Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/11/1996 12:00:00 AM

PELEA DE VERDULERAS

ERNESTO SAMPER Y FERNANDO BOTERO SE ACUSAN MUTUAMENTE DE ENRIQUECERSE CON DINEROS DE LA CAMPAÑA.

PELEA DE VERDULERAS, Sección Nación, edición 719, Mar 11 1996 PELEA DE VERDULERAS
El primer cañonazo lo dio Ernesto Samper. En una entrevista con el periodista del Miami Herald, Andrés Oppenheimer, afirmó: "Hay serias evidencias de que una parte de los recursos que pudieron ser infiltrados se utilizaron para aprovechamiento personal de algunas personas... si las personas estaban recibiendo dinero para su propio beneficio, esos dineros no vinieron a apoyar la campaña." Aunque el lenguaje era sutil, el mensaje era claro: el Presidente de la República estaba acusando a Fernando Botero y a Santiago Medina de quedarse con sumas importantes del Cartel de Cali. Tan pronto Fernando Londoño Hoyos, el abogado de Fernando Botero, se enteró de esa acusación, respondió con su propio cañonazo. En entrevistas de televisión manifestó que el Presidente debería contestar qué había hecho con los 500 mil dólares que le había entregado la Philip Morris durante la campaña. El mensaje era igual de directo: Fernando Botero estaba acusando al Presidente de robarse la plata. Al día siguiente las dos partes decidieron recoger velas. Los representantes de Samper manifestaron que él nunca había pensado en denunciar penalmente a nadie. Simplemente consideraba que existían suficientes indicios como para abrir una investigación por parte de la Fiscalía. Por su parte, Londoño Hoyos dejó saber que no tenía la intención de aumentar la presión sobre el asunto y que él y su cliente no querían incurrir en personalismos. Pero si bien en público las lecciones se moderaron, en privado cada uno tenía su propia explicación. El círculo de íntimos de Ernesto Samper, de tiempo atrás ha creído que tuvieron lugar irregularidades en el manejo de las cuentas del exterior de Fernando Botero, a través de las cuales se canalizaron recursos de la campaña. Estos movimientos fueron del orden de tres millones de dólares. De estos, Fernando Botero ha reconocido haber traído al país uno, en la famosa transacción de bonos panameños que posteriormente fueron convertidos en cheques endosados por allegados de Botero.Fuera de este millón, la teoría es que no hay ninguna claridad sobre qué pasó con el resto del dinero. Los samperistas sostienen que una semana antes de las elecciones, de esa cuenta se giraron a Bogotá 1.300.000 dólares. Igualmente afirman que una semana después, una cifra ligeramente superior fue reintegrada a la cuenta de Nueva York desde Bogotá. La sugerencia de los asesores del Presidente es que el Fiscal debería investigar estas transacciones tan cuantiosas. Las autoridades norteamericanas por su parte consideran que 1.700.000 dólares que se movieron por esa cuenta no tienen un origen claro.Alrededor de las cuentas en el exterior de Fernando Botero se ha creado hasta ahora una chismografía sin fundamento. La verdad es que es muy poco lo que se puede saber hasta ahora, pues desde junio de 1995 Fernando Botero ha interpuesto recursos legales a través de abogados en Nueva York para que esas cuentas no puedan ser examinadas por las autoridades colombianas. Ha argumentado que son consideraciones de seguridad las que lo llevaron a esto teniendo en cuenta que en Colombia se ha violado la reserva del sumario sistemáticamente y toda esa información va a acabar filtrándose. Ese pleito, sin embargo, lo perdió hace unos días y las cuentas podrán ser investigadas por las autoridades judiciales. Según la indagatoria de Santiago Medina, a través de los bancos de Nueva York, se canalizaron recursos de compañías legales tanto colombianas como extranjeras. Fernando Botero ha corroborado esta versión y ha mencionado entre los donantes al Grupo Santo Domingo, con un millón de dólares, y a la Federación de Cafeteros sin especificar la suma. Interrogado al respecto por SEMANA, el presidente del grupo, Augusto López manifestó que ni el grupo ni Julio Mario Santo Domingo como persona hicieron donaciones en el exterior. Aclara que lo que sí sucedió es que Santo Domingo le presentó a Botero inversionistas extranjeros interesados en hacer negocios en Colombia y que él no sabe cuál fue el resultado de esos contactos. Esta explicación suena más prudente que convincente pero lo que es un hecho es que el grupo Santo Domingo nunca ha refutado las afirmaciones de Botero. En cuanto a la Federación de Cafeteros, la explicación es la misma que la del Grupo Santodomingo. Nunca han dado un dólar pero le presentaron algunas personas que sí lo hicieron. En este caso, sin embargo, se ha podido establecer que el monto de dichos aportes no superaría los 100.000 dólares. Fernando Londoño Hoyos ha reconocido que a través de las cuentas de Nueva York se movieron alrededor de tres millones de dólares. Aclara categóricamente que se trata exclusivamente de recursos legales y que toda la contabilidad está clara. Agrega que en este momento se está terminando un arqueo minucioso de los extractos bancarios que será divulgado en pocos días. De este podrá demostrar, no sólo que no hay ninguna irregularidad en las transacciones, sino que Fernando Botero acabó teniendo que responder de su propio bolsillo por gastos de la campaña en una cifra aún no determinada, pero en todo caso superior a los 100.000 dólares. Pero si esto es lo que dicen los amigos del Presidente sobre Fernando Botero, ¿qué opina Botero sobre su antiguo jefe? Muy sencillo: que el que se quedó con plata de la campaña fue el candidato. La acusación al respecto es la de Fernando Londoño Hoyos en el sentido de que se habían desaparecido 500.000 dólares entregados por la Philip Morris a Ernesto Samper. Tan pronto esta versión se hizo pública, la compañía Philip Morris emitió un comunicado afirmando que nunca había hecho aportes a la campaña presidencial. La aclaración era inútil pues ningún entendido pensó jamás que se tratara de la respetada compañía multinacional de cigarrillos. _Philip Morris_ es una clave que se utiliza cuando se quiere hacer referencia a Elizabeth de Sarria. Tanto Fernando Botero como Santiago Medina van a declarar ante la Fiscalía los siguientes hechos. En la tercera semana de abril de 1994, en plena campaña presidencial, Botero estaba interrogando al tesorero sobre la situación económica. Este le respondió que acababa de hablar con Elizabeth de Sarria quien le manifestó que le había entregado 500.000 dólares a Ernesto Samper. Tan pronto Botero escuchó el ingreso de una suma tan importante fue a donde el candidato para pedírsela con el fin de cubrir gastos electorales. Samper le manifestó que él no había recibido ningunos 500.000 dólares de Elizabeth de Sarria. Botero regresó entonces donde Medina a quien le contó que se trataba de un malentendido pues su jefe no había recibido esa suma. Medina, sorprendido, llamó a Elizabeth de Sarria en busca de una explicación. Ella le reafirmó que sí le había dado los 500.000 dólares a Ernesto Samper, quien se encontraba en ese momento con su entonces jefe de seguridad el Mayor Germán Osorio. Según la Sarria, por instrucciones de Samper, este recibió el dinero y lo guardó. Por cuenta de esta confusión tanto Fernando Botero como Santiago Medina piensan poner esta historia en conocimiento de la Fiscalía. Cuando se escriba la historia del Proceso 8.000, sin duda alguna, el punto más bajo de todo el escándalo será este: Ernesto Samper y Fernando Botero, compañeros de lucha de la jornada electoral y de la guerra contra el Cartel de Cali, acusándose el uno al otro de ladrón. Es muy probale que este cruce de acusasiones no termine en nada. Pero el espectáculo de un Presidente de la República y su ex ministro de Defensa peleando como verduleras es una vergüenza.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com