Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/12/1996 12:00:00 AM

PRIMERO LAS DAMAS

Tanto María Emma Mejía como Olga Duque tienen el reto de manejar con guantes de seda sus puestos en el gabinete para impedir que sean un quemadero.

PRIMERO LAS DAMAS PRIMERO LAS DAMAS
Los NOMBRAMIENTOS DE Olga Duque de Ospina y María Emma Mejía tienen tres elementos en común. Las dos son mujeres, las dos carecen de experiencia en los campos que tendrán que manejar y las dos tienen algún grado de representatividad política en momentos en que pocas personas de peso aceptan ministerios en Colombia. Aunque a ambas se les aguó la fiesta con la cancelación de la visa al presiente Samper, la noticia fue más amarga para María Emma. Era el estreno en su propio terreno con un baldado de agua fría. Y aunque se ha afirmado que la medida de los Estados Unidos es una cachetada personal contra Ernesto Samper, lo es también contra la política internacional del país. Como están las cosas, la Cancillería es sin duda el desafío más grande que ha tenido esta antioqueña bogotanizada y aparece como el primer gran obstáculo dentro de una brillante carrera que ha parecido más un lecho de rosas que un jardín de espinas. Aunque ha sido embajadora, María Emma Mejía no es una experta en relaciones internacionales. Por esto su nombramiento se enfrenta al escepticismo de algunos críticos que creen que los problemas con Estados Unidos son demasiado graves para ser tratados con una repetición de la fórmula Noemí, que indudablemente fue un gran éxito, pero en su momento. Sin embargo, fuera de su gran atractivo personal, estas dos mujeres tienen poco en común y es difícil hacer analogías. María Emma demostró que tiene un temperamento diplomático neto. Durante su Embajada en España estableció contactos muy importantes al más alto nivel y logró granjearse una posición de respeto en círculos diplomáticos de la Comunidad Europea. Estos dos elementos le van a ser muy útiles ahora, cuando Colombia tiene que formar nuevas alianzas para contrarrestar la ofensiva norteamericana. Además, su popularidad personal le sirve indiscutiblemente a Samper en su propósito de mejorar la imagen del gobierno. En el caso de Olga Duque de Ospina, su mayor aporte no son sus conocimientos sobre educación sino el pedigrí que aporta como conservadora. Aunque la época de las dinastías políticas se va desvaneciendo cada vez más en Colombia, en momentos como el actual donde no existe ninguna legitimidad azul, una representante de la casa Ospina adquiere un valor simbólico importante a nivel de la opinión pública. No sucede lo mismo con las directivas conservadoras, que en forma no muy sutil la han criticado por aceptar el nombramiento e incluso la han tildado de 'lenteja'. Pero estas directivas representan cada vez menos para el pueblo colombiano y eso permitió que el nombramiento de una conservadora de pura sangre adquiriera una dimensión estratégica dentro del ajedrez que está jugando Samper. Por otro lado, lo que más valora el Presidente en estos días es la lealtad y su nueva ministra de Educación, sin ser de su propio partido, ha sido más leal con él en toda esta crisis que muchos de sus copartidarios. Esto sumado a que se trata de una persona echada para delante, llena de entusiasmo y de amigos, con experiencia y manejo político, compensa las reservas que su nombramiento ha despertado en círculos académicos. Pero además de los líos políticos, Olga Duque tendrá que sortear en adelante a los maestros y a los colegios, en una cartera que muchas veces se ha caracterizado por ser un quemadero.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.