ha puesto la primera piedra para restablecer el equilibrio entre los indígenas y su territorio. O en otras palabras, para devolverle la salud al corazón del mundo.