bogotá

Niño huyó de una entrevista por televisión para no llegar tarde a clase

En video: El pequeño de ocho años empezó a bailar detrás del periodista, que decidió entrevistarlo. Cuando supo que iba tarde para el colegio, en el sur de Bogotá, abandonó la transmisión y salió corriendo.


Daniel Santiago Diosa se coló en el reporte mañanero del periodista Diego Heredia para Canal Capital y desde entonces se robó el show. El niño de ocho años hizo una parada en su camino al colegio cuando vio las cámaras de televisión en el barrio Patio Bonito, al sur de Bogotá. Se metió en el encuadre de una transmisión en vivo, que se hacía desde una cancha de fútbol, y se puso a agitar sus brazos, sus caderas y sus piernas con tal gracia que los presentadores, en el estudio no aguantaron las carcajadas.

Su baile se prolongó por unos 20 segundos hasta que salió corriendo hacia el colegio. Entonces sus colegas del estudio le advirtieron a Heredia de la presencia del pequeño y el periodista no dudó en llamarlo. El niño detuvo su correría, dio media vuelta y se acercó con una sonrisa y sin timidez hasta donde estaba Heredia. Ahora Daniel Santiago estaba en el primer plano de la toma.

Ahí comenzó la breve entrevista. El pequeño dijo su nombre, contó, con el morral en la espalda, que iba para el colegio y cuando el periodista le preguntó si iba tarde para clase, respondió con otro interrogante: ¿Qué hora es? Las 6:25, le contestaron. Entonces el niño gritó: ¡Voy tarde! Giró su cuerpo y arancó a correr de nuevo hacia el colegio, y cada tanto volteaba la mirada hacia la cámara para despedirse con sus manos. Los periodistas no contuvieron las carcajadas.

El video se hizo viral y este jueves ya acumulaba más de 500.000 reproducciones en Facebook. Hasta sus vecinos vieron las imágenes y fueron hasta la casa del pequeño, a informar a la mamá. Como la mayoría, tras ver las imágenes, ella apenas pudo reírse. Luego lo felicitó por haber decidido abandonar las cámaras en vez de llegar tarde a clase.

Al día siguiente, Heredia fue al colegio del niño y lo encontró. Esta vez pudo hacerle una entrevista más larga, en la que Daniel, con gracia, sacó más risas. Cuando le preguntó por qué no le había dado más tiempo el día anterior para entrevistarlo, él niño se encogió de hombros y le dijo: "La vida es injusta". Y cuando lo interrogaron sobre sus razones para irrumpir en el encuadre, contestó: "Para salir en televisión, para hacerlos reír".