Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/8/1999 12:00:00 AM

SI NO HAY CANJE HABRA QUE TRAER POLITICOS.

SEMANA LOGRO UNA ENTREVISTA EXCLUSIVA CON EL MONO JOJOY, EN LA QUE <BR>EL HOMBRE DURO DE LAS FARC REVELA, POR PRIMERA VEZ, LA ESTRATEGIA DE <BR>NEGOCIACION DEL GRUPO SUBVERSIVO.

SI NO HAY CANJE HABRA QUE TRAER POLITICOS. SI NO HAY CANJE HABRA QUE TRAER POLITICOS.

SEMANA: ¿Qué hay de cierto en la historia de los francotiradores que supuestamente envió Carlos
Castaño para matar a Manuel Marulanda Vélez ?
MONO JOJOY: La información que tenemos es que capturaron a dos personas que estaban preparando
un acto terrorista contra el presidente Pastrana y contra Marulanda. Y por eso el estado mayor, a
última hora, tomó la decisión de que él no fuera.
SEMANA: ¿Qué tipo de acto terrorista se estaba preparando contra el Presidente y contra 'Tirofijo?
M. J.: Hasta ahora no me han entregado un reporte en detalle sobre ese aspecto.
SEMANA : ¿Tirofijo estuvo listo para asistir hasta cuánto tiempo antes de la ceremonia en San Vicente
del Caguan?
M. J.: El siempre estuvo listo para asistir. Pero por todas las informaciones que se tenian decidimos
que no hiciera presencia.
SEMANA: ¿En qué momento fueron capturados los dos fracotiradores y qué armas tenian?
M. J.: Hasta ahora no me han entregado el reporte las unidades a cargo de la captura. Pero al esta
blecer el riesgo lo mejor era cortar y no hacer presencia.
SEMANA: ¿Exactamente cuanto tiempo antes del acto tomaron ustedes la decisión de que Marulanda
no asistiera?
M. J. Eso sí lo dejo en reserva. Esperamos que él mismo cuente en qué momento tomó la decision.
SEMANA: Pero los que se percibe en el ambiente es que ustedes le tomaron el pelo al Prexidente y a
los invitados.
M. J.: Eso es lo que dicen algunos . Pero las Farc son muy serias en sus planteamientos sobre el
proceso de conversaciones para buscar una salida civilizada distinta a los tiros. Los hechos
demostraran que eso no es así. Estamos dispuestos a hacer lo que sea para buscar salidas
dialogadas.
SEMANA: ¿Han pensado en nuevo encuentro con el presidente Pastrana?
M.J.: Esposible que eso se haga en el futuro, pero hasta el momento no hemos tomado esa decisión.
Se buscaría un lugar más seguro tanto para el Presidente como para Marulanda.
SEMANA: ¿Si todo marcha bien en Ias conversaciones cree que llegaria el momento de la
desmovilizacion y el desarme?
M. J.: Las Farc jamás han hablado de desmovilización y desarme. Las Farc han hablado de buscar una
salida dialogada con el Gobierno para ponernos de acuerdo. Pero hay que recordar que el fusil es el
garante de los acuerdos que se firmen. Si uno los entrega, esto se acaba. Ni siquiera los periodistas
vendrían a hablar con nosotros.
SEMANA: Eso es una exageración.
M. J.: Las armas representan un ideal un objetivono tiene uno ese fusil aquí lo matan a garrotazos.
Recuerde que a la Unión Patriotica la mataron toda, al mismo Partido Comunista. A todos los
movimientos de oposición lo han eliminado física y políticamente. Por eso las armas tienen que ser las
garantes de los acuerdos. Eso se hace a través de una discusión y mejor dejemos que los voceros de
las Farc y el Gobierno lo definan en las mesas.
SEMANA: Algunos sectores del gobierno americano creen que ustedes no son serios en las
intenciones hacia la paz, porque si lo fueran plantearían como meta del mismo la desmovilización y el
desarme.
M. J.: Entre colombianos resolveremos nuestra situación. Nosotros no vivimos del que dirán. Queremos
solucionar las cosas por medios civilizados. Que hablen.
SEMANA: ¿Qué solución podria haber a mediano plazo para que haya menos sangre derramada
inutilmente de uno y otro bando?
M. J.: Esto no se puede resolver de un día para otro. Es un conflicto antiguo. El mismo Estado tiene
que buscar soluciones a travTs de sus oligarquías. Porque al fin y al cabo estos gobiernos son
transitorios. Pastrana dura cuatro años y se va... y vendra otro. ¿Y si él no quiere hablar? Es que el
Estado colombiano no tiene una política planteada sobre la solución del problema de la violencia. Eso
es un proceso prolongado. Este Gobierno lo inició y esperamos que nos vaya bien, que continuemos
desarrollando bien las cosas y que no haya obstaculos. Si se avanza en las conversaciones se puede
llegar a un cese al fuego.
SEMANA: ¿Qué esperan ustedes que se avance durante los cuatro años del Gobierno de Pastrana?
M. J.: Hay que esperar a que se haga la agenda entre los voceros. Luego comenzara la discusión de
esos puntos para nombrar comisiones encargadas de redactar los proyectos para ir solucionando los
problemas. Esto no se le puede dejar al Parlamento. Tiene que haber comisiones nombradas con
verificación de ambas partes, sino eso queda como el caso de la Uribe. Se quedá en que el Parlamento
definía y no definió nada.
SEMANA: ¿Estaría de acuerdo en hacer lo que hizo Fujimori en el Perú cerrar el Congreso por
ineficiente?
M. J.: No estamos planteando eso. por ahora. Con el tiempo sí planteamos la creación de una
Asamblea Nacional Constituyente, donde estén representados todos los campesinos y los obreros
elegidos democraticamente y no sólo los de la oligarquía, como sucedió con la Asamblea de Gaviria,
para que vaya aprobando los acuerdos a los que lleguen la guerrilla y el gobierno.
SEMANA: ¿Cual es la prioridad número uno de los dialogos?
M. J.: La prioridad es resolver los diez puntos planteados en nuestro documento. Porque el uno va
enlazado con el otro: es urgente dar alimentación, empleo, educación, etc.
SEMANA: ¿A qué atribuye que el pais esta en estas condiciones?
M. J.: A que la clase política de este país es inmoral, que se corrompio. Se van robando toda la plata
que corresponde al desarrollo economico y social. Y los grandes contratos son los grandes serruchos.
De ahí se desprende el que todo el país se está acabando. Aquí no hay dignidad en los gobernantes y
se dejan sobornar por el narcotrafico. ¿No vio lo de las Fuerzas Armadas y el avioncito cargado de coca
para Estados Unidos? Eso no llego al aeropuerto de las Farc sino al de los gringos.
SEMANA: ¿A algunos congresistas les tienen prontuario?
M. J.: A una buena cantidad. La mayoría de gente en este país ha sido elegida con plata mal habida, a
través del soborno, el chantaje, la compra de votos, la humillación de decir que si no votan por él no les
dan empleo. .. o un simple almuerzo.
SEMANA: ¿Qué porcentaje de los congresistas han sido elegidos con plata mal habida y con las
irregularidades de las que usted habla?
M. J.: Por lo menos el 90 por ciento del Congreso esta totalmente corrompido.
SEMMA: Juristas serios plantean que sólo haciendole un esguince a la Constitución se podria aprobar
la ley de canje que ustedes estan solicitando.
M. J.: Si no se puede la ley de canje, tocara que algunos de la clase política acompañen a los
soldados, para que salgan en el canje. Es la única forma. Si no quieren por las buenas tocara por otros
medios. Pero esa ley debe salir. Se necesita una ley de canje que se prolongue en el tiempo, mientras
dura la guerra en este país. El que está al frente de ese negocio es Marulanda. Y a nosotros nos
importan un carajo la Constitución y las leyes, porque estamos fuera de ellas.
SEMANA: ¿Entonces los argumentos legales en contra del canje no valen nada para ustedes?
M. J.: No valen nada. Valen para el Estado. Eso es lo que ellos tienen que resolver. Nosotros no.
Tenemos nuestra propia Constitucion y nos levantamos contra el Estado porque nos obligaron.
Entonces son ellos los que tienen que resolver: o venirse unos para acá, o ayudar a resolver eso.
SEMANA: ¿Se refiere a que estan planeando secuestrar politicos y congresistas?
M. J.: Hasta ahora no se ha tomado la decisión. Es una cuestión que se me salió. Pero no estoy
arrepentido de haberlo dicho. Hay que dejarla ahí, escrita. Habrs que traer politicos como hicieron con
el hermano de Gaviria. Porque solo entonces les pusieron atención y los llevaron a Cuba y los
canjearon.
SEMANA: ¿Y cuando van a comenzar a secuestrar políticos?
M. J.: Va a haber una reunión el 20 de este mes. Vamos a esperar a esa reunión para ver que
soluciones buscamos para no tener que coger mas prisioneros. Pero si se prolonga en el tiempo, cada
semana o cada día que pase habra más prisioneros. Entonces, lo mejor es solucionarlo
inmediatamente. Nosotros tenemos la mejor disposición. Además, lo poco que tenemos para dar son
los prisioneros. Entregarlos y que nos entreguen los nuestros. Así de facilito.
SEMANA: ¿Por qué le han ganado tantos combates al Ejercito y por qué le han cogido tantos
prisioneros?
M. J.: Lo que pasa es que la nuestra es una guerrilla muy antigua, y tiene gente muy bien entrenada.
Nosotros cuando vamos a una acción militar tipo Miraflores, el Villar, las Delicias o Mitú, hacemos los
planes correctos y en esos lugares es mayoría la guerrilla. Puede ser uno a dos o uno a tres. Así nadie
resiste. O se rinden o quedan heridos o se mueren. Ahí no hay otra solución. Los generales se han
equivocado al decir que en este país no hay guerrilleros sino bandoleros. Así entrenan a sus hombres.
Para hacer patrullaje en las areas, para combatir a pequeños grupos. Pero cuando les salen 500 o mil
hombres... Después de que se dejen encerrar no les queda otro camino que entregarse o morir.
SEMANA: ¿Usted ha tenido reuniones con lo soldados y policias prisioneros?
M. J.: Sí. Estuve hablando con los de El Villar y Miraflores. Me decían que ellos no estaban preparados
para recibir los cilindros, que son una bomba que destruye.
SEMANA: Usted es un hombre de origen campesino. ¿No le da pesar matar a soldados de su mismo
origen?
M. J.: Cuando alguien se mete a las Fuerzas Armadas ingresa al poder real de este país. Los que
defienden el poder político. Entonces eso hace que seamos enemigos de clase. Sí claro a uno le duele.
A nadie le gusta eliminar a otro ser humano.Pero estamos en una guerra y hay que entender eso.
SEMANA: ¿QuT les dice usted a los prisioneros de guerra?
M. J.: Cuando llego los felicito por haberse rendido. Les digo que les escriban a sus familias y que
tienen plena garantia de la vida con nosotros. Que 'ante el vencido la clemencia', como lo dijo Bolivar.
Y cuando nos ponemos a charlar nos damos cuenta de que somos de los mismos: pobres, sin empleo,
la familia llevada del berraco, sin mayores oportunidades en la vida. Me reciben bien y hablo con ellos.
Cuando llego donde estan los prisioneros algunos dicen: "ahi llego el de los mil millones, nosotros
buscandolo y ahora saludandolo de mano".
SEMANA: ¿Cómo ve usted la participación de Estados Unidos en el conflicto colombiano?
M. J.: Estados Unidos ha querido invadirnos militar, política y economicamente. Ya lo han hecho. Ya
tienen asesores para ayudar a las Fuerzas Militares. Nosotros lo que estamos plantean do es que
conozcan bien quienes somos las Farc y por que luchamos. Y que el problema de aqui es nuestro y no
de otros. Que analicen bien lo del narcotrafico porque los gobiernos colombianos los han engañado
durante mucho tiempo diciendoles que es la guerrilla la que ha hecho eso. Estamos invitando a los
gringos para que miren bien la situación colombiana. Para evitar problemas y no enfrentarnos a ellos. Si
ya nos obligan sera otra situación. Este país es muy grande y si los de aquí no aguantan los zancudos,
los moscos, las cascabeles y los tigres, mucho menos los extranjeros.
SEMANA: ¿Cree que esfactible que manden tropas de Estados Unidos a combatir a las Farc?
M. J.: Eso es posible en el futuro, porque hay muchas amenazas. A cada rato dicen que la guerrilla es
narcotraficante y no tiene voluntad de paz. Sin embargo, nosotros estamos buscando que miren
quienes somos para evitar una confrontación con ellos. Pero si algún día esas tropas invaden este
territorio habra combate con ellos.

SEMANA: ¿Las Farc se sienten preparadas para combatir con un ejercito como el de Estados Unidos?

M. J.: Claro. Si pisan el territorio colombiano y vienen a matarnos, toca adelantarnos. Si ellos invaden
este país la guerra guerrillera habra que convertirla en una guerra patria. Los colombianos contra la
invasión norteamericana. Porque, ¿cómo nos vamos a dejar quitar a Colombia? Si llegan, los
esperamos con los brazos abiertos o para dialogar o para echarles plomo, porque no hay nada más que
hacer.
SEMANA: ¿Van a fortalecerse en las ciudades?
M. J.: Siempre hemos pensado llegar a Bogota, a Medellin, a Cali, a Barranquilla, a 30 ciudades.
Porque la mayoria de la población vive allá. Y allá las montañas son los seres humanos. Los que nos
van a prestar toda su solidaridad.
SEMANA: ¿Cuando calcula que sucederá esto?
M. J.: Todas la poblaciones, incluida Bogotá falta acercarnos más a Cali y Medellin estan rodeadas de
guerrilla. Hay anillos de frentes sobre esas ciudades. El Gobierno domina en los cascos urbanos. Pero
la parte rural practicamente esta en manos de la guerrilla. Por eso es que el Gobierno tomo la decisión
de hablar con nosotros, porque ya nos están viendo mayores de 18 años, aunque tenemos como 50.
SEMANA: ¿Qué opina de los cuatro negociadores nombrados por el Gobierno ?
M. J.: Pensamos que nombraron los que consideraban que los representaban bien. Son del mismo
calibre. Lo único es que esperamos que actúen bien y busquemos las soluciones. Me da lo mismo que
sean ellos u otros.
SEMANA: ¿Los ha sorprendido Pastrana?
M. J.: La cercanía de Pastrana con nosotros fue porque nosotros dijimos, con Serpa o con Pastrana,
con cualquiera de los dos hablamos. Entonces Ernesto Samper cometió un grave error. Dijo: despejo
un municipio. Cuando en los cuatro años no quiso despejar... y jodia y jodia con eso. Entonces
sacamos un comunicado diciendo que con Samper no queriamos nada, porque no habia hecho nada en
cuatro años y queriamos cinco municipios despejados. Que Serpa habia hecho mas bien daño que
ayudar a la paz. Entonces Pastrana mando a Victor G. a hablar con Marulanda, y se comprometió a
despejar cinco municipios... Despeje total y que instalaría las mesas.... Pastrana para nosotros es un
hombre de la oligarquia, neoliberal y un delfin. Pero que tiene voluntad de hablar. Entonces vamos a ver
hasta donde le aguanta el calzón de verdad de someter a los militares y a los enemigos de la paz en
este proceso.
SEMANA: Se dice que ustedes fueron decisivos para que Pastrana ganara las elecciones. Que
despues de la fato de Victor G. con ustedes muchos cambiaron su voto, anhelando el inicio de lm
proceso de paz. ¿Cree que Pastrana les debe parte del triunfo a ustedes?
M. J: N lo hemos pensado así. Y si fuera así me sentiría satisfecho de haber ayudado a elegir a nuestro
enemigo. Para dialogar con él y llegar a acuerdos.
SEMANA: ¿Satisfecho de haber ayudad o a elegir a su enemigo? ¿Qué significa eso?
M. J.: Es decir, al representante de la otra parte. Al gobierno que nos ha echado plomo.
SEMANA: ¿Porqué fracasaron las conversaciones de paz de Caracas y Tlaxcala, y qué garantia que
esta vez si va a funcionar el dialogo?
M. J.: Primero, porque el gobierno no tenía voluntad y pensó que con lo de Casa Verde nosotros
estábamos de rodillas, estábamos derrotados militarmente, cuando en realidad estábamos mejor que
antes. Eso nos sirvió muchísimo. Gaviria cometió un error histórico muy grande al haber atacado al
secretariado. De no hacerlo, ahí estaríamos andando en mula, en cambio aquí estamos andando en
carro. Lo otro es que ahí estaba la guerrilla como coordinadora. Los elenos con una estrategia, el EPL
con otra y nosotros con otra...
SEMANA: ¿Y con Belisario Betancur, qué falló?
M. J.: Lo mismo. No había voluntad de algunos en el Estado. Si hacen lo que Belisario planteó, lo que
acordamos, la guerrilla queda sin piso político. Mire que esos acuerdos eran chimbos. Pero en ese
momento la oligarquía no estaba dispuesta a ceder. Ahí decía que si los acuerdos se iban cumpliendo,
si se iban haciendo las reformas, la guerrilla se iría vinculando paulatinamente a un movimiento político.
Eso es desmovilización. Esa vez me emberraqué y les dije que así no era.
SEMANA: ¿Y cree que la oligarquía sí esté dispuesta a ceder ahora?
M. J.: No, no mucho. A esos les falta todavía mucho más.
SEMANA: ¿Y como piensan lograr que cedan más?
M. J.: Primero que nos escuchen hablando. Sino. en otra forma.
SEMANA: ¿Cuál?
M. J.: No, no digo.
SEMANA: Ustedes siempre habían criticadó la participación de Estados Unidos en el conflicto
colombiano. ¿No es una contradicción haher invitado al Departamento de Estado y al embajador de
Estados Unidos a participar en este proceso?
M. J.: Ellos hablaron con Raúl Reyes sobre la parte del narcotráfico, porque queremos que conozcan
bien ese tema. Además, si aportan dentro de un proceso pacífico los millones que le meten a la guerra,
y los meten para el desarrollo de determinados departamentos o para estudio o para beneficio de los
colombianos, pues la berraquera. Es mejor eso que echar cohetes.
SEMANA: ¿Cómo fueron las conversaciones de Raúl Reyes con el Departamento de Estado?
M.J.: El camarada Raúl dijo que él planteó lo que tenía acordado y que fueron buenas. De todas
maneras tirantes, porque ellos son de un bando y nosotros de otro.
SEMANA: El gobierno americano ha dejado claro que la fumigación no está en discusión.
M. J.: Ellos arrastrarán entonces con un hecho histórico. Tuvieron posibilidades de hablar y buscar la
realidad.
SEMANA: No es fácil que la política antinarcóticos de Estados Unidos sea negociable
M. J.: Pero ellos pueden voltear la hoja. Esperemos que el tiempo los convenza.
SEMANA: ¿Cuál es la relación de las Farc con los cultivadores de coca?
M. J.: La relación se da porque nosotros vivimos en esas mismas regiones y no les podemos decir que
acaben de lo que comen.
SEMANA: ¿Ustedes reciben un impuesto por la coca?
M. J.: Hay partes donde pasa algún comerciante de coca o lo que sea y uno cobra un impuesto, porque
tampoco se puede dejar ir así la platica... Pero vivir del narcotráfico no. Nosotros no somos ni
cultivadores, ni procesadores, ni exportadores.
SEMANA: ¿Cuánto es ese impuesto?
M. J.: Eso son chichiguas, son pendejadas que no hacen sino desprestigiar a la guerrilla. De eso no
viven las Farc.
SEMANA: ¿Cuál es el apoyo que las Farc han ofrecido al plan de sustitución de culyivos?
M. J.: Algunas organizaciones internacionales, o el mismo gobierno, deben dar algunas partidas
importantes para eso y coger, por ejemplo, un municipio e ir sustituyendo paulatinamente unos cultivos
por otros hasta que los campesinos tengan de qué vivir. Pero eso es gradual, y nosotros manejaríamos
esos dineros porque aquí nadie se los puede robar.
SEMAN: Dicen que usted es quieren hacer en los municipios del despeje unos municipios federados.
M. J.: No, ahí no tenemos nada. Además la gente se muere de hambre por ahí y no tenemos plata para
desarrollarlos.
SEMANA: En los últimos días la arremetida de los paramilitares ha sido fierte ¿Usted cree que puede
ser mayor a partir de los dialogos?
M. J.: Yo creo que no. En este país no va a haber más violencia de la que ya ha habido. Hay
amenazas, porque como les llegaron por alla al nudo de Paramillo, al campamento del Ejército,
disfrazado de paramilitares, pues ahora están delicados de genio. Hay amenazas y matan gente, pero
es lo normal.
SEMANA: Si usted estuviera frente a frente con Carlos Castaño, ¿qué le diría?
M. J.: Que está mal asesorado por los generales, que tuviera más dignidad y que no se dejara joder de
ellos.
SEMANA: ¿Porqué dice que está mal asesorado?
M. J.: Porque vive perdiendo la guerra. La tropa de él no está entrenada para combatir con nosotros,
porque es del mismo Ejército.
SEMANA: ¿Qué le diría al general Tapías, que ha estado bastante fuerte y bastante enérgico para
combatirlos?
M. J.: Le dedicaría ese disco que dice "No me amenaces".
SEMANA: Y al ministro de Defensa, que dice que si ustedes no aprovechan esta oportunidad de
negociar en dos años los acaban?
M.J.: Le diríamos que, primero, a él no le ha tocado esta guerra. Que él está ahí porque Pastrana lo
puso. El es una de las personas más reaccionarias y por eso actúa así. Pero nosotros no le paramos
bolas a eso. Le paramos bolas a qué dice Pastrana.
SEMANA: ¿Qué pasa con los 'impuestos' que se le pagan a la guerrilla?
M. J.: Los invertimos para el desarrollo pacífico de este país. Los invertimos en carreteras, en puentes,
en escuelas y para alimentación nuestra.
SEMANA: ¿Entonces, ¿son más eficientes ustedes que el Estado?
M. J.: Pues sí. Porque aquí no hay corrupción. Aquí el que se meta en eso se lo lleva el berraco.
SEMANA: ¿Qué esperan ustedes de la comunidad internacional, dentro de este proceso de dialogo?
M. J.: Primero que todo que conozcan a las Farc y sepan por qué luchan. Porque a ellos les han
vendido una imagen negativa de la guerrilla, lo que no es la guerrilla. Necesitamos que nos miren, que
nos toquen, que nos escuchen y vean qué es lo que planteamos y reconozcan que en este país hay
una guerra de una insurgencia contra un Estado.
SEMANA: ¿O sea que les reconozcan el caracter de beligerancia?
M. J.: Ah... eso sería la berraquera si nos lo reconocen. Ya nos lo están reconociendo con venir a la
instalación de la mesa. Son formas. Lo que pasa es que no está en la ley. Pero el hecho de que el
Presidente hable con Marulanda, que venga aquí a instalar la mesa con la misma guerrilla que vengan
representantes nacionales e internacionales, es un hecho de reconocimiento de beligerancia.
SEMANA: Ustedes dicen que en Colombia hay dos países. ¿Cómo piensan que pueden integrarse?
M.J.: Eso es posible si el gobierno tiene voluntad. Hablando como lo estamos haciendo. Pero sobre la
base de que el gobierno, la clase política, la que tiene que dar los recursos para resolver los problemas
económicos de este país hagan sus aportes. Nosotros lo único que tenemos son opiniones, ideas. Y si
nos escuchan tenemos otras cosas para dar. Pero esas sí se las digo después.
SEMANA: El día que no llegó Marulanda a la instalación de la mesa, el general Tapias dijo que las
Fuerzas Militares le iban a cumplir al pueblo colombiano ante la amenaza guerrillera...
M. J.: Los generales siempre han dicho que nosotros no tenemos razan de ser, que nosotros no
tenemos ideales políticos, ni principios. Pero en eso se han equivocado toda la vida. El general Tapias
ha sido mas bien un hombre prudente al hablar, poco amenazante. Sin embargo, esta vez se equivocó
porque se pasó al bando de los que han hablado para perder. Si lo hace con más calma y prudencia
pues van a ganar. Pero así no es porque la guerra no se gana con palabras. En el campo de la
negociación se gana con inteligencia, con realismo y en la guerra es lo mismo. Estan como el deber
como enemigos de hablar mal de nosotros. Si hablaran bien pues iríamos mal nosotros. Si Pastrana
hablara bien de nosotros, o los altos mandos militares, me asustaría inmediatamente porque
quedamos mal.

SEMANA: ¿Usted qué impresión personal tiene del presidente Pastrana?
M. J.: Una buena impresión tenemos de él. Personalmente la tengo. Viene normalmente sin afanar, sin
cosas...
SEMANA: ¿Las Fuerzas Militares los pueden derrotar?
M. J.: Si en 35 años de lucha armada no han podido con nosotros, no van a poder ahorita ni en diez ni
en cinco, ni en dos, porque es la realidad del país. Hay muchísima gente que se está vinculando a la
guerrilla y esto se convirtió ya en un ejército, irregular pero un ejército, en donde uno puede concentrar
1.000 o 2.000 hombres en un asalto y se lleva 100 o 300 del otro bando. Eso no pasaba antes en este
país. Está pasando ahora.
¿Quién nos va a atajar a nosotros en este país? Nadie. Ni los ríos, ni el sol, ni nada. Por eso queremos
hablar. Buscar otra salida para que no haya tanto muerto.
SEMANA: Ante el crecimiento de la guerrilla, se están expandiendo también los grupos paramilitares
con apoyo de gente que hoy es victima de extorsiones y secuestros hechos por usted es.
M. J.: Ese es un planteamiento del Estado, que está armando otro Ejército para ir acabando el que
hay. Para ajusticiar o eliminar a todos los opositores que ayuden a la guerrilla. Pero no son grupos para
enfrentar a una guerrilla en combate. Eso no es cierto. Son los mismos generales los que dirigen eso y
tienen otros personajes para hacerlos ver como que son 'el putas de la parada' y que son los que
dirigen el proceso y resulta que son el mismo Gobierno a través de generales, coroneles, mayores.
SEMANA: ¿Específicamente, a qué generales se refiere?
M.J.: En el momento no tengo los datos aquí. Pero el de la Brigada XVII, el de Montería,el de
Villavicencio... están vinculados directamente en eso.
SEMANA: Para usted, ¿todos los grupos pammilitares y de autodefensa están siendo apoyados por el
Ejército?
M. J.: Claro, todos, absolutamente. No ve que cuando uno llega a asaltarlos, a la media hora llegan los
helicópteros... Y el Ejército... Unos son disfrazados de paramilitares y son el mismo Ejército. Eso lo
hemos visto en muchísimas partes. En la tropa de Miraflores hay dos que estuvieron en la masacre de
Mapiripan.
SEMANA: ¿Para usted quien es, entonces, Carlos Castaño?
M.J.: Un soldado del Estado, de la oligarquia Colombiana, para cometer todos los crímenes que
comete el Ejército colombiano. Y le echan la culpa a él. Eso es Castaño.
SEMANA: Pero él ha planteado una y otra vez que él se metió a combatir la guerrilla porque a su papá
lo mataron las Farc mientras se encontraba secuestrado.
M. J.: Eso puede ser cierto y lo motivó a presentarse al Ejército y a ponerse de acuerdo con ellos para
combatirnos. Puede ser cierto. Pero él es una figura del Estado que en cualquier momento lo elimina el
mismo Ejército o la Policía, cuando ya el Estado no pueda con tanta denuncia nacional e
internacional.
SEMANA: Castaño ha planteado que las autodefensas se estaban expandiendo debido a la cantidad de
victimas de abusos de la guerrilla. Casi por generación espontánea.
M. J.: Todo el mundo tiene pretextos. Lo cierto es que ellos se vincularon al Gobierno para luchar
contra la guerrilla. Sabemos que hay comandantes que han cometido abusos y algunos han sido
sancionados. Por ejemplo, por retener gente sin orden... Eliminar a alguien sin orden. Y eso aquí da
para consejo de guerra y a veces hasta para fusilamiento.
SEMANA: ¿Cuánto reciben ustedes por concepto de esos impuestos?
M. J.: Eso si es reserva del sumario... No recuerdo ahorita.
SEMANA: ¿Para usted quién es Manuel Marulanda?
M. J.: Primero, el símbolo de la lucha revolucionaria en este país, la dignidad de Colombia, el guerrillero
más antiguo de este país y pienso que del mundo. Un hombre supremamente modesto, muy ejemplar,
que ha sabido conducir este movimiento en el orden político y en el orden militar. Una persona muy
sencilla. Para mí que llevo más de 20 años al lado de Marulanda es un jefe... Es el que nos ha hecho
revolucionarios y por algo es el jefe de las Farc...
SEMANA: ¿Volviendo a la campaña, cómo planearon usted y los demás miembros del secretariado
apoyara Pastrana?
M. J.: Esa fue una decisión tomada en pleno. Nos pusimos de acuerdo y fue por lo que dije antes.
Samper se puso de vivo y fue cuando nos mandó esa carta que fue la que hundió a Serpa.
SEMANA: ¿Samper fue el que hizo que apoyaran a Serpa?
M. J.: El lo hacía para apoyar a Serpa y para jodernos a nosotros.
SEMANA: ¿Y el argumento de que Serpa tenía mucha más experiencia en dialogos de paz, no
pesaba?
M. J.: Pero no ha hecho nada. Estuvo en Tlaxcala y estuvo en Caracas y se levantó de la mesa... Lo
que pasa es que cuando la gente quiere ser oligarca sin ser de esa clase se jode, y eso le pasá a él, y
él no es de allá. El que sí es de allá es Pastrana, el otro aceptamos que es el más popular, pero es
más reaccionario que los reaccionarios del país.
SEMANA: ¿Los ha sorprendido Pastrana?
M. J.: No. Normal. Es como las personas que tienen cierto poder. Es una persona culta, tiene criterio y
eso es bien importante.
SEMANA: ¿Confia en él?
M. J.: Esperamos que se de el proceso. Si él cumple con todo... y hasta ahora va cumpliendo.
Solamente que incumplió en lo de los dos meses. En eso nos falló. Se dejó joder del ministro de
Defensa y, quién sabe, de otros. Eso fueron opiniones que le dieron, porque el despeje que dijo ante el
electorado era total y cuando ya fue Presidente quería sacar la cola. Y no pudo porque la opinión
nacional e internacional preguntaban qué hacía esa tropa ahí.
SEMANA: ¿Qué opina del general Bedoya?
M. J.: De Bedoya y de Bonett dije mucho antes de que fueran comandantes de la Fuerzas Armadas
que eran unos hombres que no sabían de guerra. Y que engañaban al Ejercito. Que engañaban a los
colombianos y que iban a salir muy pronto por mentirosos y por no saber conducir las tropas. Y en la
parte política pienso lo mismo. El se equivocó. Pensó que los colombianos lo iban a elegir y resulta que
con ese lenguaje en este país no eligen a nadie.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com