diplomacia

Los mensajes clave de Duque en la ONU sobre la crisis en Venezuela

El presidente Iván Duque dejó claro que Venezuela sigue siendo una prioridad en la política exterior de su Gobierno; enfatizó en la ayuda humanitaria y en aumentó el tono contra Maduro, pues ahora cuenta con el respaldo del TIAR.


La política exterior del Gobierno colombiano sigue teniendo como prioridad aumentar el cerco diplomático contra Venezuela y buscar ayuda para los migrantes. Así lo hizo notar el presidente Iván Duque en su visita a Nueva York, a propósito de la Asamblea General de la ONU. El año pasado también lo hizo, sin embargo, ahora su discurso se ha reforzado en algunos aspectos.

Garrote y zanahoria

El presidente Duque ha lanzado duras acusaciones a Nicolás Maduro, esta vez no solo lo tildó de dictador, sino que lo comparó con Slobodan Miloševic, presidente serbio acusado por crímenes de guerra durante la Guerra de Yugoslavia.

Además, Duque no ve con buenos ojos el diálogo con el régimen de Maduro. “Cualquier oportunidad de diálogo que busca la dictadura en Venezuela lo único que pretende es debilitar a quienes están reclamando la verdadera transición, el verdadero retorno a la libertad desde la democracia”, aseguró en el foro ‘Venezuela en crisis: los impactos sociales, regionales y humanitarios’.

Pero no todo fue garrote a Maduro, en este mismo evento -organizado por Colombia, Perú, Canadá y Ecuador- Duque pidió más ayuda humanitaria, no solo para los Estados receptores de la migración, sino para los migrantes. “Se necesita un llamado mucho más activo para que la comunidad internacional apoye con recursos, no a nuestros Estados, sino a las personas que están sufriendo los estragos de la dictadura”, aseguró.

Al lado del defensor del Pueblo, Carlos Negret, Duque resaltó la ley que brinda nacionalidad a hijos de migrantes venezolanos nacidos en Colombia. Lo cual fue aplaudido por Eduardo Stein, representante Especial Conjunto de Acnur y OIM.

El TIAR

La reunión de cancilleres de los Estados partes del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) estuvo liderada por Colombia, y fuertemente respaldada por Estados Unidos. La activación del pacto fue una victoria para el gobierno colombiano, porque con esta acción se intensifica la cooperación legal, judicial y policial entre los países para investigar ilícitos como el lavado de dinero, el tráfico de drogas y el crimen organizado transnacional.

Un punto estratégico para Colombia en momentos en que se asegura que el gobierno venezolano está apoyando a grupos al margen de la ley colombianos, como el ELN y las disidencias de las Farc. Con la “activación del TIAR, que trae consigo sanciones, cualquier agresión a un país es una agresión a todos ellos", aseguró Duque tras conocer la decisión.

De todos los miembros del TIAR solo Uruguay votó en contra, y tal como lo advirtió se sale del pacto porque lo consideran “obsoleto, por inconducente, por uso inapropiado del mismo", como aseguró su canciller Rodolfo Nin Novoa. Cuba se ausentó, y República Dominicada se abstuvo de votar.

Como era de esperarse Venezuela -la delegación de Nicolás Maduro- no estuvo de acuerdo con la activación del tratado, por medio de una carta al Consejo de Seguridad de la ONU pidió que se “neutralizara” su activación, por considerar ilegal la manera como se convocó, debido a que desde 2013 Venezuela se retiró del TIAR, y dos años después se hizo efectivo.

El factor Trump

La visita de Duque a este país es también un guiño a Donald Trump, por tanto, se reafirma la política exterior de mano dura. En este cerco diplomático Estados Unidos tiene un papel preponderante. De hecho en la ONU Trump dijo que están siguiendo "muy de cerca" la situación en Venezuela.

Además, Trump reafirmó su apoyo al autoproclamado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, recordando que más de 50 países lo han reconocido. A pesar del escándalo que lo ha salpicado por unas fotografías en la que estaría acompañado de miembros de la banda criminal Los Rastrojos. Esto no hizo que ni Duque ni Trump le quitaran su apoyo.

Es claro que la situación venezolana seguirá siendo un tema relevante durante la visita de Duque a Nueva York -que termina el próximo sábado-, porque se anticipa que será uno de los puntos clave en su intervención ante la Asamblea General, que se dará este miércoles.