Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 4/13/2019 11:01:00 PM

La U resucitó a las objeciones

La senadora Maritza Martínez, y otros cinco más, desobedecieron la instrucción de Aurelio Iragorri, director del Partido, de votar en contra de las objeciones. En contraste, en Cambio Radical y el Partido Liberal, primó la disciplina.

Partido de la U resucita las objeciones Al director de la U, Aurelio Iragorri, el partido no le obedeció en el Senado.

Las objeciones de Iván Duque a la JEP quedaron en coma inducido desde el lunes. La apabullante votación registrada en la Cámara de Representantes, 110 votos contra 44, dejó moribunda esa pretensión. Aunque es realmente remoto que el panorama cambie en Senado, las cuentas indican que hay 60 votos contra 37, el presidente no ha dado señales de retirar las objeciones. Así que en la Cámara Alta llegará la probable lapidación final o un remoto milagro post Semana Santa.

Existen, concretamente, dos escenarios posibles. El primero –y más probable– que el Gobierno reciba una segunda derrota con el rechazo mayoritario de las objeciones. El escenario se tornó más adverso para el Ejecutivo luego de que Cambio Radical, La U y los liberarles acordaron irse en bloque contra él. Junto a estos, en oposición a las objeciones, votan además los Verdes y el Polo. Mientras tanto, del lado oficial están el Centro Democrático, los conservadores y los partidos evangélicos. Una triada que no alcanza para contrarrestar a aquellos. A eso hay que sumar la denuncia de Germán Vargas sobre supuestas llamadas indebidas desde Palacio para sonsacar congresistas. Si en el desenlace legislativo sufre una segunda derrota Duque no tendría más remedio que firmar la ley tal como le llegó a su despacho. Sin peros.

Puede leer: Duque pierde la batalla por las objeciones de la JEP

Pero sobre la mesa sigue la posibilidad teórica de que el Gobierno remonte la situación y consiga las mayorías en el Senado. Sería el milagro. Y aun así solo le alcanzaría para empatar. No triunfaría. ¿Qué pasaría entonces? El artículo 200 del reglamento del Congreso reza: “Cuando una cámara hubiere declarado fundadas las objeciones presentadas por el Gobierno a un proyecto de ley, y la otra las encontrare infundadas, se archivará el proyecto”. El mandamiento parece definitivo: si hay contradicción entre las cámaras, el proyecto se archiva. Pero la Corte Constitucional ha aclarado en diferentes jurisprudencias que resultaría un absurdo archivar todo el proyecto si las discrepancias se refieren a una minoría del articulado.

En este caso el presidente solo objetó seis de los 159 artículos del proyecto de ley. La lógica indica que de presentarse la contradicción entre Cámara y Senado, solo quedarían archivados los textos objetados.

No obstante, la Corte Constitucional advirtió, en el reciente auto con el que dio luz verde al trámite de las objeciones en el Congreso, que ante cualquier modificación, adición o supresión, e incluso el archivo total o parcial del articulado, este “deberá ser sometido a control de constitucionalidad previo, automático y único (…) antes de su sanción y promulgación por el presidente de la república”. Es decir que si el proyecto es trastocado de cualquier manera, todos los caminos conducirán a la corte.

Le recomendamos: 10 efectos políticos de la caída de las objeciones en la Cámara de Representantes

Eso pasaría incluso si el proyecto de ley cae en el purgatorio por falta de quorum en el Senado –ya se habla de un posible retiro de congresistas fuera del recinto durante la votación para dilatar el trámite–. En el mismo auto resolutorio la corte anunció que activará su competencia para realizar el control de constitucionalidad si el trámite en el Congreso no se ha agotado al término de esta legislatura, esto es, el próximo 20 de junio.

De llegar el escenario de la intervención de la corte, ya sea por el archivo de los artículos objetados o porque su trámite quede empantanado en el Senado– los magistrados devolverían la ley a su diseño original. Lo harían en desarrollo de la jurisprudencia que ya ha sentado en otras decisiones relacionadas con el proceso de paz.

Frente a este escenario se produciría un choque de trenes entre el Gobierno y la corte. ¿Puede esta desarchivar artículos que el Congreso sepultó? ¿Firmaría el presidente una norma que contiene apartes archivados en el Congreso y revividos por la corte? Lo que ocurra en el Senado definirá a dónde irá a parar la discusión, y mientras ese trámite no esté consumado nada está definido. Las objeciones, aunque moribundas, aún tienen pulso.

EDICIÓN 1955

PORTADA

Prueba de fuego

Con la caída de la Ley de Financiamiento, el presidente Iván Duque se juega su capital político por sacar adelante las reformas económicas esenciales para el país. ¿Habrá crisis ministerial?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1955

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.