salud

No hay derecho: hay médicos a los que les adeudan pagos desde hace 14 meses

Decenas de médicos en varias regiones del país denuncian atrasos en sus pagos hasta por 14 meses. Piden que se cumplan las promesas que les hicieron durante la pandemia.


Luego de superar los meses más difíciles para el sistema de salud colombiano por la pandemia de la covid-19, todo parece indicar que las condiciones laborales para ese sector no han mejorado, como se prometió durante el periodo más grave de la crisis sanitaria.

Por el contrario, en muchas regiones de Colombia las cosas han empeorado. SEMANA conoció denuncias de varios médicos, así como de sindicatos, quienes señalan que a la fecha les adeudan hasta 14 meses –no continuos– de salario.

Uno de los casos más llamativos ocurre en el Hospital San Juan de Dios, con sedes en Cali y Cartago, Valle. “Tenemos unos atrasos considerables en lo que tiene que ver con honorarios médicos. A algunos especialistas les realizan abonos cada 45 días, pero eso no salda la deuda que viene de meses atrás”, señaló Luis Enrique Valencia, presidente del sindicato de trabajadores de la salud del Hospital San Juan de Dios. Este hospital es privado, pertenece a una fundación sin ánimo de lucro que maneja una junta directiva, cuyo presidente es el obispo de Cali. Él, a su vez, designa a un gerente.

“Como personal de salud, nos sentimos maltratados, golpeados… La mayoría de los trabajadores no tenemos ni siquiera la seguridad social al día”, agrega Valencia. Ante esta denuncia, el gerente del hospital, Carlos Alberto Morera, le dijo a SEMANA que, efectivamente, hay unos pasivos en honorarios que vienen de meses atrás, pero que desde su llegada a la gerencia, hace año y medio, ha saneado más del 80 por ciento de esos compromisos económicos.

“Sí, es cierto. Hay unos pasivos que se deben en honorarios, en salud… Bueno, en una cantidad de cosas. Es algo que recibió esta administración, que se demorará un tiempo para sanearlos y poder avanzar”, dijo el doctor Morera.

Asimismo, puntualizó que recibió un “hospital con una crisis financiera tremenda por pasivos en honorarios, nómina, de todo. Pero desde que llegó esta administración, en nómina nosotros pagamos mes a mes los salarios, nadie puede decir lo contrario. Recibí una nómina muy atrasada, pero hoy tengo el 80 por ciento saneado. En honorarios a especialistas estamos pagando cada 30 o 45 días”.

Para él, el principal problema es la falta de pago de las aseguradoras al hospital. “Hay que entender que el sector salud, y más estos hospitales que forman parte de la red pública del departamento, el tema de los pagos de las aseguradoras es muy complejo. Por ejemplo, hoy estamos facturando alrededor de 9.000 millones de pesos, pero no recibimos ni el 50 por ciento de lo que vendemos”.

Dice, también, que solo el Gobierno nacional les debe más de 9.000 millones de pesos por la atención de población extranjera, principalmente ciudadanos venezolanos.

“Quien reclame se va”

Otro de los casos llamativos se presenta en la IPS Amisalud de Cali, donde varios médicos generales le contaron a SEMANA que les adeudan hasta cuatro meses de salario. “Ni siquiera han sido capaces de darnos un mejor contrato; no tenemos derecho a prima de servicios y tampoco a vacaciones pagas. Pero lo único que estamos pidiendo es que nos paguen cumplido a todos”, manifestó uno de los médicos, que prefirió omitir su identidad.

Igualmente, reveló que supuestamente las personas que se han atrevido a reclamar han sido despedidas, como es el caso de un colega, quien el pasado viernes 24 de junio protestó diciendo que si no recibía pago, ese día no laboraría.“El doctor les dijo a las auxiliares el día jueves: ‘Si no me pagan, el viernes no trabajo’. Efectivamente, nunca nos llegó el pago, entonces canceló su agenda y lo despidieron”, contó.

Frente a estas denuncias, Amisalud negó el atraso en los pagos y, mediante un comunicado, manifestó que se encuentra al día con los honorarios y nómina de todos los empleados. No obstante, chats de WhatsApp y pruebas de desprendibles de pago en poder de SEMANA demuestran lo contrario.

Así las cosas, la mala hora para muchos médicos en Colombia no terminó con la pandemia. Las promesas de un futuro mejor se esfumaron con el pasar de los días, ahora regresaron a la normalidad: héroes sin capa y sin plata.