Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/1990 12:00:00 AM

SIN SALIDA?

A pesar de las medidas de seguridad, la ola de violencia continua azotando a la capital paisa

SIN SALIDA?, Sección Nación, edición 420, Jun 18 1990 SIN SALIDA?
Se volvió costumbre. Desde hace cerca de un año todas las noches en las calles de Medellín son asesinadas un promedio de 20 personas. La cifra de víctimas aumenta o disminuye de acuerdo con la respuesta del narcoterrorismo frente a las acciones que emprenden las autoridades militares de la ciudad paisa. Lo cierto del caso es que en los cuatro primeros meses de este año, 2.372 personas han caído abatidas por la accion de las balas. Ciento noventa y seis más en relación con el mismo período del año pasado.

La ola de criminalidad en Medellín sorprende a la ciudadanía y a las mismas autoridades, si se tiene en cuenta que los diferentes organismos de inteligencia -policía y ejército fueron reforzados por personal y material bélico para afrontar la guerra contra el narcoterrorismo. Y lo que perecía el fin de la pesadilla que vivieron los antioqueños a mediados de agosto del año pasado cuando las autoridades se vieron obligadas a decretar el toque de queda para contrarrestar la violencia, se recrudeció a partir de abril anterior. Por esos días la IV Brigada del Ejercito en Antioquia ordenó la toma militar de Envigado. En represalia a la accion militar, Pablo Escobar hizo "regar la bola" que por cada policía asesinado pagaría dos millones de pesos. El resultado, no menos macabro, fue 12 policías asesinados en menos de una semana, cifra que se suma a los 73 agentes del orden publico que han sido abatidos en las calles de Medellín durante 1990. La misma suerte han corrido los miembros del Cuerpo Elite de la Policía. Doce soldados han perdido la vida en atentados terroristas desde que arribaron a Medellín. El más demencial de ellos se presentó en plena Semana Santa cuando un grupo de soldados que se movilizaba en un camión del ejército por las calles de Itaguí, fueron sorprendidos por la explosión de un carro-bomba con 150 kilos de dinamita que destruyó el vehículo en que se transportaban. También perdieron la vida 20 ciudadanos que se encontraban en el lugar.

Pero este auge de la violencia en Medellín no sólo es en respuesta a las acciones de las autoridades para dar con el paradero del jefe del cartel de la droga Pablo Escobar. También obedece, segun autoridades militares, al fracaaso de la justicia ordinaria para encarcelar a los jefes y miembros de las bandas de sicarios detenidos por el ejército de la IV Brigada, en una acción que se inició en enero pasado y que llevó al desmantelamiento de 150 bandas y la detención de 1.400 sujetos de los cuales a 340 se les comprobó vínculos con el sicariato. Pero que inexplicablemente fueron dejados en libertad por orden de los jueces de orden público. "Mientras la justicia ordinaria sea corrupta y aterrorice a los testigos comunicandoles que serán sometidos a careos con losw sicrios detenidos, la guerra contra las bandas y el propio narcotráfico estará perdida", dijo a SEMANA un alto ofocial;m de la policía.

Las consecuencias de esta desición por cuenta de los jueces de órden público de Medellín comenzaron a palparse desde marzo pasado. La reorganización de las bandas en la comuna nororiental, las cuales desde hace varios meses dejaron de recibir la "mesada" de sostenimiento por parte del cartel de la droga, se convirtió en una p[esadilla para los antioqueños. Una nueva modalidad del crimen comenzó a operar en Medellín: El secuestro de vehículos. En cualquier esquina de la ciudad los conductores son despojados de su vehículo y antes de que el delicuente emprenda la huida, le solicita a su víctima de turno el número telefónico donde pueda localizarlo en las próximas 24 horas. La llamada se hace para "negociar" la devolución del automotor. Y su precio varía de acuerdo con la marca y el modelo. Pero nunca es inferior a los $500.0000.

Otras de las bandas decidieron entrar en la industria del secuestro. Sus víctimas por lo genral son profesionales de clase media-alta. Los retienen por unas cuantas horas y les exigen a sus familiares pequeñas sumas por su rescate. En lo que va corrido de 1990, en Medellín han sido secuestradas 57 personas.

Otro grupo de bandas de sicarios, decidió que la manera más fácil de sostenerse es a través del atraco a corporaciones de ahorros y bancos. Las autoridades no tienen todavía una estadística confiable sobre el aumento de esta actividad delincuencial pero afirman que las cifras se triplican en relación con las del año anterior.

La reorganización de las bandas de sicarios, no sólo aumenta los índices de criminalidad en Antioquia, que pasaron de 94 en febrero a 155 en abril, sino que permitió el desplazamiento de las bandas a otras zonas de tolerancia donde han surgido nuevos grupos que son preparados por jóvenes que aprendieron a matar en las escuelas de sicarios montadas por el cartel de la droga en los municipios aledaños a Medellín.

"Son bandas más tenebrosas que las que operan en la comuna nororiental. Y lo son porque la mayoría están conformadas por delincuentes comunes que tienen una amplia formacion delictiva y ahora le suman la preparacion sicarial que los convierte en mucho más violentos. Les da lo mismo matar por un pedazo de pan que por muchos millones. Esa es la nueva delincuencia que estamos enfrentando, señaló una autoridad de la capital paisa.

A pesar del panorama sombrio que se palpa en Medelin, las autoridades confían en que con las medidas adoptadas -Cuerpo Elite de la Policía y la creación de las comandancias militares en los municipios de Bello, Envigado y La Estrella se ha dado un paso importante para combatir la delincuencia. De acuerdo con las estadísticas de las comandancias militares, en los tres municipios en mención, los ídices de asesinatos, robos y secuestros han disminuido en un 80%. En diciembre del año pasado se presentaron en Bello 17 asesinatos diarios. En abril tal cifra se redujo a siete. "Esta guerra hay que afrontarla como un trabajo de carpintería. No puede haber soluciones inmediatas cuando durante cerca de diez años el narcotráfico se enquistó en la sociedad paisa. Es necesario ir despacio y los resultados serán mucho más contundentes", señaló a SEMANA un vocero del ejército.-

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.