agro

Rescatan caballos cocheros en lamentables condiciones de las pesebreras de Cartagena

El propietario de las dos pesebreras que fueron allanadas fue capturado por la Policía y tendrá que comparecer ante las autoridades por tres delitos.


Cartagena es ampliamente conocida por su potencial turístico. Antes de que llegara la pandemia cientos de eventos se llevaban a cabo en la Ciudad Amurallada, donde no puede faltar la visita al Castillo de San Felipe y el tradicional recorrido en los coches que evocan el siglo pasado: dos caballos halando una carroza manejada por una persona y con la capacidad de transportar uno, dos y hasta seis o siete pasajeros, dependiendo del caso.

Las carrozas son icónicas en la ciudad del departamento de Bolívar, no obstante, pocos logran entender lo que esta dura labor significa para los equinos que la transportan. Caballos que no siempre cuentan con los cuidados necesarios para su mantenimiento, algunos son sometidos a múltiples maltratos y ni qué decir de todos los cuidados veterinarios que requieren estos animales, pocos de ellos cuentan con un buen estado de salud.

El año pasado ocurrió un suceso que da cuenta de lo anterior, 12 caballos murieron intoxicados en las calles de Cartagena y otros cinco pasaron a una etapa de recuperación. Las autoridades lograron establecer que los equinos sufrieron de cólicos porque sus tenedores los habían alimentado con afrecho, que es la cáscara del grano de cereal que se desmenuza en la molienda.

Lo ocurrido puso en máxima alerta a las autoridades a nivel nacional, tanto que incluso agentes de la Dirección de Protección y Servicios Especiales (Dipro) de la Policía Nacional se desplazaron desde la capital del país hasta Cartagena para investigar este caso.

Se trató de un trabajo conjunto ente la Policía Nacional, la Fiscalía General de la Nación y entidades ambientales que lograron dar con el rescate de cinco caballos y un asno –utilizados como cocheros para el deleite de los turistas durante los recorridos por Cartagena– en dos pesebreras, así como también con la captura del propietario de las pesebreras en mención.

Uniformados de la Unidad Investigación contra Delitos Ambientales adscritos a la Dipro pudieron iniciar las acciones investigativas que sirvieron de insumos para hacer efectivas dos órdenes de allanamiento a pesebreras ubicadas el barrio Marbella, en la capital de Bolívar.

Al llegar a los lugares las autoridades se encontraron con un panorama desolador: animales enfermos y espacios llenos de excremento. Nada podía ser peor.

“La acción policial permitió la captura en flagrancia del propietario de las pesebreras, quien fue presentado ante las autoridades por los delitos de daño en los recursos naturales, contaminación ambiental, e invasión de áreas de especial importancia ecológica”, indicó la Dirección de Protección y Servicios Especiales.

De acuerdo con las autoridades, y tras haber realizado las valoraciones médicas veterinarias a los equinos, encontraron laceraciones en sus cuerpos, desnutrición, herrajes en mal estado, heridas y malas condiciones de bienestar animal, atentando contra la salud de los animales.

La Dipro agregó que en cuanto a los lugares donde se encontraban resguardados los animales “no eran los adecuados y se encontraban sin agua, alimento fermentado, excrementos y orina, condiciones no aptas para su estadía. Además, las pesebreras se encontraban ubicadas sobre una ronda hídrica de un cuerpo de agua, donde los peritos que acompañaron el procedimiento de allanamiento, evidenciaron contaminación y afectación al ambiente y recursos naturales”.

Ratificamos nuestro compromiso por la protección del ambiente y los seres sintientes y seguiremos enfocando nuestras acciones de control y verificación articuladamente con el Grupo Especial para Judicializar casos de Maltrato Animal (GELMA) de la Fiscalía General de la Nación, con especial atención en los entornos turísticos donde se ofrecen esta clase de servicios”, agregaron las autoridades.

La Policía Nacional hizo un llamado a la ciudadanía para que denuncie si conoce algún tipo de maltrato animal o deterioro a los recursos naturales. Es de recordar que hoy por hoy los animales están amparados por la ley y, por ende, tienen derechos. Los animales deben ser tenidos en condiciones que garanticen su bienestar, tales como el suministro de alimentos, bebidas, lugar propicios para su estadía y tenedores que velen por su seguridad e integridad física y emocional.

En lo corrido del 2020 la Policía Nacional logró la recuperación de un total 19.606 especies, las cuales fueron puestas a disposición de la autoridad ambiental para su proceso de rehabilitación y retorno a su hábitat natural.