Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/23/1987 12:00:00 AM

PIDIENDO CACAO

A sólo seis semanas de finalizar la legislatura, el gobierno decide meterle un empujoncito a los proyectos en el Congreso

PIDIENDO CACAO, Sección Nación, edición 286, Nov 23 1987 PIDIENDO CACAO
Si normalmente en los desayunos santafereños se ofrece chocolate, esta vez el gobierno ofreció un desayuno para "pedir cacao". Ante la posibilidad de que la actual legislatura acabe sin pena ni gloria, el presidente Barco resolvió poner en prácticaa su slogan de la campaña electoral "manos a la obra".
El miércoles 21 de octubre invitó a los miembros de la Dirección Liberal Nacional, a algunos congresistas de su partido de las comisiones terceras de Senado y Cámara y a los ministros de Gobierno, Hacienda, Minas, Desarrollo y Agricultura, con el proposito de acelerar el trámite de los proyectos bandera de su administración: los de reforma agraria y urbana y el de endeudamiento externo. En su intervención, Barco habló más como jefe de partido que como Presidente. En tono enérgico dijo: "No dejemos que la oposición señale el orden de prioridades. Tomemos el control del Congreso y saquemos los proyectos adelante". Pero el que habló no fue solamente el Presidente. Algunos congresistas aprovecharon la ocasión para expresar su descontento con el ejecutivo y criticaron la "displicencia de varios de los ministros que ni siguiera pasan al teléfono", mientras otros se dedicaron a culpar a los conservadores.
Sin embargo, tanto anfitrión como invitados coincidieron en un punto: que el balance de la actividad del Congreso deja mucho que desear y que sólo con la disciplina del partido se podía salvar la legislatura. Esta parecía ser la respuesta a la avalancha de críticas que venían haciendo la oposición (tanto la reflexiva como la otra) y la prensa, contra el ausentismo, la falta de quórum y la dilación para tramitar los proyectos.
Pero ausentismo, falta de quorum y dilación, no son fenómenos nuevos en el Congreso. "Así ha sido toda la vida" dicen algunos parlamentarios consultados por SEMANA. Lo que pasa, según ellos, es que el Congreso colombiano es muy colombiano y también dejan las cosas para última hora. "Aquí los estudiantes comienzan a estudiar el último día para los exámenes finales y los recibos de servicios se pagan el día que se vencen", dice el senador liberal Alvaro Uribe Vélez. A esto se suman factores nuevos como el de la decisión, en esta legislatura, de hacer plenaria únicamente los días jueves, que según el senador conservador Carlos Holguín Sardi "fomentan el ausentismo, porque un parlamentario de provincia: que sólo tiene que venir el jueves, para regresarse el viernes, termina por no venir a la sesión plenaria".
Otro de los factores que inciden en la falta de agilidad parlamentaria es el de la indisciplina. "Aquí nadie oye a nadie. Una ponencia brillantemente estudiada termina en el vacío, porque los parlamentarios parece que no hubieran conocido la urbanidad de Carreño". Dijo un congresista que prefiere mantener su nombre en reserva. Para otro parlamentario, "no hay nada más estéril que un debate en el Congreso. El sistema está diseñado para que aquí no pase nada. La primera hora, que es en la que todo el mundo está presente, se va en saludos, después ponen a un secretario que no sabe leer a dar lectura, durante horas, a un proyecto y cuando van a votar, no hay quórum". Y como si fuera poco, también en el Congreso falta liderazgo. Como le comentó a SEMANA un ex ministro liberal "Otros gobiernos, en esta misma época ya tenían parqueados a sus ministros en el Congreso, haciendo lobby, para sacar adelante sus proyectos bandera".
Al margen de esta crónica situación del Congreso, existen algunos aspectos particulares en la actual legislatura. En primer lugar, cierto "revanchismo" de la clase política liberal que no se siente bien tratada por los ministros que, a su juicio, no son políticos, no entienden a la clase política y no la atienden. Por otro lado está la actitud que han asumido los conservadores como estrategia. Como un parlamentario social conservador se lo dijo a SEMANA, "los parlamentarios socos estamos divididos en dos clases: los de la línea dura, que no se aparecen en el Congreso sino cuando les dicen que ya hay quórum liberal.
Son los que no están dispuestos a servir ni de vainas para completar el quórum necesario para aprobar los proyectos del gobierno. Y los de la línea blanda, que si van a las comisiones, pero se gastan todo el tiempo atacando al gobierno y al liberalismo". Sin embargo, los congresistas conservadores afirman que si no se ha legislado es por culpa exclusiva de los liberales, pues estos no sólo tienen todas las presidencias, tanto en plenarias como en comisiones, sino que todos los ponentes son liberales y tienen mayoría para quórum deliberativo y decisorio en todas ellas.
En todo caso, en el Congreso se vive actualmente un árculo vicioso. Si no hay plenaria, no hay comisiones. Y si no hay comisiones, no hay plenaria. Y a pesar del desayuno, la actividad parlamentaria durante la semana pasada sólo produjo unos pocos resultados: la creación de la Comisión Nacional de Energía en la comisión primera del Senado; la aprobación del proyecto que reglamenta la elección popular de alcaldes y el que da facultades extraordinarias al Presidente para expedir el código minero en la primera de la cámara. Y en sesión plenaria de la Cámara se aprobaron los proyectos para erigir en departamentos a las Intendencias de Arauca, Casanare y Putumayo. Pero la sesión de las comisiones terceras de Cámara y Senado, que estudian el proyecto de endeudamiento externo, fue aplazada; y las reformas urbana y agraria siguen empantanadas porque el proyecto de endeudamiento externo tiene mensaje de urgencia y las ha dejado en la cola.
A pesar de todo, al final de la semana se comentaba que el gobierno sacará adelante los proyectos bandera contra viento y marea. Pero todo parece indicar que la "ley de Murphy" según la cual todos los trabajos se hacen en el tiempo máximo que haya para hacerlos. Y en el congreso colombiano ésta es aplicable, sobre todo si se tiene en cuenta que es una corporación en la que el año tiene 5 meses, el mes tres semanas, la semana tres días y el día no tiene hora.

Actividad parlamentaria
(Proyectos de ley)

Senado
Comisión Presentados Aprobados
Primera 47 *45 4 *2
Segunda 37 0
Tercera 41 5
Cuarta 8 5
Quinta 29 3
Sexta 10 1
Séptima 23 5
Octava 1 0

Total 196 23

Cámara
Primera 51 *27 0 *5
Segunda 19 2
Tercera 23 0
Cuarta 11 2
Quinta 22 0
Sexta 10 1
Séptima 34 0
Octava 2 0

Total 182 5

*Actos Legislativos--

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com