Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/1994 12:00:00 AM

OTRO ATAQUE

La guerrilla obliga a un organismo internacional a retirarse de Ciudad Bolivar.

OTRO ATAQUE OTRO ATAQUE

HACE 15 DIAS ALBERT MARSHALL, un ingeniero mecánico que vive en Miami (Estados Unidos), recibió una carta enviada desde Bogotá por la oficina de World Vision International (Visión Mundial Internacional), un organismo de carácter humanitario que desde hace cerca de 20 años realiza programas de desarrollo comunitario en los sectores más marginados en cerca de 100 países, entre ellos Colombia. En ella, los funcionarios de Visión Mundial le decían que dicho organismo se había visto en la obligación de suspender los programas de asistencia social que venía desarrollando en Ciudad Bolívar especialmente entre los niños más pobres del sector. Marshall (no es su verdadero nombre) es uno de los 90 patrocinadores que tienen los programas de Visión Mundial en Colombia y esa es la razón por la cual le remitían la carta. El patrocinio consiste en un aporte mensual de 20 dólares que hace a Visión Mundial para la asistencia de los niños pobres de Colombia.

Pero más que la carta, lo que realmente sorprendió a Marshall fueron los motivos que tuvo Visión Mundial para suspender los programas de asistencia social en Ciudad Bolívar, uno de los sectores con los niveles de pobreza más altos de Bogotá: "(...) Sin embargo, este último año la guerrilla urbana ha interferido en el desarrollo de los programas en la comunidad. Algunos de los miembros de la guerrilla que viven en el sector han bloqueado la comunicación entre World Vision y la comunidad. Ello llevó a World Vision a terminar el proceso del trabajo que se tenía proyectado".

"No ha sido posible volver a contactar a los ninos -decía la carta-. A las familias en las comunidades les ha sido prohibido mantener contacto con World Vision. Por ello no ha sido posible conocer el reporte de los progresos (del menor) y varios miembros del equipo han sido amenazados ".

En efecto, luego de cuatro años de labores en Ciudad Bolívar, tiempo durante el cual Vision Mundial construyó dos escuelas para estudiantes de primaria, tres parques de recreación, prestó asistencia médica y educativa a 500 niños y a unas 750 familias, realizó medio centenar de jornadas cívicas y de salud, gestionó ante organismos gubernamentales la pavimentación y la instalación de redes de acueducto y alcantarillado y, en fin, realizó centenares de obras en beneficio de la comunidad, dicho organismo debió decir adiós a un proyecto diseñado para consolidarse en siete años.

El abandono del programa por parte de Visión Mundial produjo un serio trauma en las obras que se venían desarrollando en Ciudad Bolívar. No obstante, lo que más llama la atención es el hecho de que dicho abandono no se presentó por falta de plata, como sucede casi siempre en este tipo de proyectos, sino por falta de seguridad para los realizadores de las obras.

"Continuar con el proyecto se estaba convirtiendo en un serio problema para nosotros. La situación era de peligro constante y la presencia de esos grupos guerrilleros, que manipulaban a los jóvenes, nos obligó a abandonar los programas que teníamos diseñados para ayudar a la población desprotegida, especialmente los niños y los jóvenes de Ciudad Bolívar", dijo una de las promotoras de los proyectos por parte de Visión Mundial.

Cathy McCaul, vocera de Visión Mundial en California, dijo a SEMANA que una de las razones que habría llevado a ese organismo a suspender el programa en Ciudad Bolívar es que "los guerrilleros querrán controlar todos los aportes que llegaban del exterior y que Vision Mundial los utiliza para invertirlos en la comunidad.

La única persona que, sin embargo, no se muestra muy convencida con las denuncias de Misión Mundial en Colombia es Luis Salazar, director del programa para Ciudad Bolívar de la Alcaldía de Bogotá. Al ser consultado por SEMANA sobre el tema dijo, "en Ciudad Bolívar no hay guerrilla".-

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com