Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/27/1999 12:00:00 AM

RATAS DE LA RAMPA

Una operación encubierta de la DEA y la Policía de Colombia puso al descubierto una red de <BR>trabajadores de American Airlines al servicio del narcotráfico.

RATAS DE LA RAMPA RATAS DE LA RAMPA
En la madrugada del miércoles pasado la tranquilidad de algunos barrios residenciales
de Miami fue interrumpida por la presencia de patrullas de la Policía y furgonetas de la DEA. Decenas de
empleados de American Airlines y de una compañía de alimentos fueron sacados con sus manos
esposadas, algunos de modestas y otros de lujosas residencias. Se les acusaba de hacer parte de una red
dedicada a tráfico de cocaína y de armamento que transitaba libremente por las rampas de uno de los
aeropuertos más congestionados del mundo y con mayores conexiones con ciudades de América Latina. La
operación causó asombro en Estados Unidos no por el hecho de que una empresa emblemática de este
país en el hemisferio hubiera sido infiltrada por el narcotráfico, pues eso ya no sorprende a nadie; lo que
aterrorizó a la opinión pública fue la facilidad con que los empleados de la aerolínea y la empresa de
alimentación, según las autoridades, aceptaron transportar cualquier cosa: desde una granada hasta un
paquete de cocaína envuelta en el café del piloto.
Uno de los arrestados aceptó haber transportado tres granadas de mano y una pistola en su equipaje por
7.000 dólares. Al verificar sus antecedentes los agentes descubrieron que el empleado había sido
condenado por robo, falsedad y posesión de monedas falsas.
Las operaciones 'Ratas de la rampa' y 'Cheff del aire', que fueron dirigidas por la DEA y el Servicio de
Aduanas y que contaron con el apoyo de la Policía colombiana, se iniciaron en septiembre de 1997. A raíz
de sospechas provenientes de Bogotá de que la empresa estaba siendo utilizada por sus propios empleados
para traficar con drogas, un grupo de agentes encubiertos empezó a merodear el aeropuerto de Miami
posando como narcotraficantes en busca de ayuda. Los agentes no tuvieron que esperar mucho tiempo.
Primero cayeron unos pocos empleados y después de que se regó el rumor de que el negocio era fácil
empezaron a llegar en manada, según explicó uno de los investigadores. En total fueron arrestados 58
empleados de la aerolínea.
La cocaína que se entregaba para el transporte era falsa, producto del trabajo de un narcotraficante
colombiano convicto especializado en falsificar la droga a través de un proceso que las autoridades gringas
calificaron de alta tecnología. El narcotraficante fue contratado por la DEA para hacer el trabajo a un costo de
50 dólares por kilo.
Durante los dos años que duró la operación se hicieron 38 transacciones para el transporte de 283 kilos de
falsa cocaína. Los empleados hacían generalmente el trabajo en sus días libres y aprovechando el beneficio
de tiquetes gratis.
"A pesar de que estaban fuera de horario caminaban tranquilamente en la rampa. Nunca se les preguntó qué
hacían allí", dijo un vocero de la Fiscalía.

Precios exorbitantes
Los agentes encubiertos quedaron sorprendidos con la feroz competencia que existía entre las mafias de
empleados por ganarse los contratos de transporte y camuflaje de la droga. En algunos casos tuvieron
que desistir de algunas transacciones debido al exorbitante precio que cobraban los 'ramperos', como se
les conoce en el aeropuerto de Miami a los trabajadores de la rampa, por esconder o transportar cocaína en
los aviones. Uno de los casos que quedó grabado en videocinta muestra a unos de los empleados el 19
de marzo de este año cuando sacaban cinco kilos de cocaína de un vuelo procedente de Bolivia. El
empleado recibió 17.000 dólares por su trabajo en billetes marcados.
En las audiencias preliminares el jueves en la Corte Federal de Miami el dinero que supuestamente había
dejado el negocio no se veía. La mayoría de los 11 empleados que comparecieron pidieron un defensor de
oficio pues argumentaron que no tenían con qué pagar un abogado privado. Un oficial que participó en la
operación sostuvo que muchos de estos trabajadores dilapidaron el dinero a manos llenas."Aunque algunos de
ellos tienen botes y carros de 40.000 dólares y viven en casas de 200.000 dólares. Obviamente, si usted se
gana 30.000 al año, y vive en una casa de 200.000, usted está viviendo más allá de sus límites".
Algunos de los abogados ya adelantaron su línea de defensa en el juicio: entrampamiento. Sus clientes,
dicen, fueron víctimas de una trampa ilegal y forzada por los agentes de la DEA. Cualquiera que sea la
defensa, la Fiscalía utilizará el largo período que todavía falta para empezar el juicio a fin de establecer si
algunos de estos empleados participaron anteriormente en operaciones de narcotráfico o si se trataba
de primíparos que cayeron por avaricia o emergencias domésticas.
La operación no sólo sirvió para poner en evidencia los flancos de la inseguridad del aeropuerto de
Miami, que recibe unos 30 millones de viajeros al año. Fue además un sacudón publicitario para la DEA, que
en el último año ha sido blanco de críticas por su falta de acción y por algunos escándalos internos en
oficinas tan importantes como la de Bogotá.
'Ratas de la rampa' no hubiera sido posible sin la cooperación de la Policía colombiana, que venía
insistiendo en que American Airlines había sido vulnerada por el narcotráfico.
Según el comandante de la Policía aeroportuaria de Bogotá, teniente coronel José Aristides Puentes, "a
comienzos de 1996 hubo una serie de indicios que mostraban que algo no marchaba bien en American
Airlines".
Durante los primeros 20 días de ese año la Policía encontró en nueve ocasiones pequeñas cantidades de
droga camuflada estratégicamente en las paredes y los paneles de las bodegas de los aviones de la
aerolínea. La mayoría de los vuelos tenían como destino la ciudad de Miami. Debido a que no se trataba de
grandes cargamentos los traficantes confiaban en no levantar mayores sospechas. Sin embargo fue la
periodicidad de los envíos la que despertó las primeras dudas. La Policía colombiana comenzó entonces a
realizar una serie de labores de inteligencia. "Se empezaron a descubrir una serie de patrones comunes,
como la forma de ubicar y embarcar la droga en los aviones de American", afirmó uno de los oficiales
encargados de la investigación.

Operativo conjunto
Tras varias semanas de labores encubiertas los oficiales colombianos lograron establecer con certeza la
existencia de una red de traficantes que tenía conexiones en Colombia pero cuya base de operaciones
estaba localizada en Estados Unidos. Con la intención de lograr la captura de los miembros de la red, tanto
en el país como en el exterior, la Policía entró en contacto con la DEA. Las dos entidades acordaron montar
un operativo conjunto en los dos países con agentes encubiertos.
Uno de los grupos se encargó de cubrir la zona de carga y otro la de pasajeros. Una de las principales labores
que cumplieron los colombianos, aparte de la de establecer la relación con los contactos en el país, fue
la de hacer los seguimientos a los funcionarios de American Airlines que viajaban desde Estados Unidos
para encontrarse con los contactos en Colombia. Como resultado de estas operaciones la Policía Nacional
logró una serie de filmaciones y fotografías de los estadounidenses involucrados en la red, las cuales serán
utilizadas por las autoridades para descubrir a los empleados implicados.
Mientras se desarrollaban las operaciones encubiertas en los dos países la Policía colombiana
paralelamente incrementó los controles a las naves que salían de los terminales nacionales. Esas medidas
arrojaron como resultado 54 incautaciones de drogas en aviones de American Airlines en los últimos tres
años.
Según Puentes, se consiguió una alianza estratégica con la DEA. A raíz de lo de American se crearon dos
grupos especiales compuestos por 10 colombianos que trabajaron bajo cubierta en El Dorado. Junto a
ellos permanentemente hubo un funcionario de la DEA que a diario estuvo dando instrucciones, actualizando
sobre las diferentes modalidades de tráfico a nivel mundial. Son parte de las pruebas que serán empleadas en
los procesos judiciales contra los capturados en Estados Unidos la semana pasada.
Otra de las labores fundamentales desarrolladas por la Policía durante el tiempo que duró la operación fue la
de establecer las rutas que empleaba la red a través de países vecinos, lo cual permito que la operación
'Ratas de las rampas' se extendiera a Perú, Bolivia y Ecuador. Se detectaron envíos de droga desde
Colombia hacia Perú. Esa situación despertó nuevamente las sospechas de las autoridades colombianas
y tras las labores de infiltración e inteligencia se logró establecer que la red estaba sacando la droga de
aeropuertos como el de Lima, en donde los controles son menos estrictos que en El Dorado.

Una historia similar
Burlando los estrictos controles de American Airlines el miércoles 16 de junio una red de narcotraficantes
intentó enviar desde el aeropuerto El Dorado un embarque de 1.000 kilos de cocaína hacia Estados Unidos
a través de uno de los aviones de la compañía estadounidense. Al momento de ser embarcada rumbo a Miami,
un grupo de agentes de la Sijin realizó el decomiso en las bodegas de la aerolínea. Seis empleados de
la empresa aérea fueron capturados después de establecer que las cajas que contenían inicialmente cueros
fueron cambiadas con la complicidad de los empleados de la compañía. El cargamento, el más grande
incautado hasta ese año en la historia del El Dorado, estaba avaluado en 60 millones de dólares. Los
investigadores de la Policía confirmaron, en ese entonces, que la operación había sido planeada por una
red que tenía su base en Miami, la cual había pagado 500 millones a quienes participarían en el embarque del
cargamento.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com