política

Presidencia del Congreso: todos los caminos conducen hacia Alexánder López

En el Pacto Histórico no quieren que Roy Barreras asuma esa dignidad al considerar que no representa los ideales de los partidos que integran esa alianza política.


Los partidos políticos designaron compromisarios para definir los acuerdos con los que funcionará el Congreso de la República durante los próximos cuatro años.

Por haber sido elegido Gustavo Petro como presidente de Colombia y el Pacto Histórico haber logrado más de 20 curules, les corresponderá la primera presidencia del Congreso.

Sin embargo, aunque se daba por descontado que Roy Barreras asumiría esa dignidad, dentro del Pacto Histórico hubo una fuerte pelea porque no desean tener a Barreras representándolos. “No queremos ver a Roy Barreras poniéndole la banda presidencial a Gustavo Petro, porque no nos representa”, dijo un senador electo del Pacto Histórico y eso resume la tensión que hay en esta nueva bancada de gobierno por la presidencia del Congreso.

Por esa razón, en la colectividad del progresismo y en el propio Legislativo ha tomado fuerza el nombre de Alexánder López para asumir la presidencia del Congreso desde el próximo 20 de julio. López es actual senador y presidente del Polo Democrático, lleva varios años en el Congreso y tiene una relación respetuosa con las demás bancadas políticas.

En el sonajero para la presidencia del Senado también han aparecido otros nombres como el de María José Pizarro y Clara López, pero como ellas apenas están llegando por primera vez a la corporación, podrían no contar con un respaldo suficiente de los diferentes sectores políticos. Gustavo Bolívar también postuló su nombre, pero es bien conocido que no tiene las mejores relaciones con otros sectores políticos.

En las próximas horas la bancada del Pacto Histórico tomará decisiones en torno a la persona que van a postular de manera unánime para la presidencia del Senado, pero está claro que no quieren que Roy Barreras esté allí.

Choque en el Pacto Histórico

Con los resultados de la segunda vuelta presidencial, donde Petro fue elegido como el nuevo presidente de los colombianos, la bancada del Pacto Histórico automáticamente se convirtió en colectividad de Gobierno y tiene derecho, según los tradicionales acuerdos políticos, a ocupar la presidencia del Senado en el primer período legislativo, que inicia el 20 de julio.

Tan pronto se conocieron los resultados, empezó a circular la versión de que Roy Barreras sería el próximo presidente del Congreso para liderar la agenda legislativa de Petro y sacar adelante las reformas necesarias para empezar a cumplir con lo prometido en campaña.

Sin embargo, el lunes festivo empezaron los roces en el Pacto Histórico porque la mayoría de los congresistas electos no están de acuerdo en que Barreras asuma la dignidad, al considerar que no representa los ideales de izquierda y no ha hecho oposición durante 40 años. “El que lo invitó fue Gustavo Petro para conformar la lista al Senado, pero de ahí a que nos lidere a todos hay una distancia muy grande”, dijo otro senador electo del progresismo.

La molestia llegó a tal punto que este martes se hizo otra reunión en la que se postularon otros nombres para la presidencia del Senado y evitar que Barreras, quien ha dado tantos saltos en la política y en su ideología, asuma la dignidad.

El punto es que de cinco partidos que integran el Pacto Histórico, solo uno respalda a Barreras, quien se está quedando solo.

Me queda mal hablar de un competidor directo, pero creo que las señales que se tienen que dar son de cambio. Por eso votaron más de once millones. Si a mí me dicen que Roy Barreras va para la Oficina del Alto Comisionado para la Paz lo vería como excelente porque es una persona que se la ha jugado por la paz y maneja el tema, pero la gente eligió 20 senadores en el Pacto Histórico y justo recaer en el que pertenece a la vieja clase política, no me parecería correcto; pero si lo eligen, si mis compañeros lo escogen, acataré porque son las reglas democráticas”, dijo Bolívar a SEMANA.

De hecho, cuando se conocieron los ‘petrovideos’ revelados por SEMANA, Bolívar dijo sentir vergüenza por todo ese episodio, haciendo referencia al excongresista de La U.

Otro senador, quien pidió omitir su nombre, confesó que no quieren que el 7 de agosto, fecha en la que se posesione Gustavo Petro, la noticia sea que quien le impuso la banda presidencial fue el mismo que salió en casi todos los ‘petrovideos’ hablando de “acabar políticamente a sus adversarios” y de elaborar estrategias contrarias al “no todo vale” que impulsa el petrismo.

De ese tamaño está la discusión en el Pacto Histórico por la posibilidad de que Barreras los lidere en el Legislativo. “Nadie puede negar su experiencia y que trabajó en la campaña, pero él no representa a nadie”, dijo otro congresista.

Fuentes del progresismo le confirmaron a SEMANA que la reunión de este martes fue tensa y que molestó que Barreras, posiblemente, haya sido el que puso a rodar la idea de que había un acuerdo para que él fuera el presidente.

Barreras quiso bajarle el tono a la discusión y respondió preguntas de varios periodistas sobre la posibilidad de su próxima presidencia del Congreso. “Nosotros no tomamos ninguna decisión que la bancada no asuma de manera democrática y esperamos la opinión del presidente electo, Gustavo Petro”.

Por ahora, no hay decisiones de fondo sobre el tema, pero lo claro es que a Barreras no lo quieren como líder de la bancada y esta es la primera diferencia política que tienen en el Pacto Histórico.

La última palabra la tendrá Gustavo Petro, el cual también debe pensar en que quien asuma la dignidad será el encargado de tender puentes con las otras bancadas para garantizar su gobernabilidad. Barreras genera división en el Congreso y sus propios colegas no lo toleran, por lo que la idea de ponerlo en la presidencia del Senado podría ser un mal cálculo político.