Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/5/2003 12:00:00 AM

"O salgo libre o me pudro en la cárcel"

Todos los de la Operación Milenio se declararon culpables menos Fabio Ochoa, quien sostiene su inocencia a capa y espada.

El proximo lunes 5 de mayo se dará comienzo en Florida al juicio contra Fabio Ochoa Vásquez. El gobierno de Estados Unidos lo considera como uno de sus mayores logros en la lucha contra el narcotráfico. El fiscal federal Edward Ryan está convencido de que podrá demostrar que Ochoa continuó delinquiendo después de haber purgado su condena por tráfico de drogas ilícitas en Colombia. De los 39 colombianos pedidos en extradición por este caso, Ochoa y Jaime Gonzalo Castiblanco serán los únicos que irán a juicio. El resto de los acusados negociaron con la justicia. Es decir, se declararon culpables y a cambio recibieron rebajas de penas y beneficios para ellos y sus familias. "O salgo libre o me pudro en la cárcel, pero no negocio mi inocencia", sostuvo Fabio Ochoa desde el mismo momento de su detención. El juez Michael Moore, de la Corte del distrito sur de la Florida, será quien presida el juicio, que pue durar hasta cuatro semanas. El jurado se escogerá entre más de un centenar de personas que viven en el condado, entre quienes figuran amas de casa, contadores, médicos y hasta albañiles. Las 12 personas seleccionadas y las seis suplentes tendrán que pasar un examen practicado por dos sicólogos y dos siquiatras, quienes evaluarán su perfil con el propósito de garantizar la imparcialidad en el juicio. Audiencias preliminares Para agilizar la etapa del juicio se han realizado varias audiencias preliminares en Miami. En una de ellas, cuya transcripción conoció SEMANA, el pasado 3 de febrero el agente especial de la DEA Paul Craine, responsable de la investigación, dejó sorprendido al magistrado William Turnoff cuando reconoció que jamás había escuchado ninguno de los 1.200 casetes que aportó la Policía colombiana y que contienen las grabaciones que comprometen a las personas que fueron solicitadas en extradición, entre ellas Fabio Ochoa. "Yo nunca escuché los casetes, dijo Craine al ser interrogado. Son muy difíciles de entender, aun para una persona que hable español como lengua materna". Frente a esta situación, que podría poner en apuros el caso del gobierno norteamericano, llegó a Bogotá el pasado 22 de abril la viceprocuradora Mary Lee Warren. Su llegada pasó casi inadvertida. Al parecer, entre las diligencias que cumplió en su visita relámpago, estuvo la de solicitarle al gobierno del presidente Alvaro Uribe que enviara a Estados Unidos a los policías colombianos que intervinieron en la Operación Milenio, pues se requería su presencia de manera urgente en el juicio de Ochoa. No se sabe si fue una casualidad, pero lo cierto es que el pasado viernes partió hacia Miami en un vuelo privado la comitiva policial encabezada por el mayor Alejandro Barrera, un teniente enlace con la CIA y un analista. Ese mismo día, a las 5 de la tarde, la fiscalía estadounidense anunció en audiencia pública en Miami que tres nuevos testigos declararían contra Fabio Ochoa, y aunque se abstuvo de revelar sus nombres se espera que se trate de los tres policías colombianos. También se sabe que el juez aceptó una petición del fiscal Ryan, en el sentido de no hablar en ningún momento del juicio sobre Baruch Vega y las negociaciones con más de 110 narcotraficantes colombianos con la justicia estadounidense. Según la defensa de Ochoa a la fiscalía no le conviene que se ventile ante el jurado el hecho de que en los arreglos con los narcotraficantes confesos Oscar Campuzano, Bernardo Sánchez, Héctor Londoño y Gabriel Usuga, y por los cuales obtuvieron rebajas de penas, se incluyó que atestiguaran en contra de Ochoa. El abogado estrella El salón de audiencias de la Corte estará a partir del próximo lunes colmado de abogados, de funcionarios del gobierno estadounidense y de periodistas del mundo. Quizá la gran expectativa gira en torno a la participación del abogado defensor Roy Black, uno de los penalistas más reconocidos en Estados Unidos. Tiene 58 años y de él se dice que no pierde un juicio. Así lo demostró a principios de los años 90, cuando logró demostrar la inocencia del policía colombiano William Lozano, acusado del homicidio de dos ciudadanos negros, y del sobrino del senador Edward Kennedy, William Kennedy Smith, acusado de violación sexual. Black trabaja incansablemente con un grupo conformado por 15 personas, entre abogados de diferentes especializaciones y economistas. Sus honorarios pueden oscilar entre tres y cinco millones de dólares que sus clientes pagan con gusto. Quienes lo han visto en los estrados judiciales aseguran que Black investiga hasta la saciedad el origen de las pruebas y la vida y milagros de quienes acusan a su defendido. Por eso en el juicio se espera que no sólo se haya devorado los 580.000 documentos que fueron decomisados en la Operación Milenio, los 25 discos duros analizados y las 1.200 horas de conversaciones telefónicas, sino que sacará a relucir el pasado y el presente de los testigos contra Fabio Ochoa. Danza de dolares Como parte de esas pruebas que tendrán que analizar los jurados están también cientos de casetes que le proporcionó a la defensa Jorge Luis Ochoa, hermano de Fabio. En éstos hay conversaciones con personas influyentes del Congreso y de las altas cortes colombianas, en la que éstas le ofrecen mover los hilos del poder y evitar la extradición de su hermano. "Era una extorsión a muy alto nivel para negociar por millones de dólares", comentó una persona cercana a la familia Ochoa. También expondrá la manera como decenas de abogados, que manejan al dedillo el llamado programa de resocialización, le ofrecieron a Fabio el oro y el moro para negociar con la justicia norteamericana. Roy Black sabe perfectamente cómo manejar a favor de su cliente este tipo de información y parece estar muy confiado en que la fiscalía tiene una alta preocupación de lo que pueda pasar en el juicio. Una persona cercana a la defensa le comentó a SEMANA desde Miami que a última hora la fiscalía le hizo un ofrecimiento a Fabio Ochoa para que desistiera de ir a juicio. "Le ofrecemos menos de 20 años de condena si decide colaborar con la justicia" era la oferta, que fue rechazada de plano por el defensor. Por ahora toca esperar el desarrollo del juicio y la intervención de nueve narcotraficantes confesos que atestiguarán en contra de Fabio Ochoa. Uno de ellos será Alejandro Bernal, el cerebro de la organización que se desvertebró con la Operación Milenio, quien había manifestado públicamente y por escrito que Ochoa no tenía nada que ver en sus negocios ilícitos de droga: "Fabio es inocente, él se dedicó a su señora, a criar a sus hijos, a la familia, a hacer deporte, a trabajar en sus fincas", sostuvo Bernal el día de su detención, y así se lo hizo saber al entonces presidente Andrés Pastrana en una carta que le envió el 27 de enero de 2000, cuando le propuso que estaba dispuesto a firmar voluntariamente su extradición a Estados Unidos. Hoy Bernal piensa diferente. Será uno de los testigos clave en contra de Fabio Ochoa a cambio de los beneficios que le ofreció la justicia de ese país.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.