Home

Nación

Artículo

- Foto: Foto montaje/ Semana

nación

La trágica muerte de una niña de 12 años mientras buscaba una supuesta guaca

El hecho ocurrió el martes en zona rural de Barbosa, Antioquia, el cuerpo de la menor fue rescatado este jueves con múltiples fracturas. Las autoridades iniciaron investigaciones para tratar de establecer lo que realmente ocurrió.

 “Hay tres canecas llenas de oro en el fondo de la cascada”, esto fue lo que supuestamente le dijo un brujo a la familia Restrepo Estrada. La sentencia profética acrecentó su ambición y este martes 24 de septiembre madrugaron para buscar el tesoro en el Chorro del Diablo, una cascada de agua natural ubicada en Barbosa, en Antioquia, que tiene una caída de unos 400 metros. 

La familia llegó al Chorro por el deseo de encontrar fortuna, pero lo que encontraron fue una tragedia. Usaron un lazo para descolgarse, pero esta se rompió cuando Manuela Ospina Estrada, una niña de doce años, trataba de descender. La pequeña trataba de bajar hasta el fondo de la cascada para sacar las “canecas de oro”,  versión que sostiene la madre de la menor, aunque las autoridades no están muy seguras de ella. 

En un vídeo que circula en redes y que ha sido difundido por varios medios, se ve a la madre visiblemente angustiada mientras cuenta la versión de lo ocurrido: "‘Yo bajo mami, como soy delgada, no me va a pasar nada‘. La niña me dijo que no me fuera para allá, que me podía pasar algo", dijo la mujer en medio de lágrimas

El martes mismo, luego de que se conocieran las declaraciones de la madre, se iniciaron las labores de búsqueda, pero fueron suspendidas por las lluvias en el sector y que impidieron avanzar en el rescate el mismo día, en la mañana de este jueves finalmente se pudo rescatar el cuerpo de la menor.

Según narró un amigo del padrastro de la niña al diario Q´Hubo, el hombre trabajaba como mayordomo y el martes estuvo recolectado algunas cuerdas, una de ellas en evidente mal estado.

El coronel Eliecer Camacho, comandante de la Policía del Valle de Aburrá, dijo que “pudo haber sido una actividad que realizó el propio padre, buscando algo dentro de un hueco, la amarra, es lo que tenemos información preliminar. Al parecer se soltó la niña”.

Por su parte, Benhur Carvajal, comandante de Bomberos de Barbosa, explicó que la familia le había dado dos versiones: “Una, que la cuerda se había reventado; otra, que la cuerda se había soltado. Hasta el momento no tenemos la información verás de lo que sucedió”. En el lugar, el cuerpo de bomberos encontró los tenis y una blusa de la menor.

Foto:Guillermo Naranjo

Luego del rescate del cuerpo el caso tomó otro rumbo, el coronel Daniel Mazo, comandante del distrito norte de la Policía Metropolitana, dijo este jueves en entrevista con Blu Radio: “Llegamos con personal de bomberos y encontramos a la niña dentro de la peña. Es una cascada de una altura de más de 400 metros en una zona boscosa, fue bien difícil lograr el acceso (…) logramos ingresar por el pie de la quebrada donde está la caída de la cascada, nos gastamos cuatro horas. Llegar a pie de agua es muy difícil porque es un cañón muy hondo y la niña cae a una parte que es un pequeño pozo de agua”, indicó el coronel.

Debido a las confusas declaraciones del padrastro y de la mamá, el caso ya se encuentra en investigación por parte de las autoridades: “Él dice que había bajado primero, que vio algo maluco y volvió, eso no tiene fundamento, él se está inventando, estamos investigando (…) aducen que se facilitaba porque la niña era más pequeña y menos pesada, pero eso no tiene fundamento, personal de la Policía fiscal está al frente de la investigación”, explicó Mazo.

El coronel también agregó que el padrastro insiste en que un brujo les había dicho que ahí había una guaca. “Cuando estábamos en el lugar los padres salieron y se fueron y nos dejaron a nosotros con el rescate del cuerpo sin vida de la niña. Ellos hablan siempre de oro, pero es lo que estamos investigando (…) lo que tenemos claro es que cayó por esa peña y tiene múltiples fracturas y una lesión de cráneo”, señaló el comandante.

El padrastro insiste en que un brujo les había dicho que ahí había una guaca. "Cuando estábamos en el lugar los padres salieron y se fueron y nos dejaron a nosotros con el rescate del cuerpo sin vida de la niña. Ellos hablan siempre de oro, pero es lo que estamos investigando".

Por otro lado, los habitantes del sector afirman que nadie frecuenta esa parte específica de la cascada porque es riesgoso hacerlo. Además, tienen varias hipótesis y dicen que a la niña pudieron haberla asesinado y luego lanzarla en esa cascada, precisamente las autoridades trababan en el esclarecimiento de todas esas versiones. Lo que sí está claro, según la Policía, es que la niña llegó hasta ese lugar en compañía de su madre y su padrastro.

Según las primeras indagaciones, el padrastro de la niña podría ser judicializado por el delito de homicidio culposo, porque, al parecer, expuso a la niña a un peligro evidente. La investigación apenas comienza.