Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/4/2006 12:00:00 AM

Pasando el sombrero

¿De dónde sale el dinero para las campañas políticas?¿Cuánto están invirtiendo los partidos? ¿Qué controles hay para que no ingresen dineros ilegales? Informe de SEMANA

Pasando el sombrero Pasando el sombrero
Al mismo tiempo que se inicia la competencia electoral, las campañas comienzan otra carrera igual de intensa para buscar quién les dé la plata para financiar su empresa. Por estos días no es difícil encontrar candidatos vendiendo empanadas y bonos, ofreciendo boletas de rifas, organizando bazares y llamando a los amigos del colegio y a los parientes lejanos para que les den una manito. También se les ve 'haciendo fila' en las grandes compañías buscando donaciones, y en los bancos tras un crédito. Para la mayoría de los candidatos, financiarse es el vía crucis de su campaña.

Las maromas para buscar dinero, que hacen parte del paisaje político en elecciones, son una de las pruebas más sensibles para la democracia. ¿Qué pasa si los recursos son de origen ilegal? ¿Cómo evitar que por una donación un candidato pierda independencia? ¿Cómo competir contra alguien que tiene dinero a montones y no respeta los topes que impone la ley para evitar que sea la plata la que elija? El país ya conoció parte de la amargura de lo que significa esto con el proceso 8.000, cuando dineros del narcotráfico ingresaron en la campaña presidencial. Ahora que el paramillitarismo y el narcotráfico han logrado gran influencia regional, la preocupación no es poca. Por la importancia que tiene la transparencia en este tema, SEMANA investigó de dónde sale el dinero para estas elecciones.

Al ser tan amplia la información, de los 22 partidos políticos que tienen candidato al Senado, se decidió revisar las finanzas de seis. Los tres más tradicionales -Conservador, Liberal y Polo Democrático Alternativo- y tres de los uribistas más representativos -Colombia Democrática, Cambio Radical y La U.-. Solamente este último no suministró información financiera, según su tesorera, Consuelo Caldas, "porque no hay cifras consolidadas". Asegura que cuando la tengan se dará a conocer. Por su parte, Cambio Radical no entregó la relación detallada de sus donantes, según su secretario general Antonio Alvarez "porque pueden surgirles inconvenientes a los donantes cuando otros partidos se enteren de que nos han dado más". Dice que la información se hará pública al día siguiente de las elecciones.

SEMANA también se reunió con los que manejan las finanzas de las cabezas de lista al Senado de esos mismos partidos, y con una veintena de sus candidatos para la cámara alta en Barranquilla, Medellín y Cali.

Los partidos tienen tres fuentes posibles de financiación. La primera es la que entrega el Estado para gastos de funcionamiento. Aquí tienen ventaja los de mayor tradición sobre los nacientes, porque tienen ahorros de años anteriores. La segunda, y a la que le apuesta la mayoría, es conseguir créditos sobre el dinero de reposición que se paga por cada voto obtenido. Este año el Estado paga 3.478 pesos por voto al Congreso siendo el tope de gastos para el Senado 450 millones de pesos. Del total de la reposición, los partidos se quedan en promedio con 20 por ciento y el resto lo puede utilizar el candidato para pagar su crédito. La tercera forma de financiación, que es la que más riesgos presenta, son las donaciones.

En estas elecciones se estrena la reforma política, que busca fortalecer los partidos políticos. De ahí que estos anden buscando dinero para hacer sus campañas institucionales. Las diferencias entre lo que cada partido ha recaudado son significativas (ver tabla). Por ejemplo, los conservadores, partido cercano al gobierno, tiene 5.640 millones, mientras que el Polo, que está en la oposición, sólo tiene 551 millones. "Nos la estamos jugando toda", dice la tesorera de los conservadores, que explica que casi el 50 por ciento de sus recursos son ahorros de los últimos años.

Para quienes ya llevan tiempo en las lides políticas y pueden demostrar que su votación ha aumentado, la fórmula del crédito es una buena opción. En los bancos analizan cómo le ha ido en elecciones anteriores, cómo va en las encuestas y hacen una proyección de su posible votación. "Nos curamos en salud -dice un funcionario de uno de los bancos que más créditos ha aprobado-, de las proyecciones sólo aprobamos entre el 50 y el 70 por ciento de lo que pueden sacar".

Aun así, partidos como el Polo han tenido dificultades para la aprobación de créditos. En el caso de Colombia Democrática, la mayor parte de los 1.760 millones de pesos con que cuenta para hacer la campaña fueron obtenidos por un préstamo en donde el primer y el segundo renglón de la lista al Senado, Mario Uribe y José Gonzalo Gutiérrez, tuvieron que ofrecer su patrimonio personal como garantía de la deuda del partido. En contraste, Cambio Radical tiene un crédito abierto de 1.000 millones de pesos que no piensa utilizar.
Tanto candidatos como partidos coinciden en que entre el 60 y el 70 por ciento de los recursos se destina a publicidad. Esto cambia sólo en la Costa Atlántica donde, por ejemplo, el candidato Álvaro Ashton, del Partido Liberal, planea gastar más del 50 por ciento de su presupuesto contratando taxis el día de las elecciones para llevar a sus votantes. Son 188 millones de pesos lo que le cobran por el día los 1.200 taxistas que quiere contratar para mover 20.000 de sus electores.

Son escasos los candidatos que requieren de poca financiación de terceros como Carlos Barragán, del Partido Liberal, que pone de su bolsillo 280 millones, o el de Gina Parody, del Partido de la U, que entre recursos familiares y propios consiguió 231 millones de pesos. La mayoría del personal de las campañas son voluntarios. Un caso llamativo es el de Cecilia López, del Partido Liberal, donde está prácticamente toda su familia ayudándole.

Los políticos más curtidos poco se le miden a los bazares y las rifas. Muchas veces no salen bien, como le ocurrió a Rubén Darío Quintero, de Cambio Radical, quien rifó su carro, no pudo negociar ni la mitad de las boletas y tuvo tan mala suerte que el número ganador sí se vendió. ?

La danza de los millones

Sin embargo, lo que más recelo despierta es el tema de las donaciones. Los críticos de esta forma de financiación argumentan que por esta vía es fácil capturar la voluntad del candidato. Esto puede ser cierto. Pero también tienen razón los que aseguran que estos apoyos lo que buscan es fortalecer la democracia. Otra posibilidad, esta sí más pragmática, es aprovechar los beneficios tributarios inherentes en las donaciones.

Bavaria, por ejemplo, acoge la tesis de la democracia, según sus voceros. Esta empresa en el sondeo de SEMANA aparece como la mayor donante de varias campañas. Según Javier Hoyos, vicepresidente de relaciones institucionales, la instrucción para entregar donaciones que dio SAB-Miller, la actual propietaria de la cervecera, es que "no haya ningún tipo de discriminación. Ni por posición política, partido, raza ni religión". Explica que las diferencias en los montos donados radican en que hay partidos que tienen menos candidatos. Ese es el caso del Polo, donde son el mayor aportante individual con 300 millones de pesos. Mientras que a los partidos Liberal y Conservador les dio, 700 y 602 millones de pesos, respectivamente. Las donaciones a los candidatos varían según la competencia que tengan en su región y de acuerdo con lo que pidan. "Si me piden sólo 10 millones por qué les voy a dar 20", dice Hoyos.

Es aventurado decir, en el caso de Bavaria, como en el de otras grandes empresas privadas, qué tanto logran influir estos dineros en las decisiones posteriores de los entonces congresistas, por ejemplo en temas tributarios. Para Hoyos, esta actividad, sumada a su trabajo de cabildeo en el Congreso, le ha hecho acreedor del mote de 'senador 101' . "Nunca se ha dado dinero pensando en beneficiar a la empresa, cuando actuamos en el Congreso, vamos con argumentos", asegura Hoyos.

Para algunos candidatos, recibir dinero del sector financiero o de empresas privadas es una forma de perder independencia, como el caso de Gustavo Petro, del Polo, quien no acepta este tipo de apoyos. Alexánder López, del mismo partido, rechazó un aporte de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura, pues piensa hacer un debate a la concesión del puerto. El director de la Sociedad, Víctor González, dijo a SEMANA que no sabía nada sobre ese tema.

A la hora de las donaciones no todos tienen la misma suerte. El partido de Mario Uribe sólo logró tres donaciones por 110 millones de pesos. Los liberales sólo consiguieron para su campaña institucional 135 millones, de los 942 millones de pesos que han logrado recaudar. Mientras que casi la totalidad de los 1.642 millones de pesos que han recaudado los conservadores son para su partido. Al que mejor le ha ido es a Cambio Radical, que consiguió financiar el ciento por ciento de su campaña, 2.320 millones de pesos, pasando el sombrero. Entre la mayoría de los políticos consultados hay la percepción que el Partido de la U es el que más dinero está invirtiendo, pero ellos no suministraron la información financiera para saber si esto es así.

Los partidos controlan mejor el ingreso de dineros que los candidatos en las regiones. Exigen que toda donación de empresa debe ser aprobada por su junta directiva. Si el monto es significativo, se hace escritura y en muy contados casos se ha recibido dinero a particulares. Además han conformado comités que evalúan la conveniencia o no del regalo. Esto, en el caso de la U, según su tesorera, ya ha permitido rechazar tres aportes. Solamente este partido aseguró que revisa la llamada 'Lista Clinton', donde el gobierno de Estados Unidos relaciona terroristas y narcotraficantes. Como novedad en estas elecciones hubo empresas que hacen investigación corporativa e inteligencia comercial ofreciendo sus servicios a los partidos políticos, pero ninguno los ha contratado, por sus altos costos. Para uno de estos investigadores, "los partidos se hacen los de la vista gorda y se conforman con una declaración que hace el donante en la que aseguran que son dineros lícitos".

El mayor riesgo de que se cuelen recursos de dudosa procedencia está en las contabilidades de los candidatos. En las regiones los aportes son de "amigos de toda la vida y empresas que conozco mucho", asegura la mayoría de los aspirantes como si fuera una cartilla. Son muy contados los que han podido conjurar el riesgo, como el caso de Germán Vargas, de Cambio Radical, que financia toda su campaña con créditos. Sorprende que luego de tantos dolores de cabeza con capitales ilegales en la política, los partidos y los candidatos se muestren tan confiados en que su criterio es suficiente para detectar dineros oscuros.

Algunos cambios que introdujo la reforma política no ayudan a la transparencia en las finanzas electorales. A partir de este año es el partido el que entrega una relación consolidada de los gastos de todos sus candidatos, es decir que en la contabilidad va a aparecer un solo rubro de donaciones sin especificar qué monto, quién las hizo y a quién, como sucedía antes. De esta forma, el control del Estado se limitará a que los documentos estén correctamente presentados y que no se superen los topes de la campaña. Solo en casos de denuncia se revisará más a fondo la contabilidad.

Las iniciativas para buscar mayor transparencia en el tema de la financiación tampoco han arrojado los resultados que se esperaban. En la propuesta de Congreso Visible, donde en un sitio web los candidatos exponen su trayectoria, sólo hay 376 candidatos inscritos, de 2.929. La información que suministran sobre su financiación es insuficiente. Otra iniciativa son los pactos de transparencia promovidos por la ONG Transparencia por Colombia. A una semana de las elecciones, sólo dos partidos, el Polo y Cambio Radical, han firmado. Pero el alcance de los pactos es muy limitado.

Ahora que la mayoría de los candidatos y partidos proclaman que ellos son la materia prima para la construcción de una nueva forma de hacer política, convendría que incluyeran entre sus prioridades la transparencia y la publicidad de sus finanzas. Esto no sólo les da más legitimidad, sino asegura la confianza de los electores en sus candidatos. Confianza que para todo fin práctico se traduce en votos.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.