política

Sigue la puja en el Pacto Histórico por la presidencia del Congreso

Varios han manifestado su interés por ocupar ese cargo. El primer paso es lograr imponerse internamente y por eso algunos buscan apoyos.


Una de las grandes decisiones que deberá tomar el nuevo gobierno es a quien escogerá como nuevo presidente del Congreso, que, por los acuerdos que siempre se han mantenido, el primer periodo le corresponde a la coalición del gobierno, es decir, al Pacto Histórico.

Es claro que quien deba ocupar ese cargo será alguien de confianza del nuevo presidente Petro, por lo que varios nombres están buscando llegar a toda costa. La designación es importante no solo porque será quien dé un discurso en la posesión de Petro como presidente, sino que es quien liderará en el Capitolio la primera legislatura, en la que el nuevo mandatario necesitará ganar gobernabilidad y concertar y sacar adelante las primeras reformas que prometió en campaña.

En ese sentido, hay cuatro nombres que vienen sonando con fuerza desde el pasado domingo.

Uno de ellos es Roy Barreras, quien fue jefe de debate parlamentario en la campaña de Petro. Barreras ya fue presidente del Congreso cuando pertenecía al Partido de la U y sabe cómo concertar con otros sectores para tenerlos cerca. El senador petrista fue quien convocó la reunión de bancada el pasado lunes, precisamente para hablar sobre cómo ganar la gobernabilidad con otros sectores.

Otro de los nombres que suena con fuerza es el de Gustavo Bolívar, quien ya anunció públicamente que quiere aspirar al cargo. “Postulo mi nombre como presidente del Senado. Ofrezco mi respaldo leal al nuevo presidente Gustavo Petro. Mi experiencia de cuatro años en el Senado y en las comisiones económicas que aprobarán Ley de presupuesto, PND y Reforma Tributaria y la vigilancia estricta de todos contratos”, señaló Bolívar.

El senador es una de las personas más cercanas a Petro y quien se ha ganado su confianza. Barreras le dio la bienvenida a la competencia. “Bienvenida y legítima la aspiración apreciado compañero del Pacto Gustavo Bolívar. Avanzaremos en la construcción de señales de confianza y garantías para todos los colombianos”, comentó Barreras.

Por un lado, un factor que gusta de Barreras es su experiencia y la posibilidad de concertar con congresistas de otros sectores, mientras que Bolívar ha sido más sectario. En cambio, el nombre del libretista es preferido en el petrismo porque ha sido fiel a esa corriente en la que ha hecho toda su carrera política, a diferencia de Barreras.

Un tema adicional que no le juega a favor a Bolívar es que varios recuerdan que en la pasada legislatura le negaron la posibilidad de ser vicepresidente del Senado, un hecho que nunca antes había ocurrido en la historia del Congreso, pero que evidenció el rechazo que había contra el congresista, por lo que temen que pueda volver a pasar algo similar.

Un tercer nombre que ha surgido en la baraja es el de María José Pizarro, otras de las líderes base del petrismo y quien ha ganado relevancia recientemente.

Internamente, cada uno ya está buscando apoyos, ya que saben que la primera batalla está dentro de la colectividad. “Propongo a María José Pizarro como Presidenta del Senado. Es una mujer que tiende puentes, abierta al diálogo, genera garantías y representa el cambio que quiere Colombia”, comentó el senador electo Álex Flórez.

Incluso, desde sectores que han dicho que se declararán en oposición también se han postulado algunos nombres, como el del senador Alexánder López Maya. ¿Por quién votarían para Presidente del Senado entre Gustavo Bolívar, Roy Barreras y Alexander López? Yo votaría por Alexánder López”, reconoció el congresista Jaime Felipe Lozada, del Partido Conservador.

Aunque los acuerdos dicen el primer presidente debe ser cercano al Gobierno, algunos también han hablado de que sea Humberto de la Calle, de la Centro Esperanza y quien ha dicho que será independiente al Gobierno. Por ahora es poco probable que quede elegido por no ser tan cercano a Petro, pero su nombre podría estar siendo postulado en otras legislaturas para ocupar esa dignidad.

La disputa no solo es en el Senado, sino también en la Cámara de Representantes. Allí, han alzado la mano Katherine Miranda, que a pesar de que pertenece a la Alianza Verde fue una de las jefes de debate de Gustavo Petro. Asimismo, David Racero, quien también quiere tener esa dignidad.

“Quisiera poner a consideración de los partidos políticos y de la ciudadanía mi nombre para ser la próxima presidenta de la Cámara de Representantes”, manifestó Miranda en las últimas horas.

Allí sucedería lo mismo que en Senado. Varios ven con mejores ojos que Miranda ha sido menos conformacional y más dialogante con otros sectores.

Por ahora siguen las discusiones internas dentro de la colectividad para analizar cómo se mueven las fuerzas para lograr la gobernabilidad que necesita Petro. Precisamente, este miércoles al mediodía se encuentran en reuniones de bancada para definir internamente que rumbo tomará la coalición de Gobierno en el Congreso.