Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/1998 12:00:00 AM

SE BUSCA V.P.

La última carta importante que les falta jugar a los candidatos presidenciales es la del vicepresidente. SEMANA analiza los pro y los contra de las posibles opciones.

SE BUSCA V.P. SE BUSCA V.P.
En las campañas hay fiebre vicepresidencial. En los corrillos políticos se barajan todo tipo de nombres y se especula sobre quién da más votos, quién complementa mejor al candidato o quién neutraliza al candidato opositor. La razón de esta agitación es simple. Se debe a que Andrés Pastrana y Horacio Serpa están virtualmente empatados en las encuestas. El desempate, pues, puede depender de lo que los expertos en marketing político llaman "la franja de indecisos". Esta franja no es otra cosa que la que está compuesta por aquellas personas que manifiestan en una encuesta que todavía no han decidido por quién votar, entre Serpa y Pastrana, para la segunda vuelta. Mientras unos dicen que van a votar en blanco, otros no están seguros de si van o no a votar. Sin embargo todos coinciden en una cosa: no han tomado partido todavía. Aunque esta 'franja de indecisos' puede ser menos del 10 por ciento del total de votantes es muy posible que termine decidiendo quién será el próximo Presidente de la República. Y para los principales asesores de las campañas, un buen vicepresidente puede ser el mecanismo para atraer a los indecisos.Pero esto presenta un problema para las campañas. A diferencia de los votantes que ya tomaron partido, la franja no es extremista. Por el contrario, para motivarla a votar hay que presentar un mensaje de unión, sin sectarismos y cargado de optimismo hacia el futuro. De allí que la fórmula vicepresidencial debe servir para limar la polarización y representar unidad. Pero la figura que se escoja tampoco debe entrar en contradicción con lo que el candidato representa porque entonces se pierden los votos de los seguidores que ya tomaron partido, convirtiéndolos en indecisos. Como se ve, el problema es complejo. Las encuestas a esta altura tampoco ayudan mucho. Como indican los últimos sondeos (ver artículo), ninguna fórmula aporta mucho en este momento. El problema es que el impacto de una vicepresidencia tiene mucho de simbólico y no se puede predecir con una encuesta. Mientras las cosas no suceden es difícil medirlas. Lo que sí es seguro es que la escogencia de los vicepresidentes es quizás la última oportunidad de las campañas para anotarse un hit con impacto suficiente para darle un vuelco a la situación. Y en todas las campañas se estudian varios nombres. Lo curioso es que las dos punteras se inclinan por una mujer, probablemente liberal, con votos y opinión. A Serpa le conviene una antioqueña para neutralizar la fuerza de Pastrana en esa región, y a Pastrana una costeña para contrarrestar la fuerza de Serpa en la Costa. A continuación SEMANA analiza los nombres más sonados en las campañas de Serpa y Pastrana y evalúa los pro y los contra de cada nombre.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com