Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/27/2006 12:00:00 AM

¿Otros cuatro años de ‘farra’?

En materia económica las cosas no van a ser tan fáciles como en el primer mandato. Los aplazados ajustes estarán a la orden del día.

¿Otros cuatro años de ‘farra’? ¿Otros cuatro años de ‘farra’?
Entre los economistas existe el mito de ‘la maldición del segundo período’. La razón es que todo aquello que se deja de hacer en los primeros cuatro años, se empieza a sentir en los siguientes . Ahora que el bajón en los mercados financieros ha encendido las alarmas, muchos se preguntan si se acerca el final de las vacas gordas o, por el contrario, aún quedan otros años de fiesta.

Desde 2002, a la economía del país le ha ido más que bien: el Producto Interno Bruto ha crecido mas del 4 por ciento; las exportaciones se han multiplicado; la inversión extranjera ha vuelto ; el consumo la producido mayores ventas de bienes duraderos; la mayoría de empresarios se ha recuperado y muchos volvieron a invertir; la Bolsa de Colombia ha estado entre las mejores de Latinoamérica, y hasta el desempleo se ha reducido.

Buena parte de esos logros se debe al primer gobierno de Uribe, que devolvió la confianza en el futuro. Pero también mucho de lo que pasó en estos cuatro años se debió a un entorno internacional excepcional: la economía mundial tuvo el mayor crecimiento en años; los mercados financieros se caracterizaron por bajas tasas de interés y mucha liquidez; los precios de los productos básicos como el petróleo se dispararon y todas las monedas se fortalecieron frente al dólar.

Es en el frente internacional donde el panorama luce más nublado. Para empezar, todo indica que la economía mundial perderá velocidad. Esa menor demanda empujará hacia abajo los precios de los productos básicos. Ya se observan señales de disminución en los precios agrícolas y de algunos metales.

A todas estas, se suma la aversión al riesgo que se está despertando entre los inversionistas internacionales, como lo prueba la reciente caída de las Bolsas asiáticas, europeas y latinoamericanas. Esa menor propensión al riesgo se sentirá en los mercados emergentes como Colombia, no sólo por su impacto sobre las monedas –la escasez de dólares hará que el peso se devalúe–, sino por el impacto que tendrá sobre las finanzas públicas.

Y es ahí donde se van a empezar a sufrir los coletazos de lo que no se hizo en los primeros cuatro años. Si bien el gobierno aprovechó los buenos vientos para reconvertir y estructurar su deuda, no los aprovechó para ajustar sus cuentas. En la lista de pendientes quedaron reformas estructurales como la tributaria y la de las transferencias, que le habrían permitido afrontar un entorno internacional adverso sin mayores consecuencias.

Por fortuna, un segundo mandato con una mayoría casi absoluta en el Congreso es la oportunidad para sacar adelante estas urgentes reformas. El futuro de la economía depende de que se hagan y se controle el gasto.
Hacer la tarea también significa meterle la ficha a la infraestructura para asumir el reto que se avecina con el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. La tragedia en la vía a Buenaventura mostró la gran debilidad que existe en este aspecto. El taponamiento de la principal arteria para el comercio exterior colombiano generó multimillonarias pérdidas para los exportadores. Nada de esto puede seguir pasando.
Igualmente, es prioritaria la aprobación del TLC en el Congreso. En diciembre de este año se vencen las preferencias arancelarias conocidas como Atpdea, que permitían a varios productos colombianos entrar con cero arancel a Estados Unidos, y sin TLC, el impacto sería nefasto.

El otro enorme reto que tiene por delante Uribe es el de la pérdida de la autosuficiencia petrolera. Si no se reemplazan reservas antes de finalizar el próximo cuatrienio, Ecopetrol se verá obligada a comprarles crudo a las compañías privadas, para abastecer el mercado interno. Un duro golpe a las finanzas estatales.
Así las cosas, en materia económica, para la administración de Uribe II la lista de tareas pendientes es larga, y el tiempo apremia. n

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com