consulta

Senado aplaza consulta anticorrupción hasta después de las elecciones

La mayoría de partidos políticos (a excepción de la U) manifiestan su apoyo a la consulta pero acuerdan que esta no debe interferir el debate presidencial.


A las congresistas Claudia López y Angélica Lozano, así como al partido Alianza Verde, les cayó como anillo al dedo que el debate sobre la consulta anticorrupción en el Senado tuviera lugar en el ecuador de la campaña presidencial. A seis semanas de las elecciones, y cuando todos los candidatos exponen fórmulas para combatir la corrupción, los partidos políticos tuvieron este martes la oportunidad de pasar de las palabras a los hechos.

Hace un año, las congresistas de la Alianza Verde presentaron a la Registraduría 4.312.653 firmas (fueron aprobadas 3.100.000) con el propósito de convocar a la ciudadanía para que se pronuncie sobre siete medidas para combatir la corrupción. Nunca antes una iniciativa de origen popular había tenido semejante respaldo en la democracia colombiana. Antecedente que añadía alguna presión al parlamento, que de negar el aval de conveniencia podría salir sacrificado.

En contexto: Claudia López habla sobre la Consulta Anticorrupción

Los siete mandatos, como los denominó Claudia López, consisten en bajar el salario a los congresistas y altos funcionarios; quitar los beneficios de cárcel especial a corruptos y prohibirles contratar con el Estado; contratación transparente con pliegos tipo en todo el país; presupuestos públicos con participación ciudadana a través de audiencias públicas; rendición de cuentas de la gestión de los congresistas; publicación de las declaraciones de renta e ingresos injustificados de políticos y extinguirles el dominio; limitar la reelección de legisladores a máximo tres periodos en corporaciones públicas.

Seis de estas siete medidas ya habían sido aprobadas por al actual Senado en distintas reformas constitucionales y leyes de la república, sin embargo muchas de ellas se hundieron en la Cámara de Representantes.

Antes del debate, las fuerzas favorecían a Claudia López. ¿Qué partido político se manifestaría en la tribuna de la plenaria del Senado contra la corrupción? Parecía lógica la respuesta.

Además el gobierno en boca del ministro del Interior, Guillermo Rivera, reiteró el respaldo a los mecanismos de participación ciudadana y anticipó que si el Senado autoriza la convocatoria a las urnas, garantizará su libre realización.

“Esta consulta ya cumplió con los requisitos en materia de recolección de firmas y la autoridad electoral ya avaló este procedimiento, y nos parece muy importante que los colombianos se pronuncien en esta materia”, dijo el funcionario.

Puede leer: Consulta anticorrupción: el momento de saber si va o no va

Pese a ello, el debate no fue nada sencillo. Primero porque 30 senadores se declararon impedidos para votar. La mayoría, por señalar un conflicto de interés porque la consulta los afectaría directamente, en lo relacionado con la reducción de los salarios de los altos funcionarios del Estado. Otros dijeron tener parentesco hasta en cuarto grado de consanguinidad con contratistas del Estado. Sin embargo los negó, al señalar que en tratándose de mecanismos de participación ciudadana no procedían los impedimentos.


Los congresistas que declararon su impedimento fueron:
Roy Barreras (la U), Nadia Blel (P. Conservador), Sammy Merheg (P. Conservador), José David Name (La U), Eduardo Pulgar Daza (la U), Carlos Baena (Mira), Manuel Virgüez (Mira), Gloria Stella Díaz (Mira), Mauricio Aguilar (Opción Ciudadana), Carlos Fernando Motoa (Cambio Radical), Miguel Amín (la U), Myriam Paredes (P. Conservador), Manuel Guillermo Mora (la U), Antonio Guerra (la U), Nidya Marcela Osorio (P. Conservador), Roosevelt Rodríguez (la U), Roberto Gerlein (P. Conservador), Laureano Acuña (P. Conservador), Nora García (P. Conservador), Juan Diego Gómez (P. Conservador), Jaime Durán (P. Liberal), Armando Benedetti (la U), Andrés Cristo (P. Liberal), Bernabé Celis (Cambio Radical), Olga Suárez Mira (P. Conservador), Doris Vega (Opción Ciudadana), Rosmery Martínez (Cambio Radical), Senén Niño (Polo), Julio Miguel Guerra (Opción Ciudadana), y Luis Emilio Sierra (P. Conservador).

Particular fue la defensa de Armando Benedetti a su impedimento, pues primero dijo que nadie se debería declarar impedido para votar el aval a la consulta, pero como todos se estaban declarando impedidos, por eso lo hacía.

Antes de los impedimentos, la senadora Paloma Valencia tomó la vocería del Centro Democrático y le dio un giro a la discusión.

Aprovechó su tiempo para reivindicar lo que ha hecho el partido en materia de lucha contra la corrupción, rendición de cuentas, y los compromisos que ha adquirido el candidato presidencial Iván Duque, a quien Claudia López mencionó como uno de los autores de algunas iniciativas.

Sin embargo, la senadora Valencia la calificó de inconveniente el aval a la consulta por producirse en plena campaña electoral. Propuso a la Alianza Verde el aplazamiento para que el Senado se pronunciara en la plenaria del 5 de junio, la inmediatamente siguiente a la primera vuelta de las presidenciales.

Le recomendamos: EN VIVO || Plenaria rechaza impedimentos de 30 senadores para votar la consulta anticorrupción

La razón para pedir el aplazamiento no fue otra a que una de las promotoras de la consulta, Claudia López, es fórmula a la vicepresidencia de uno de los candidatos. “Eso genera distorsión e interferencia”, explicó.

Voltereta de Roy Barreras

La proposición de Valencia fue votada luego de 90 minutos de intenso debate en el que los voceros de los partidos políticos Su proposición no fue resuelta sino hasta que los voceros de los partidos políticos se pronunciaran sobre la consulta. La decisión final fuen aplazar el aval hasta el 5 de junio.
El debate se calentó cuando el senador Roy Barreras (la U), que se había declarado impedido, manifestó su oposición a la consulta a pesar de que había sido uno de los casi 4 millones de colombianos que la firmaron, como se lo recordó Claudia López.

Roy Barreras dijo que lo más fácil era “sumarse a la muchedumbre” y apoyar la consulta, pero dijo que sería desperdiciar 290.000 millones porque la consulta era inane. “Es una propuesta populista, oportunista. Las reformas a la Constitución no se hacen con una consulta. Que quede claro”. 

Jorge Robledo, senador del Polo Democrático, dijo que el país estaba ante una nueva pirueta de Roy Barreras.

“Supongo que Roy Barreras sabía lo que estaba firmando, no es fácil entender la voltereta y tengo una hipótesis. No había visto tanta virulencia, tanta agresividad contra esta consulta anticorrupción sino en boca de dos personas: el exministro Luis Felipe Henao y el director de Cambio Radical Jorge Enrique Vélez, dos personas del lomo de Vargas Lleras. Pero como Roy volvió a ser el nuevo mejor amigo de Vargas Lleras, no me sorprende. Son cosas de la picaresca de la política”.