Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/19/1993 12:00:00 AM

¿Que se hizo el K-6?

Cambio de preso con complicidad de quienes lo cuidaban, nueva modalidad en el problema de fugas carcelarias.

¿Que se hizo el K-6? ¿Que se hizo el K-6?
¿Qué se hizo el K-6?
EL OPERATIVO SE CUMplió con relativa facilidad. El jueves lO de junio, a las 4 y 50 de la tarde, varios agentes de la Policía dejaban en la estación Fray Damián, de Cali, al capitán (r.) Jorge Eduardo Rojas Cruz, sindicado por las autoridades de ser el jefe de seguridad de uno de los grupos del cartel de Cali. Rojas Cruz, conocido en los prontuarios judiciales con el alias de K-6, tenía que ser devuelto al día siguiente a la Fiscalía Regional del Valle para ser oído en indagatoria. Sin embargo, en el transcurso de media hora -el tiempo que tarda trasladarse de la estación al palacio de Justicia- Rojas desapareció misteriosamente. Su lugar fue ocupado por José Gilberto Rentería Varela, un delincuente con apariencia de mendigo, de 50 años, y quien tenía 12 entradas a la cárcel.
¿Qué había ocurrido? Se tejieron muchas hipótesis: que había sido cambiado en las instalaciones de la Sijin del Valle, en la Fiscalía o en la propia cárcel. Inclusive, se llegó a pensar que Rojas Cruz nunca había sido detenido. Este suceso significó un duro golpe a la credibilidad y eficiencia de la Policía, en momentos en que -casualmente- se aprobaba en el Congreso un proyecto de ley para reformar a la institución.
El caso, que parecía de Sherlock Holmes, quedó en manos del inspector general de la Policía, el general Fabio Campos Silva, quien se dio a la tarea de atar los cabos del misterio. Ocho días después se supo que pasó. Un agente de la Policía que participó en el operativo de custodia del detenido confesó que Rojas Cruz fue suplantado por Rentería Varela durante el traslado de las instalaciones de la Sijin a la Fiscalía Regional de Cali, donde iba a rendir indagatoria. Aunque las autoridades no revelaron el monto del soborno, extraoficialmente se dice que la suma ascendió a 500 millones de pesos. La rápida investigación reveló también cierto grado de responsabilidad de las demás autoridades que tuvieron a Rojas Cruz en sus manos. Contrariando las disposiciones carcelarias en la materia, Rojas Cruz fue trasladado a la indagatoria en un Chevrolet Spring particular, y no en el furgón especial que usan las autoridades. Tampoco se le hizo reseña al momento de ingresar a la estación Fray Damián y muchos menos al salir con destino a la Fiscalía Regional.
Este punto es clave, porque de haber sido reseñado, no se habría llevado a cabo la patraña de suplantación. La orden de captura daba claramente sus señales particulares: 1.72 metros de estatura, tez blanca y barba cerrada. Renteria Varela, quien lo suplantó, es mulato, mide 1.60 metros y no tiene barba.
Ahora, después de la investigación, el propio general Campos Silva encontró que existían suficientes indicios para entablar denuncia penal contra el director de la Sijin del Valle, mayor Victor Mauricio Aguilar, y cinco agentes que participaron en el operativo de traslado de K-6. Aunque este hecho de por sí empaña aún más la maltrecha imagen de la Policía, también demuestra el interés de sus jerarcas de comenzar una limpieza por casa. "Es muy penoso saber que otra vez miembros de la institucióin estan comprometidos con este tipo de delitos. Pero estamos para afrontarlos y rescatar el orden de la institución", señaló el general Vargas Silva a SEMANA.
Hoy más que nunca, como lo reconoce el propio general, están disponibles las herramientas para evitar que estos vergonzosos hechos sigan ocurriendo. La aprobación del nuevo estatuto para la Policía, busca precisamente profesionalizar al cuerpo armado. Al mismo Presidente le fueron conferidas atribuciones para darle el golpe de gracia al cáncer que carcome el interior de la institución. El desafío no es de poca monta. Como lo señaló el propio fiscal general Gustavo de Greiff, frente a las tentaciones que ofrecen los grupos de narcotraficantes, no es fácil ganarle la batalla a la corrupción.-

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com