política

Rodolfo Hernández, ¿en manos de la Corte Suprema de Justicia?

El excandidato presidencial se mantiene en el dilema sobre si asumir su curul en el Senado o no.


La Corte Suprema de Justicia acaba de tomar una decisión que resulta clave para el proceso contra el excandidato presidencial Rodolfo Hernández. Mediante el auto 082-2022, se determinó que el fuero del que gozan los parlamentarios se “activa con el reconocimiento de haber sido electo congresista”, por credencial expedida por el Consejo Nacional Electoral (CNE), y no con el acto de posesión.

Como el CNE ya declaró los resultados de las elecciones presidenciales y por ser segundo a Hernández le corresponde curul en el Senado, sin haberse posesionado, su caso debería pasar desde ahora a la Corte Suprema, que deberá determinar si asume el proceso o lo deja en manos del juez décimo de conocimiento de Bucaramanga, que ya había citado para el 21 de julio para iniciar el juicio.

En mayo de 2021, la Fiscalía General de la Nación acusó formalmente al exalcalde de Bucaramanga y hoy excandidato presidencial, a otros cinco excolaboradores de su administración y a un contratista, por presuntas irregularidades detectadas en la celebración de un contrato de consultoría para implementar nuevas tecnologías para el manejo de basuras en el relleno sanitario de El Carrasco.

Dicho contrato tenía un valor de 336 millones de pesos y sería para hacer mejoras en el relleno sanitario de El Carrasco, en el municipio de Girón, Santander. La Fiscalía ha dicho en varias ocasiones que tiene las pruebas para demostrar que el contrato fue entregado por el candidato a la empresa, aunque él insiste en su inocencia.

Por este proceso, Hernández ya fue imputado en abril de este año y el inicio del juicio estaba previsto para el 21 de julio.

Sin embargo, tras las elecciones presidenciales, el proceso debe pasar a manos de la Corte Suprema, que es el juez natural de los congresistas.

Esto no quiere decir que el alto tribunal vaya a asumir de inmediato el caso, sino que debe analizar si continúa con él o lo deja en manos de la justicia ordinaria, toda vez que las conductas que se le imputan a Hernández no fueron cometidas durante su etapa como congresista ni se derivaron de su ejercicio parlamentario.

Este escenario cambiará si Hernández no asume la curul que le corresponde en el Senado, caso en el cual el proceso sigue en manos de la justicia ordinaria.

Uno de los elementos que puso a dudar al exalcalde de Bucaramanga sobre si asumir su curul o no es que, en caso de posesionarse, debe hacerle oposición a Gustavo Petro, algo de lo que no se mostró muy convencido.

“No sé, si Petro hace lo que yo creo que hay que hacer, ¿Cómo le hago oposición a algo que creo que está bien? Hay que esperar al 7 de agosto, hay que dejarlo que trabaje y a ver qué es lo que va a hacer”, puntualizó Hernández en diálogo con Blu Radio.

SEMANA conoció que el equipo jurídico de Hernández le viene insistiendo que si llega al Congreso tiene que declararse en oposición, si quiere darle vida jurídica a la Liga de Gobernantes, su movimiento político que le sirvió de plataforma para lanzarse a la presidencia.

Para que eso ocurra, según le han dicho al excandidato presidencial, lo más viable es que él cumpla su verdadero papel de opositor, tal como lo expresa el Estatuto de Oposición que le garantiza una curul en el Senado y la Cámara a quienes queden segundos en las elecciones.

“Para que usted pueda ser un senador de oposición, con todas las prerrogativas de la ley, usted necesita estar representado por un movimiento. Y como Rodolfo Hernández es el único senador que llega al Congreso sin movimiento, el Consejo Nacional Electoral le puede otorgar una personería jurídica a la Liga de Gobernantes”, le dijo a SEMANA un asesor cercano a Hernández, quien pidió reserva de su identidad.