Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/27/1996 12:00:00 AM

SOLDADITOS DE PLOMO

POR MEDIO DEL FONDO EDUCATIVO PARA MENORES AFECTADOS POR LA VIOLENCIA, CREADO POR EL MINISTERIO DE EDUACION, EL ESTADO LE PONE LA CARA AL ESCANDALOSO DRAMA DE LOS NIÑOS GUERRILLEROS.

SOLDADITOS DE PLOMO, Sección Nación, edición 730, May 27 1996 SOLDADITOS DE PLOMO
Nancy, Henry y Wilman,tres niños guerrilleros, amanecieron un día completamente desnudos y amarrados de pies y manos a los palos de la muerte ante la mirada curiosa de 13 menores más que, como ellos, presenciaban por primera vez un consejo de guerra."Los consejos de guerra se resuelven con fusilamiento. Todos los delitos de cobardía y traición se pagan", dijo el jefe de la comisión de ajusticiamiento, y su mirada penetró los ojos de los 13 niños alineados, vestidos de verde y con botas negras que no entendían absolutamente nada de lo que pasaba pero que, por terror a ser los próximos amarrados a los palos de la muerte, levantaban la mano para aprobar la masacre.Nancy estaba atada al primer palo. Tenía 13 años y, hasta hace poco, había trabajado como vendedora en un local de Bogotá. Allí hizo amistad de Janeth. Eran buenas amigas. Janeth, en unas vacaciones de diciembre, la invitó a Florencia (Caquetá). Fue ahí donde conoció a Carlos, jefe de finanzas de un frente guerrillero. Carlos tenía un Trooper negro, gruesas cadenas de oro y se había ganado el respeto y el miedo de todos los habitantes de Florencia. Nancy se enamoró de él y convivieron durante dos meses hasta el día en que Carlos le propuso unirse al grupo armado. Recibiría entrenamiento, algunas charlas y luego podrían estar nuevamente juntos. Nancy aceptó. Pasaron los tres meses obligatorios de pruebas y le diligenciaron su hoja de vida. Nunca entendió por qué, pero lo cierto es que terminó acusada de ser infiltrada del Ejército y amarrada al primer palo por 'traición'.Henry tenía 17 años y el suyo era el segundo palo. Había entrado a la guerrilla por amenazas contra su familia y durante los últimos dos años, tiempo que llevaba en la subversión, no había recibido noticias de ellos.Tres días después de que pisara por primera vez el monte, le mostraron una lista de 'sapos'. Los sapos eran los que había que matar. Nunca se mataban con fusil porque, por el ruido, el Ejército podría localizarlos. Le dieron entonces un machete para que descuartizara los cuerpos y los enterrara en una fosa. Henry nunca habló. Nunca dijo estar o no de acuerdo. Sólo hacía lo que le decían y por eso se ganó la confianza de los 'pesados' del Frente. Mucho tiempo después de estar 'limpiando sapos' conoció a Yazmín, otra niña guerrillera. Tenía 16 años y, como a él, le habían prometido que después de estar tres años en las filas de la revolución la dejarían marcharse. Una noche Henry no aguantó más y le propuso a Yazmín escaparse. Ella entendió la propuesta como una prueba del frente y lo acusó ante el jefe. Por eso estaba desnudo, con frío y amarrado al segundo palo de esa escena escalofriante.El último de los sentenciados era Wilman. Tenía 15 años y llevaba pocos meses en el monte. A diferencia de Nancy y Henry, era el único que había entrado a la guerrilla por su propia voluntad. Odiaba al Ejército pero le gustaban las armas, los camuflados, sentirse solo y adulto en medio de los uniformes. Poco a poco Wilman fue conociendo la realidad: las masacres, el dolor, la soledad. Y empezó a experimentar una profunda depresión. Lloraba todas las noches. Hablaba de su familia, de sus amigos.La noche anterior al consejo de guerra Wilman le había confesado a Marleny, otra guerrillera, su amargura. Ella delató su estado emocional. Los miembros del consejo lo encontraron 'desmoralizado', lo cual, según el reglamento del régimen interno revolucionario, es causal de fusilamiento.Tres meses en el monte y estaba ahí, amarrado al tercer palo de la muerte ante 13 niños que nunca le quitaron la mirada. Estos episodios, relatados a SEMANA por un ex guerrillero de apenas 17 años y quien luego de cinco de estar en el monte entregó sus armas al Ejército junto con 23 menores más, describe el drama que actualmente viven miles de niños que de una u otra forma han llegado a las filas de la guerrilla."Para pasar el período de prueba, un muchacho de unos 18 años y yo teníamos que cumplir el último requisito de valentía, luego de tres meses de entrenamiento: matar a cualquiera de los amarrados. Yo maté a Nancy", confesó el menor.Cifras alarmantesComo Nancy, son 50 los menores que han sido secuestrados por la guerrilla en lo que va corrido de 1996. "El 80 por ciento de los menores guerrilleros son niñas, reclutadas para que los cabecillas se diviertan. En caso de que queden embarazadas las obligan a abortar con drogas y otras tantas mueren durante el trance o terminan asesinadas", afirmó el mayor Germán Pataquiva, jefe de asuntos civiles del Ejército Nacional.En Colombia, según información suministrada por la dirección de Inteligencia Militar, 2.000 son los menores que han sido utilizados para acciones de combate. En lo que va corrido del año han sido asesinados 25 niños por la subversión, 16 dados de baja por el Ejército, 89 han sido capturados por los militares y entregados luego al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar _ICBF_. En el mes de febrero de este año desertaron 23 menores de la guerrilla y luego se entregaron al Ejército. Durante 1994 se cometieron 2.508 homicidios contra menores de edad y en 1995 fueron secuestrados 115 niños. En los últimos 10 años, de los 586.000 desplazados por la violencia, 283.000 eran menores de 19 años de edad. Es decir, el 48 por ciento.Además, según el ICBF, la edad promedio de los niños incorporados a la guerrilla es de 13 años. Muchos nunca han recibido ningún tipo de educación y los que han asistido a la escuela no pasan del cuarto año de primaria. Departamentos como Chocó, los Santanderes, Bolívar, Meta, Cauca, Córdoba y Antioquia, son los que esconden en sus montes un mayor número de niños combatientes.Estas cifras desgarradoras provocaron que la semana anterior, en la Hemeroteca Nacional, tres ministros, dos directores de institutos y cinco consejeros presidenciales firmaran el acuerdo de voluntades en favor de los niños afectados por la violencia. Se trata de un Fondo de educación para niños y niñas vinculados a conflictos de violencia armada, lanzado por la ministra de Educación, María Emma Mejía, el cual beneficiará en primera instancia a los 39 niños que, hasta el momento, han dejado las armas y se han entregado por voluntad propia o por el Ejército Nacional al ICBF. La idea es combatir pero también prevenir el fenómeno. El acuerdo busca, básicamente, la afiliación al régimen subsidiario de seguridad social en salud de niños de estratos uno y dos, facilitar el acceso a programas de reinserción, promover el fortalecimiento de los lazos familiares y, finalmente, hacer un llamado a los violentos para que apliquen el derecho internacional humanitario. El Fondo cuenta inicialmente con un monto de 200 millones de pesos, aportados por el Ministerio de Educación, y con el apoyo económico, técnico y humano de 17 entidades gubernamentales, entre ellas siete ministerios, el Icetex, el Servicio Nacional de Aprendizaje _SENA_, la Red de Seguridad Social y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar."Si el narcoterrorismo asesinó casi una generación, si el narcoterrorismo pervirtió los sueños de los adolescentes, no podemos permitir que la guerrilla repita la historia", dijo la Ministra de Educación. Y la verdad es que todo lo que se haga es poco para evitar que niños como Nancy, Henry o Wilman tengan que amanecer desnudos y amarrados a instancias de la muerte.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.